• Yom Hatzmaut

    yom hatzmaut

    Historia del Movimiento sionista
    Los fundamentos de la declaración de la independencia

    Los fundamentos de la declaración de la independencia

     

    En la tierra de Israel se ha establecido el pueblo Judío

    En cada generación y generación retornó el pueblo de Israel a la llamada de Sión. Abraham, padre de la nación fue ordenado “Levántate pues y anda a todo lo largo y todo lo ancho de la tierra, porque te la daré” (Génesis 13:17). Isaac su hijo, fue ordenado “No bajes a Egipto. Habita en las tierras que te indicarémora en esta tierra y seré contigo” (Génesis 26:2). A Iaakov, que la tierra lleva su nombre – Israel, le fue asegurado “La tierra donde estás acostado te la daré a ti y a tu simiente” (Génesis 28:13). Desde aquellos días aumentaron las confrontaciones sobre la tierra de los patriarcas – la tierra de Israel.

    La conquista de la tierra y asentar la misma fue la primera etapa luego de la salida de Egipto. La confrontación fue larga y continua, luego vinieron las guerras de la época de los jueces y los reyes hasta el exilio de Israel y el exilio de Judá después de la destrucción del primer Templo en el año 586 a.e.c.

    Luego del exilio de Asiria, Ezequias, rey de Judá, llamó al pueblo de Israel, a las tribus de Efraim y Menases retornar a D’s, volver al templo de Jerusalem y volver a “esta tierra”. En el largo exilio el profeta Ezequiel elevó “la visión de los huesos secos” y él se dirigió a los habitantes de la extrana tierra con el llamado “así dice D’s el Eterno: He aquí que abriré vuestros sepulcros oh pueblo Mío, y os traeré a la tierra de Israel” (Ezequiel 37:2).

    En el año 538 a.e.c. dio a conocer Ciró, rey de Persia, su declaración “Quienquiera que haya entre vosotros de todo Su pueblo – sea su D’s con él – suba a Jerusalén, que está en judea” (Esdras 1:3). A raíz de la declaración de Ciró inmigró una parte del pueblo a Israel y a Jerusalem. “Despierta, despierta vístete con tu fortaleza, oh Sion! Ponte tus hermosas vestiduras, oh Jerusalem” Nehemias, dirigente de aquellos que retornaron a Sión, convocó diciendo “Venid y reconstruyamos la muralla de Jerusalem”.

    Desde aquellos días, descritos en el libro de los libros, el pueblo de Israel fue constante con la relación a Sión y a su credo, porque solo en esta tierra, en la cual se encuentran las peculiaridades nacionales y espirituales, va a ser dirigido su futuro.

     

    Le fueron fieles….

     

    Muchos años la tierra de Israel estuvo gobernada por extraños. La destrucción del Templo en el año 70 e.c no llegó a desligar la relación y no impidió las añoranzas de los judíos hacia su tierra. La devoción del judío a la tierra proviene de sentimientos religiosos a la tierra santa y de las prohibiciones que fueron dadas por nuestros enemigos. A través de los intentos del pueblo de asentar la tierra, tanto el asentamiento fijo o el temporario, quería demostrar, tanto a los conquistadores como a los gobernantes extranjeros, que el pueblo de Israel pertenece a la tierra de Israel, y no hay quien desligue esta relación, y no existe nación o gobernante alguno que pueda invalidar del pueblo su espíritu y su orgullo. La vida cotidiana del judío en el exilio transformó la relación a la tierra de Israel en un fundamento básico que creó una chispa y formó la base de la existencia judía.

    El juramento de “Si se olvidara Jerusalem que se olvidare mi diestra” tanto en los rezos, costumbres, actos que acompanan al judío en los años de su vida, fue recibido como expresión fija. Luego de cada banquete, al pronunciar la “Bendición después de las comidas” se recita “Que se reconstruya Jerusalem, ciudad santa pronto en nuestros días”. En la ceremonia del casamiento el novio coloca cenizas sobre su cabeza y rompe un vaso en recuerdo a la destrucción de Jerusalem como está escrito “Para alegrar a los que lloran en Sion, dándoles una guirnalda en vez de cenizas” (Isaias 61:3). Al finalizar las bendiciones del casamiento se dice “Pronto se escuchará en los montes de Judá y en las calles de Jerusalem la voz de la alegría y la voz del regocijo, la voz del novio y la voz de la novia”.

    En las festividades rezamos “Por nuestros pecados fuimos exiliados de nuestra tierra” y así expresamos el concepto del judaísmo. Pues el exilio es considerado como un pecado, un severo pecado que su significado es la desligación de la patria, del lugar en el cual se encuentran las peculiaridades nacionales y espirituales del pueblo de Israel. Así como nunca cesó el asentamiento del pueblo judío en Israel de la misma manera nunca cesó la inmigración a ella, la cual estaba predestinada a acercar la redención y poner fin al exilio.

     

    … volver y amarrarse… …revivir la lengua hebrea…

    El año 1882 fue un año clave en la historia de la tierra de Israel. En este año comenzó la inmigración, que se la puede identificar como “sionista”, cuya meta era renovar la independencia judía establecer un estado soberano para el pueblo judío.

    La gran insignia que publicaron los companeros de “Bilu” (“Oh casa de Jacob! Ven y andemos) en el mes de Nisán de 5642 (1882) en la cual escribieron “Vendrá el fin de nuestro amargo exilio y luego de miles de años de deambular hemos encontrado un descanso en las tierras de nuestros patriarcas para nuestras agotadas almas… Sion! Sion!! a la tierra de nuestros patriarcas, tierra de Israel! ha llegado el momento de izar la bandera del campamento de Judá ! Ven!”

    Estos cientos de judíos que abandonaron sus hogares y se dirigieron a la tierra de Israel son llamados la “primera aliá”. Pero este nombre no es exacto. Sin “el ishuv haiashan” que los cuidadores de las murallas no se hubiera concretado el asentamiento nuevo alrededor de las murallas, y sin “Jibat Sion” la antigua no se hubiera creado la nueva.

    La finalidad de los nuevos inmigrantes que llegaron en el año 1882 era enfatizar su “asentamiento” sobre la tierra de Israel con la intención de establecer un asentamiento independiente como el pasado. La inmigración de los yemenitas que vinieron del sur y los “biluim” que vinieron del norte fue la primera en concretar su asentamiento y a raíz de ella vinieron nuevas inmigraciones del oriente y occidente.

    En el año 1882 vivían cerca de 30,000 judíos en la tierra de Israel. En vísperas de la primer guerra mundial el asentamiento judío contaba con 100,000 almas. Era esta una base pobre en cantidad y rica en calidad. Los logros de la primer y segunda aliá en los años 1882-1914 fueron piedras fundamentales en el proceso de consolidación del estado hebreo. En los tiempos de aquellas inmigraciones fue renovada la lengua hebrea, se consolidó la fuerza de defensa, y se crearon formas de vida nueva – la moshava y el kibutz. La finalidad era el trabajo físico cumpliendo el anhelo de trabajar la tierra. Los pioneros dejaron sus huellas en el nuevo Estado de Israel.

    … se ha reunido el congreso sionista a la voz del llamado…

     

    En sus memorias describe David Ben Gurion, el día en el cual le fue dado a conocer a los pobladores de la comunidad de Plonsk la publicación del libro “El Estado judío” que fue escrito por Biniamin Zeev Hertzel. En aquellos días, en 1896, cuando tenía once años, contó Ben Gurión: “la noticia me creó alas, de repente se me hizo conocer que venía el Mesías, un hombre de buen aspecto ojos ardientes de buen aspecto con barba negra, Teodoro Hertzel. El conducirá el pueblo de Israel a la tierra de los patriarcas”.

    Varios años después en una reunión especial congregada en 1947 para recordar los cincuenta años del primer congreso sionista, dijo Ben Gurión: “en este congreso se ha levantado nuevamente el pueblo judío que reconoce su existencia y declara su voluntad de ser nuevamente como todos los pueblos libre en su patria”.

    Solo un año y medio separa entre la publicación del libro “El Estado Judío” al congreso sionista en Basilea, Suiza. Un año y medio de sin cesar esfuerzos físicos y espirituales fuera de lo común hasta el momento culminante en el cual el líder sionista declaró “En Basilea fundé el estado de los judíos”.

    Hertzel dedicó los últimos ocho años de su corta vida plenamente, con todo su esfuerzo, a actividades sionistas, pero al congregar doscientos representantes al primer parlamento judío, ellos pudieron definir la finalidad de sus actividades: “El sionismo pide establecer para el pueblo judío una patria legal en la tierra de Israel según el criterio de los pueblos”.

    En los seis congresos que se llevaron a cabo en la vida de Hertzel, se consolidaron las instituciones de movimientos sionistas y se crearon organizaciones.

    Hertzel falleció de corta edad el 3 de junio de 1904, quebrandose bajo el yugo esforzado de su labor. Tenía solo 44 años. En el mes de agosto de 1949 trajeron sus restos a su morada final en la tierra de su visión.

    El holocausto que sufrió el pueblo de Israel…

     

    En dos diferentes aspectos influenció el holocausto sobre la creación del Estado de Israel. Uno de ellos es la influencia concreta y el otro una influencia profunda.

    En el nivel concreto era sabido que sin lugar a dudas el hecho, que al haber finalizado la segunda guerra mundial se concentraron los sobrevivientes del holocausto en el centro de Europa – principalmente en Alemania e Italia en los cuales se encontraba una concentración de 300,000 exiliados judíos. El anhelo de los sobrevivientes del holocausto era inmigrar a la tierra de Israel – este deseo se vio expresado en los intentos de la inmigración ilegal – y tuvo una influencia decisiva sobre la creación del proceso, que provocó la elevación del problema de la tierra de Israel ante las Naciones Unidas, este proceso trajo como consecuencia el apoyo internacional del establecimiento del Estado Judío en la tierra de Israel.

    El holocausto fue un golpe duro para el pueblo de Israel, cruel e inhumano, que como el no se había conocido, tanto en los sufrimientos como en víctimas. “La solución final” nazi llevó a cabo la destrucción del judaísmo europeo, que era la concentración judía más grande en el mundo al estallar la segunda guerra mundial.

    De los fuegos y cenizas de los campos de concentración y exterminio, entre las callejuelas de las ciudades destruidas se levantó y se elevó el grito judío interior “Atribuid a nosotros un estado”. Los líderes de los levantamientos judíos en los guetos elevaron este dicho al pronunciar “El holocausto volverá – no sabemos cuando y en que lugar”. El reclamo judío que fue elevado de las profundidades del infierno se unió al sentimiento de culpa de las naciones del mundo que pidieron ayudar al pueblo judío, restaurar las ruinas y construir su independencia.

     

    … inmigrar ilegalmente a la tierra de Israel…

    115,000 inmigrantes clandestinos llegaron a la tierra de Israel entre los años 1934-1948. Muchos de estos inmigrantes llegaron a las orillas de la tierra de Israel en los ciento cuarenta y un barcos, que burlaron los judíos a la defensa del gobierno extranjero. Algunos de ellos hicieron su camino a pie o en aviones. En esta inmigración ilegal existía una especie de prueba de que el pueblo judío ha decidido tomar su destino en sus propias manos. La “inmigración ilegal” o la “segunda inmigración” es sin lugar a dudas un realización esplendorosa de la historia judía sionista de este siglo.

    Dos fueron los obstáculos, que la inmigración ilegal tuvo que sobreponerse: por un lado la prohibición de la entrada a Israel y por el otro la prohibición de la libre salida de la diáspora. El movimiento de la inmigración ilegal, que nació en base a la confrontación con el gobierno del mandato británico fue el acontecimiento principal en la vida del pueblo judío luego del holocausto en Europa.

    Las dimensiones de la inmigración ilegal eran tan grandes que podían llegar a cambiar el equilibrio demográfico en la tierra de Israel y llegar a desviarlo en favor a los judíos. Los árabes no disimulaban su temor, y presionaban con todas sus fuerzas al gobierno británico para detener la inmigración. La presión árabe dio su fruto, y el gobierno británico consideró a la inmigración ilegal como una causa muy peligrosa que puede peligrar su mandato e influencia en el Medio Oriente.

    Los peligros no disminuyeron la lucha. A pesar que muchos inmigrante fueron expulsados de la tierra de Palestina al comienzo a Mauricius y luego a Chipre, continuó el enfrentamiento entre los miserables barcos que demostraron demasía y habilidad para sobreponerse a las fuerzas armadas de los británicos. La existencia de la inmigración ilegal sirvió como motor potente para anular los decretos y así concretar el levantamiento del Estado de Israel.

    El resumen de la confrontación de la inmigración ilegal fue definida en 1939 por Berl Katzenelson: “Quieran o no quieran, ayuden o lo impidan las desgracias del pueblo judío van a hacer navegar los barcos a través de los días” No hay una definición más concreta a esta confrontación heroica que estaba colmada de desgracias, sufrimiento y valentía.

    … el aporte del asentamiento hebreo…

     

    “El ofrecerse como voluntario, al conocer la oportunidad que significó la guerra, fue el acto sionista más importante después de la declaración de Balfour”.

    Estas palabras fueron dichas por el general Jaim Laskov expresando de una manera sobresaliente los actos realizados por los 30,000 soldados de la tierra de Israel que se voluntarizaron al servicio del ejército británico.

    El movimiento de voluntarios entre los años 1940-1945 presentó cuatro objetivos: luchar la guerra humana contra la bestia nazi; luchar la guerra judía contra los nazis, ponerse en contacto con los judíos de Europa establecer una simiente para la creación del ejército judío. Cada uno de estos cuatro objetivos eran la base de la decisión de cada voluntario para alzarse y ofrecer sus servicios.

    Quienes fueron estos individuos? Nativos de la tierra de Israel, inmigrantes e inmigrantes ilegales, que llegaron en época de guerra y en los años posteriores. Ellos sirvieron en infantería y en artillería pesada, tropas de mujeres y en las fuerzas aéreas reales. En las fuerzas de transporte y en la marina real, casi en todas las unidades del ejército británico. Ellos pelearon en todos los frentes contra los ejércitos de Alemania e Italia y algunos de ellos lucharon contra el ejército japonés.

    Entre los voluntarios se creó “la brigada” que fue la simiente de tres tropas de la tierra de Israel, y a ellos se le unieron unidades de artillería. El símbolo de la brigada era un magüen David dorado con un fondo azul y las letras JEIL (brigada judía en combate).

    El estereotipo de la sociedad israelí se refleja en los corazones y en los actos de aquellos luchadores voluntarios que rezaron para la redención de la tierra y aportaron de una manera absoluta a la creación del Estado de Israel. Los voluntarios eran personas comunes, que realizaron hechos fuera de los común.

    Establecimiento del Estado Judío en la tierra de Israel…

     

    Este día, “el día más largo” en la historia del asentamiento, un día que se extendió por un día y medio.

    En la mañana de aquel día 28-11-1947 los rabinos superiores realizaron un rezo especial al lado del Muro de los Lamentos y rezaron por la causa del día “manda por favor la veracidad y la afirmación a los emisarios de las naciones que se encuentran hoy en lugares de juicio, que reconozcan la rectitud de Israel”.

    El Ishuv tuvo largas horas de tensión. El debate, que debía de haber concluido la noche del 28-11-1947, fue postergado en un día a pedido de Francia. Esta postergación fortificó la espera, y el ambiente general dentro del asentamiento era de “entre esperanza y desilusión”.

    Al día siguiente, a altas horas de la noche del 29-11-1947, se develó que las esperanzas del asentamiento judío se habían concretado. De las voces de los parlantes que fueron fijados en los centros de las ciudades fue escuchados los resultados de la dramática votación de la asamblea de la O.N.U que fue congregada en Blaike Secs cerca de Nueva York. De cincuenta y siete partícipes de la O.N.U, treinta y tres votaron el “si” anhelado. Trece estados votaron en contra y diez representantes de estado se abstuvieron. La organización de las Naciones Unidas decidieron sobre la partición de la tierra y el establecimiento del estado judío en la mayoría de la superficie.

    Al momento de ser recibida la resolución, se llenaron de gente las plazas e irrumpieron con cánticos de alegría, que como ellos nunca se habían visto. “Oleada inmensa de alegría” describió un corresponsal americano lo que sus ojos veían. Otro escribió “Tel Aviv baila diez horas”. En cada lugar se vieron rondas de bailes llenas de emoción y alegría, las banderas de la nación fueron izadas y marchas de alegría espontáneas se apegaron a cada judío en la tierra de Israel.

    Solo una persona, que pasó aquel sábado decisivo en el hotel “Kalia” al lado del Mar Muerto, no se emocionó y no festejó sino fue imbuido en una gran preocupación. Al informarle David Ben Gurión el resultado de la votación, sabía, que los árabes de Israel no estarían satisfechos con la decisión, y era de esperar una sangrienta guerra.

    En un informe que publicó un periodista escribió “la renovada Iehudá adquirirá con orgullo su lugar en la O.N.U como causa de paz, desarrollo y florecimiento de la tierra santa, en el cercano oriente y en el mundo entero”.

    …haciendo valer nuestros derechos…

     

    A mano de 350 personas – los elegidos entre los elegidos, llegó el jueves trece de mayo de 1948 la simple invitación, y en ella decía:

    “Estimado Señor.

    Tenemos el honor hacerle llegar a usted dicha invitación para la reunión en la cual se realizará la declaratoria de la independencia que se llevará a cabo el viernes cinco de Iaar 5748 (14-5-1948), a las 16:00 horas la sala del museo (Sderot Rotchild 16)

    Pedimos encarecidamente mantener en secreto el contenido de esta invitación y la fecha de la convocatoria. Los interesados deben presentarse a la sala a las 15:30 horas”.

    Muchos de ellos se amontonaron sobre las puertas de la sala, que era estrecha para albergar a todas las personas, dirigentes, directivos importantes que anhelaron estar presentes en este evento. Hubo aquellos que se ofendieron, hubo aquellos que entendieron, y en la pequena sala se hizo un acto grandioso.

    A las 16:00 horas en punto Ben Gurión golpeó con un martillo de color nuez la mesa. Los presentes que estaban sentados en semicírculo se pusieron de pie y entonaron el “Hatikva”. Así comenzó el acto que duró solo treinta y dos minutos. Con una voz temblorosa inició Ben Gurión sus primeras palabras que llevan el sello de la historia: “Voy a leer delante de ustedes la declaración del Estado de Israel, que fue aceptada en el primer llamado por los representantes del pueblo”.

    El sonido de las palabras “Estado de Israel” depertó un sentimiento y se expandió entre los congregados que estallaron con un eufórico aplauso. Sobre la tarima permaneció sentado en su lugar el rabino I. L Fishamn (Maimón). El no aplaudió. La emoción lo conmovió e irrumpió en un lloriqueo de alegría.

    A las 16:24 concluyó Ben Gurión de leer la declaración. Los integrantes de la asamblea del pueblo fueron invitados uno a uno según orden alfabético a firmar. Veinticuatro líderes firmaron sobre el pergamino vacío. Pues la preparación de la declaración concluyó solo una hora antes del acto, no alcanzaron a unir todas las partes, y la parte de las firmas había quedado separada de la declaración. Con el correr de los días firmaron los doce companeros restantes. Moshe Sharet Shertok fue el último en firmar, y al concluir nuevamente se escuchó el canto del “Hatikva”.

    Al concluir el último acorde se levantó Ben Gurión y declaró en pocas palabras “se ha declarado el Estado Judío! ha concluido esta sesión”.

    El Estado de Israel

    El Estado de Israel

    El sistema de gobierno del Estado de Israel, es un régimen democrático – parlamentario. A la cabeza del estado se encuentra el presidente, cuya labor es simbólica y representativa. Los tres brazos gubernamentales que se pueden encontrar en todo gobierno democrático, están representados en Israel por tres poderes:

    * El poder legislativo que es la Kneset, también supervisa los trabajos del gobierno y autoriza el presupuesto del estado.

    * El poder ejecutivo que es el gobierno, que debe ejecutar leyes y dirigir al estado según las decisiones de la Kneset.

    * El poder judicial que es un sistema de justicia independiente, y ella incluye tres niveles, tribunales de paz, tribunales regionales y Suprema Corte. Además de estos,  existen tribunales de casos especiales y tribunales religiosos.

    Se agregan a estos tres poderes el poder censor, la responsabilidad del contralor del estado es inspeccionar el trabajo del gobierno y todos los cuerpos públicos de una manera total o parcial.

    El fundamento del régimen israelí son las elecciones que se realizan cada cuatro años, en una fecha fijada según la ley, a no ser que la kneset decida cambiar esta fecha. Las elecciones son generales, nacionales, directas, igualitarias, secretas y proporcionales.

    … tendrá sus puertas abiertas a la inmigración judía y reunión de diásporas…

    La inmigración fue anterior al Estado de Israel y fue la base de su establecimiento. Ocho olas de inmigración transformaron la tierra de Israel de una franja de tierra abandonada del imperio otomano – a un asentamiento judío fructífero y desarrollado. Las dimensiones de la inmigración aumentaron considerablemente el día que fue declarado el estado.

    Desde el año 1948 y hasta 1997 inmigraron a la tierra de Israel alrededor de 3,650,000 judíos. En los primeros tres años inmigraron 688,150 personas, y ellos duplicaron la población judía que contaba, en vísperas del establecimiento del estado con 600,000 judíos.

    Los inmigrantes cambiaron el mapa del estado. Los llegados del las montanas de Atlas y los que vinieron de Irak, los prisionersos de Sión de Rusia y aquellos que venían de países en desarrollo formaban una sociedad que debía levantar cientos de aldeas, kibutzim y ciudades en desarrollo en el norte y en el sur. Ellos participaron en el establecimiento de la franja de Lajish y la franja de Adulam, formaron partes de los asentamientos del desierto y del valle del Jordán, en asentamientos de Judea y Samaria y en aldeas de las alturas del Golán. Miles de inmigrantes y sus hijos se encontraron y se encuentran en tareas de seguridad.

    De donde han llegado? Desde Europa inmigraron 815,000 almas, del norte de Africa – 425,000 inmigrantes, de Asia – 355,000 judíos, del norte de América, la rica y grande entre las diásporas, inmigraron solamente 110,000 judíos mientras que de Unión Soviética – 1,000,000. En los últimos años se unieron 73,000 personas de Sudáfrica y 55,000 etíopes. La visión de “reunir los exilios” es el fundamento del establecimiento del Estado de Israel. El poder que otorgaba “la ley de retorno” que fue legislada en la Kneset en 1950 hacía que todos los inmigrantes judíos sean ciudadanos del estado. La fuerza y desarrollo del estado dependen en gran manera del éxito de la absorción de los nuevos inmigrantes y su integración en los desafíos de la sociedad.

    La Declaración de la Independencia

    La Declaración de la Independencia

     

    Es el documento en el cual está escrita la declaración del establecimiento del Estado de Israel, que fue leída por David Ben Gurión en la sesión del congreso del pueblo (luego se transformó en el congreso del estado temporario) el cinco de Iar 5748, 14 de mayo de 1948, y fue firmada por los representantes del congreso. Fue publicada en el periódico oficial del estado número uno, 5748.

    La declaración se inicia con una reseña histórica y el lazo del pueblo judío con la tierra de Israel desde los primeros años de exilio hasta los primeros años de resurgimiento (del pueblo y de la tierra), con la inmigración y los asentamientos. Está mencionada la declaración de Balfour que reconoce el derecho del pueblo judío a obtener un estado soberano en su tierra – que fue mencionada anteriormente en el primer congreso sionista. Luego se menciona la terrible desgracia del holocausto que le sobrevino al pueblo de Israel – como otra demostración que reconoce ser una solución a la problemática del pueblo judío a través de un estado en su tierra. Cabe destacar, que la participación del asentamiento judío en la guerra fortifican el mérito de ser contados entre los pueblos que integran la O.N.U. Por último la decisión de la O.N.U. de 1947, que otorga la posibilidad de la creación de un estado judío en la tierra de Israel y obliga a los habitantes a hacerse responsables de llevar a cabo la decisión.

    Con respecto a lo dicho anteriormente, el Consejo del Pueblo declara el establecimiento del estado judío en la tierra de Israel, con el nombre de Estado de Israel, y poner en marcha las instituciones – el consejo de estado temporario y el gobierno temporario de la noche del seis de Iaar 5748, 15 de mayo 1948.

    A continuación se detallan las bases del estado:

    El Estado de Israel abrirá sus puertas para la inmigración judía y para la reunión de las diásporas, invertir en el desarrollo de la tierra en favor de sus habitantes, el estado será fundamentado en bases de libertad, justicia y la paz como lo han profetizado los profetas de Israel, habrá igualdad de derechos sociales y estatales para todos los ciudadanos sin diferencia de credo, raza y sexo, asegurará la libertad de culto, lengua, educación y cultura, cuidará los lugares santos de todas las religiones y será fiel a las bases de la declaración de la O.N.U.

    Extiende su mano de paz a los habitantes árabes, y a todas los estados vecinos, para la cooperación y ayuda mutua. Se llama a la O.N.U. a ayudar al pueblo judío a construir su estado. Sella la declaración el llamado a todos los judíos de la diáspora, a congregarse junto al asentamiento judío y a su construcción, y estar siempre dispuestos a apoyarlo para concretar el anhelo de las generaciones para la redención de Israel.

    “Confiando en la ayuda del D’s de Israel”, 37 personas del Consejo firmaron la declaración.

    Instituciones y movimientos

    Instituciones y movimientos

     

    La Organización Sionista

    La Organización Sionista Mundial, fue creada en el primer congreso sionista en Basilea en 1897. Era el ente principal del pueblo judío para el establecimiento del Estado de Israel. Hasta la creación del estado la dirección sionista operaba como “el gobierno en camino”. Ella funcionaba para el resurgimiento nacional judío dentro del pueblo, así como la inmigración y el asentamiento judío en la tierra de Israel. Así también funcionaba como medio de información entre los políticos para conseguir un reconocimiento nacional para sus finalidades sionistas. Sus esfuerzos dieron sus frutos con la declaración de Balfour en 1917, con ella se consiguió la simpatía del gobierno británico al anhelo sionista de crear un hogar nacional judío en la tierra de Israel.

    Desde la creación del estado las actividades del movimiento se centraron especialmente en la diáspora para fortalecer al pueblo judío en los ámbitos de educación judía, alentar la inmigración y la lucha contra la asimilación.

    La Agencia Judía en Israel

     

    La Agencia Judía es considerada el poder que lleva a la práctica las actividades de la Organización Sionista Mundial. En la época del mandato británico era este el ente reconocido por la fuerza internacional que representaba al pueblo judío en los asuntos relevantes para establecimiento de un estado judío en Israel. Esto fue estipulado en el inciso 4 del mandato sobre Israel, que fue otorgado a Gran Bretaña por el consejo nacional (14 de julio de 1922).

    Allí esta escrito: “La Agencia Judía” será reconocida como un institución pública, cuya labor será de aconsejar a la directiva (la intención es al gobierno que se encontraba en Israel) y de ayudar en asuntos sociales, económicos y otros que podrían llegar a tener influencia en el establecimiento de un hogar nacional judío y para los intereses de los habitantes judíos en Israel. Así también ayudar y ser partícipes en el desarrollo de Israel siempre y cuando estén bajo la supervisión del gobierno”. De hecho la Organización Sionista era la Agencia Judía.

    En el año 1924 se estableció la Agencia Judía ampliada, por intermedio de aportes de organizaciones públicas judías no sionistas de distintos países del mundo. Esta ampliación de la “agencia” provocó disputas y confrontaciones dentro de la Organización Sionista. Habían corrientes y partidos que estaban en contra del apoyo de cuerpos no sionistas y de tomar decisiones en lo referente a la idea sionista, mientras que ellos no se identificaban con el sionismo en un cien por ciento. Según el acuerdo la dirección de la agencia estaba compuesta por igualdad de fuerzas entre la organización sionista y los “no sionistas”. Aquellos que exigían la ampliación resaltaban la importancia de atraer fuerzas importantes de gran influencia y personalidades públicas reconocidas en el ámbito judío y en el mundo. La creación de esta renovada agencia trajo consigo el aporte de nuevos donantes para ayudar en los asentamientos en Israel. Muchos cargos de la dirección sionista fueron delegados a la Agencia Judía como ser la inmigración y absorción, asentamientos, educación, salud y seguridad. Hoy en día trabajan de manera similar tanto las organizaciones de la agencia como las de la Organización Sionista.

    Keren Kaiemet LeIsrael

     

    Es la organización central del movimiento sionista mundial para la adquisición de terrenos en Israel y su preparación y desarrollo para la colonizacion judia en Eretz Israel. Este “fondo” fue creado en el quinto Congreso Sionista, en el año 1901, pero la idea fue elevada en los años 80 del siglo pasado por el profesor Tzvi Herman Shapira de Alemania y nuevamente elevado por él en el primer Congreso Sionista en 1897. Las finalidades del KKL como fueron fijadas en sus comienzos eran de “adquirir terrenos con el dinero de donaciones para ser propiedades del pueblo, y ser otorgadas solamente para el arrendamiento a través de herencias, tanto para trabajarla como para construir,

    permitir al obrero carente de patrimonio asentarse en el terreno, asegurar el trabajo judío, supervisar el uso de la tierra, evitar las especulaciones”.

    Primeros tiempos

     

    En los primeros diez años del establecimiento este fondo se ocupó de adquirir terrenos y de establecer grandes obras sionistas: ayudó a establecer la primer ciudad hebrea, adquirió terrenos para establecer al primer grupo de obreros, creación de barrios, estancias agrícolas y dio sus primeros pasos en las obras de forestación. Así también tomo parte en el renacimiento cultural a través de organizaciones educativas secundarias y terciarias. En 1905 ayudó a establecer la escuela de arte “Betzalel” sobre terrenos adquiridos con donaciones, la relación con el arte fue tan estrecha que hoy en día se encuentran parques forestales con esculturas. Con el correr de los an os el KKL se marcó diferentes metas según las necesidades de la época para el establecimiento sionista y para dar a conocer que las tierras adquiridas son patrimonio del pueblo judío, destinados para construcción y asentamiento soberano judío.

    El lazo de unión

     

    Desde el día de la creación del KKL era lazo de unión entre la Israel y la diáspora. Este fondo posibilitaba a todo judío, pobre o rico, intelectual o sencillo, joven o anciano de estar conectado y ser partícipe del establecimiento sionista. “La alcancía azul” que se encontraban en las casas, aulas de estudio y organizaciones públicas fue un símbolo judío destacado y conocido. “El libro de oro” era una fuente de orgullo para aquellos que estaban inscritos. El plantar árboles en forma particular o en nombre de un ser querido o institución era como una forma de adquirir parte de la tierra de Israel. De los cuatro puntos cardinales los judíos encontraron una relación con la tierra de los patriarcas para apoyar y ayudar a esta organización para redimir la tierra y posibilitar la absorción de inmigrantes a Sion

    La labor del día a día

     

    En sus años de vida adquirió el KKL 2.6 millones de dunas y preparó cerca de un millón de dunas para la agricultura para casi 1000 asentamientos en todo el país. La plantación de árboles comenzó en el primer bosque que fue plantado en Julda que cambió el panorama de la tierra y el cuidado de este bosque natural y de las tierras de pastoreo preservaron el paisaje original. Esta loable actividad alejó los límites del desierto, creó lugares verdes y de sombra, desarrollo puntos turísticos y 400 estaciones de descanso y mejoró de manera considerable el medio ambiente en Israel.

    Tareas para el futuro

     

    El tiempo del KKL no perdió ni perderá su vigencia. Este es un fondo que está presente y seguirá con su labor. En su meta grandes desafíos más aún que en el pasado. Luego de haber asfaltado 6000 kilómetros de caminos, haber construido represas de agua y diques, haber rehabilitado lagos y desecado pantanos, el KKL tiene cuatro metas principales, concretar la visión de los profetas de Israel, el sueño tan anhelado del estado de Israel de florecer “con vegetación en el neguev”, que en las tierras del desierto se cultiven cítricos, creación de piscinas de peces y el desarrollo de una agricultura de primer nivel mundial. Hoy en día el neguev es el mayor desafío. También se ocupa de eventos nacionales de forestación y turismo que ya ha recibido el nombre de “Tama 22”. Paralelamente a estas actividades el KKL restablecerá el lago de Ajula que fue desecado y sobre este terreno se ha canalizado el agua y su superficie cuenta con 1000 dunas que será una base de actividades peculiares de Israel.

     

    Keren Haiesod

    También llamado fondo de recaudación para Israel – este establecimiento de recaudación monetaria pertenece a la organización sionista mundial para financiar eventos en Israel. Fue establecido en el Congreso Sionista en Londres, en julio de 1920. Este fue el primer Congreso Sionista Mundial después de la primer guerra mundial. Luego de la declaración de Balfour y con el anhelo de concretar la amplia construcción sionista, la primer idea era de: constituir un impuesto anual, como un “diezmo” que debían pagar los judíos del mundo. De hecho estos ingresos eran de colectas.

    El Keren Haiseod activa en cerca de sesenta países y financia la inmigración, absorción, asentamiento, educación y movimientos juveniles.

     

    Joint

    Es la abreviatura del nombre American Joint Distribution Comittee – el comité americano para ayudar a los judíos -. Fue establecido en 1914 durante la primer guerra mundial con la finalidad de centralizar el dinero que se juntaba mediante instituciones para ayudar a judíos que fueron perjudicados por la guerra en Europa. El Joint también continuó con su labor aún después de la primer guerra mundial otorgando alimentos a los hambrientos, a los sobrevivientes de guerra a volver a sus hogares o inmigrar a otras naciones. Hoy en día ayuda a establecimientos de educación y cultura, prestamos de dinero y organizaciones de asistencia social. Con el ascenso de Hitler al poder comenzó la ayuda a los judíos alemanes. Luego de la segunda guerra mundial el Joint tuvo un gran aporte en los campos de sobrevivientes de Europa, y cooperó con la Agencia Judía en el financiamiento de la inmigración de los países de Europa, países árabes y Yemen.

    En el estado de Israel se otorgan servicios del Joint principalmente por intermedio de Malban – que son iniciales de “organizaciones de rehabilitación para inmigrantes primitivos”. Malban posee organizaciones y controla directamente (asilos de ancianos, hospitales para enfermedades crónicas y rehabilitación, vivienda para los ancianos, talleres de artesanías para discapacitados).

    El Congreso Judío Mundial

     

    Es una organización judía mundial de las colectividades y diferentes establecimientos. Fundada en 1936 para asegurar la existencia y la unión del pueblo judío. Este congreso posee cuatro oficinas principales: en Nueva York, en Jerusalem, en Paris y en Buenos Aires e incluye en ellas comunidades de 65 países. Este congreso tiene la finalidad de proteger los derechos de los judíos en los diferentes países y lucha contra el antisemitismo y contra los neo-nazis. En los últimos an os sus actividad principal se centraliza en la devolución de las riquezas judías que fueron robadas en la época del holocausto.

    La inmigración desde el establecimiento del Estado de Israel

    La inmigración desde el establecimiento

    del estado hasta la guerra de los seis días

     

    La aliá libre

    Durante muchos a?os se expandió el corto lema entre los habitantes judíos de Israel: “Un estado hebreo con una inmigración libre”.

    El 14 de mayo de 1948 se llevó a cabo la primera meta – un estado hebreo. En la declaración de independencia del nuevo estado fue escrito: “el estado de Israel abrirá las puertas de la inmigración judía y para la reunión de la diáspora”. El 15 de mayo de 1948, siendo un día shabat llegaron al puerto de Tel Aviv los primeros inmigrantes a un estado hebreo. De esta manera empezó la obra de la reunión de las diásporas que aún después de 50 años no ha llegado a su finalización. Luego de un corto período, estando en medio de la guerra de liberación comenzó la “aliá en masa”.

    La aliá en masas

     

    Desde mediados de mayo de 1948 hasta fines de 1951 inmigraron a Israel 687,000 judíos que duplicaron la cantidad de judíos existentes en Israel. En el mapa de la diáspora judía hubieron cambios drásticos al desaparecer comunidades judías enteras. 37,000 judíos dentro de 45,000 judíos de Bulgaria inmigraron a Israel, 31,000 judíos de 35,000 judíos de Libia inmigraron a Israel, 121,000 dentro de 130,000 judíos iraquíes inmigraron con “la inmigración de babilonia” y así también se unieron otras comunidades como la del Yemen en la cual los judíos inmigraron en la operación “la alfombra mágica” y la inmigración de sobrevivientes de Polonia, judíos de Turquía y una parte considerable de Irán, Checoslovaquia y otras naciones.

    La alfombra mágica

     

    La operación que trajo a los judíos de Yemen a Israel en los años 1949-1950 es llamada de una manera oficial “Con alas de águila” y de una manera no oficial con el nombre de “Alfombra Mágica”. La fuente de este nombre es sacada del versículo de Exodo 19:4 “Como los traje con alas de águila”, el origen de este apodo no formal es del cuento “Las mil y una noches”. Dicho sea de paso, los judíos yemenitas llamaron a esta inmigración “la llegada del Mesías”.

    Los judíos del Yemen se concentraban en Adan y muchos de ellos llegaban lejos, atravesando el desierto a veces caminando. En cuanto en canal de Suez estuvo cerrado para barcos israelíes los inmigrantes fueron traídos en aviones desde Adan, que era una colonia bajo el gobierno británico a Israel. De Kjamash hubieron cientos de vuelos que trajeron 50,000 judíos yemenitas, cerca de 1,800 judíos de Adan, y 400 judíos de Gibuti y Aritaria.

    Campos de tránsito – maabarot

     

    En el año 1950 se produjo una gran inmigración la cual era difícil de albergar para un estado joven, pequeno y carente de recursos económicos. En la primavera de 1950 cuando todas las posibilidades de vivienda estaban copadas y no se encontraba un lugar para albergar a estos inmigrantes se inició el levantamiento de las “maabarot”.

    Hasta fines de 1951 vivían en decenas de maabarot 220,000 almas. Las condiciones de vivienda eran precarias. Los primeros inmigrantes vivían en carpas, a cada familia se le otorgaba una carpa, a veces una carpa cada dos familias. Luego se trajeron las tiendas, barracas y chozas. Ni una de estas viviendas era destinada para vivir largos períodos y la mayoría de estos campos de tránsito desaparecieron en los años 1957-1960. A pesar de esto hubo campos de tránsito que continuaban albergando gente hasta mediados de los a?os setenta.

     

    Nuevas franjas de tierra

    La difícil situación económica y de seguridad fue característica de la época de la creación del estado y durante los años 50 y 60 con la creación de nuevos asentamientos. En esos a?os se ocupó el KKL de preparar cientos de dunas, para la agricultura, pavimentar caminos, desecar pantanos, plantación de bosques y acueducto nacional.

    Seiscientos asentamientos fueron creados sobre tierras del KKL y fueron ocupadas regiones que hasta entones estaban libres de pobladores y también en las fronteras. Asentamientos de inmigrantes agrícolas se levantaron en las franjas de Lakish, Adulam, Itankim, a lo largo de toda la frontera del norte y entre ellos también se construyeron nuevas ciudades que se llamaron “ciudades en desarrollo”.

    El nombre “ciudad en desarrollo” marcó un cambio en la concepción sionista. Se demostró que la ideología de “retorno a la tierra” no será cumplido en su totalidad y se deben crear otros tipos de vidas urbanas. De esta manera se crearon de norte a sur: Kiriat Shmone, Jatzor, Maalot, Shlomi, Mishmar Haemek, Or Akiva, Asdod, Yavne, Kiriat Malaji, Kiriat Gat, Bei Shemesh, Shderot, Ofakim, Mitzpe Ramon, Dimona y otras ciudades que cambiaron totalmente la realidad de Israel.

    Luego de la inmigración en masa

     

    En los años 1955 – 1957 llegaron a Israel una gran ola de inmigrantes de judíos provenientes del norte de Africa, la mayoría de Marruecos (60,000) y otros de Túnez (15,000). Paralelamente se produjo una ola de inmigración de Polonia (35,000), Hungría (14,000). Luego de la operación Sinai llegaron 14,500 judíos egipcios.

    Luego de cuatro años de descenso en la aliá, comenzó en 1961 un florecimiento. En el correr de tres años (1961-1964) llegaron a Israel cerca de 250,000 almas, la mayoría de Marruecos y algunos de Polonia.

    Los años 1964-1967 fueron años de “recesión” económica. En esos años inmigraron a Israel cerca de 70,000 personas, un poco más que 20,000 por año.

     

    La aliá desde la guerra de los Seis Días hasta los años 90

    La guerra de los Seis Días provocó un despertar nacional en el mundo judío y sirvió de motor para la aliá a Israel. La integración de la aliá luego de la guerra cambió completamente.

    Hasta la guerra de los Seis Días el 90% de los inmigrantes llegaron de Asia, Africa y este de Europa, fuera de las repúblicas de Unión Soviética, y en especial Rusia.

    Luego de la gran victoria de la guerra se produjo una gran aliá de países del occidente y aumentó la aliá de Unión Soviética. Desde mediados de 1967 hasta fines de 1985 llegaron a Israel más de medio millón de inmigrantes, 175,000 de ellos de la Unión Soviética, 65,000 de Estados Unidos y Canadá, y el resto de diferentes lugares: América Latina, Francia, el norte de Africa, Irán y etc.

    Los años de cúspide fueron 1972-1973 que en cada uno de ellos llegaron 55,000 inmigrantes.

    El los quince años siguientes (1974-1989) el número de inmigrantes por año promedio fue de 20,000. A fines de ese mismo año comenzó la “Operación Moshe” – se trajeron a Israel 7,000 judíos de Etiopía que llegaron al estilo “Alfombra Mágica” “Sobre alas de águila” en cientos de vuelos de Jaratum, capital de Sudan a Europa y de allí a Israel. La absorción de los judíos de Etiopía no fue fácil y estuvo acompanada de problemas de ocupación, vivienda y especialmente “problemas de conversión” entre ellos y el supremo rabinato.

    Inmigración Unión Soviética

     

    En 1990 se abrieron los portones y una gran corriente de inmigrantes llegó a Israel.

    El escritor A.B Ieioshua escribió: “esta gran inmigración que llega a Israel es esplendorosa. Me dirijo por las calles y me topo con estos inmigrantes y siento que luego de un largo tiempo de hambre y sed nacional me riegan de leche y miel”. En 1990 inmigraron a Israel 200,000 dentro de ellos 185,000 que vinieron de las periferias de la Unión Soviética. Dicha corriente continuó durante cinco años. En 1991 inmigraron de la Unión soviética 160,000 y en años posteriores inmigraron cada año 60,000 almas. Durante seis años en total salieron de la cortina de hierro más de 700,000 inmigrantes.

    Una gran ayuda fue obtenida del KKL que se unió a esta tarea de albergar inmigrantes y durante un año preparó 50 puntos geográficos que fueron utilizados para miles de unidades de vivienda para los inmigrantes.

    Operación Salomón

     

    A pesar de que esta inmigración fue difícil al estado de Israel no retrocedió de realizar otra operación.

    A principios de los a?os 90 era obvio que salvar la comunidad etíope era de suma importancia por la guerra civil existente en ese estado.

    El 25 de mayo de 1991 se realizó la “Operación Salomón” – una operación aérea para rescatar judíos etiopies. En este tren aéreo en el cual participaron aviones de la companía El Al y aviones de carga de las fuerzas aéreas, trabajaron durante 36 horas para rescatar 14,000 judíos de Axis Ababa, capital de Etiopía.

    Reunión de las diásporas

     

    Durante 50 años el estado de Israel concretó, de alguna manera la visión de los profetas de Israel y el sueno de los padres fundadores que deseaban ver la reunión de los judíos de la diáspora en la tierra de Israel. El profeta Isaías dijo: “Y convocará a los dispersos de Israel y reunirá a los esparcidos de Judá”, (11:12), el profeta Jeremías trajo la palabra de D’s “Y harétornar vuestro cautiverio recogiendo os de todas las naciones” (29:14), Miqueas dijo: “Ciertamente he de reunir al resto de Israel” (2:12),

     

    Hertzel el visionario del estado judío escribió en su libro: “debemos vivir finalmente como seres libres sobre nuestra tierra, y nuestra patria morir en paz”. El estado de Israel legisló la “ley de retorno” que otorga a cada judío el derecho de inmigrar a Israel concretando así “la reunión de las diásporas”.

    La bandera nacional
    banderas_de_israel
    Uno de los símbolos más destacados, que caracterizan este día, es la bandera del estado que flamea en todas las casas del país, declarando de esta manera con orgullo la soberanía del pueblo de Israel en su tierra después de miles de anos de exilio y opresión. Muchos acostumbran a decorar los frentes de los edificios con adornos y flores.

    Al establecerse el Movimiento Sionista, cuya meta era devolver al pueblo judío a su patria soberana, se despertó entre otras cosas la interrogante de la bandera nacional, que representa el anhelo de un pueblo por su soberaní a y su independencia. Dr. Hertzel le escribió una carta al Barón Hirsh: “?qué es una bandera? Un poste con un pedazo de tela? No, senor! Una bandera es mucho más que eso. Con ella se puede encaminar a las personas a cualquier lugar, aun hasta la tierra escogida”.

    La bandera que Hertzel visionó era “una bandera blanca y en ella siete estrellas de oro. El campo blanco representa la nueva y pura vida, las estrellas – siete horas de trabajo por día”. Pero los corazones de las personas no se sintieron atraídos por esta idea, ya que no existía en ella nada de los valores milenarios judíos. De esta manera surgió la idea en uno de los fundadores del sionismo, David Wolfson: “Nosotros ya tenemos una bandera azul y blanca, el talit con el que nos cubrimos para las oraciones – el talit es nuestro símbolo. Saquemos el talit de su funda y extendamos lo a los ojos de todos los pueblos”.

    De esta manera fue creada la bandera nacional para el resurgimiento del pueblo en su tierra, una bandera blanca y azul, con una estrella de David, luego de una gran lucha el gobierno britá nico la reconoció como la bandera hebrea nacional para la brigada judía combatiente, que se estableció en setiembre de 1994. Esta bandera representaba la idea sionista durante decenas de anos, y al ser concretados los anhelos de pueblo y se estableció el Estado de Israel, la bandera blanca y azul fue fijada como la bandera oficial del Estado de Israel.

    En el ano 5709 al flamear la bandera de Israel en el edificio de la O.N.U en Nueva York, dijo el ministro de relaciones exteriores de ese momento, Moshe Sharet: “La estrella de David que son sirviera de milagro en durante todo nuestro exilio, la estrella de David que representaba para nuestros enemigos una senal de bochorno, esta bandera azul y blanca que flamea en todas nuestras poblaciones en nuestra tierra, que acompan ó a los pioneros a arar la desolada tierra, que fue desplegada por nuestros combatientes en los campos de batalla, en la primera guerra mundial, que fue extendida sobre el gueto de Varsovia en la desesperada rebelión, esta bandera, que anoraban todas las fuerzas del pueblo judío que lucharon por la redención en la tierra de los antepasados, expresa nuestra completa independencia…”.

    El símbolo del estado - la Menorá

    menoraEl candelabro de siete brazos es el símbolo judío más antiguo, ya que siempre se identificó con el judaísmo y con la religión de Israel. Moshe hizo el candelabro de siete brazos en el tabernáculo, y luego fue encendida en el Templo. El diseno de la menorá se encuentra varias veces adornando sinagogas y sepulturas judías. Siempre simbolizó el esplendor del pueblo y sus elevadas cualidades.

    Cuando los fundadores del estado fijaron el símbolo para el nuevo estado de Israel, adoptaron el candelabro de siete brazos, adornado alrededor con ramas de oliva, simbolizando el anhelo de paz del estado. Las ramas de oliva simbolizan el aceite de oliva puro, con el cual se encendí an los siete brazos del candelabro en el Templo. Como es sabido el pueblo de Israel es comparado con el aceite: “así como el aceite trae luz al mundo, así Israel alumbra al mundo, como está escrito: e irán los gentiles con tu luz”.

    La oliva es una de las siete especies que la tierra de Israel fue bendecida.

    La forma del candelabro que simboliza al estado fue copiada del candelabro que está tallado en el arco del triunfo de Tito en Roma. Existe un gran simbolismo, esa menorá que los romanos tallaron como símbolo de la destrucció n del estado judío en Israel, hoy en día simboliza, luego de dos mil anos, la soberanía e independencia del renovado estado judío.

    ¿Quién le teme a Eretz Israel?

    Actividad con textos para jóvenes a partir de 18 años

    Una de las preguntas que como buenos sionistas que somos alguna vez nos hemos planteado es por qué durante casi 1800 años los judíos no inmigramos a Eretz Israel a pesar de que nuestra vida en el exilio no era gran cosa. Las razones son variadas y conocidas: los poderes ocupantes hacían la vida de los judíos muy difícil lo cual mermaba notablemente el incentivo del judío promedio, el judío se preocupaba por subsistir y no tenía tiempo o fuerzas de organizar movimientos migratorios. También es cierto que durante estos casi dieciocho siglos hubieron diferentes movimientos migratorios como ser los sabios de Provenza del siglo XIII, los alumnos del Gaón de Vilna en el siglo XIX y otros, pero las grandes masas no se movieron.

    Nosotros vamos a analizar aquí otra de las razones que llevaron a los judíos a “quedarse quietos” y no hacer aliá: el miedo a Eretz Israel y el temor a D’s . Para ésto vamos a conocer algunos textos y posteriormente vamos a ofrecer alguna opción didáctica para su empleo.

    Texto I

    “Es una tierra que devora a sus habitantes”, destruye a aquellos que pretenden asentarse en ella tranquilamente y comer de sus frutos y solamente disfrutar…y sobre ésto dijeron nuestros sabios en el tratado de Ketuvot que “todo aquel que camina en Eretz Israel cuatro pasos se le asegura el mundo venidero” o sea, aquel que camina de acuerdo a la Torá paso a paso obtendrá al final Eretz Israel superior (mundo venidero).

    Rabí Ishaiá Horovitz, Shnei Lujot Habrit, E.Israel 1621

    Texto II

    No es lo mismo aquel que peca en la sala real ante los ojos del rey que quien lo hace fuera del palacio, tal como lo indicase el profeta (Jeremías) que instaba al pueblo a salir de Jerusalem para así salvarse…es por ésto que no es conveniente que habite en la tierra prometida sino aquel que sirve al Eterno con todo su ser, puntilloso en sus actos y estudioso de la ley (Torá) pues si no mejor no la habite.

    Rabí Rafael Bardugo, Marruecos, principios del siglo XIX

    Texto III

    “…y en especial que lleve una vida de retiro espiritual y ascetismo, que se cuide de todo tipo de transgresión o pecado y que cumpla todos los preceptos de la Tierra de Israel pues si pecare en ella será castigado más severamente que por las transgresiones cometidas en el exilio, ya que el Eterno se preocupa por Eretz Israel y sobre ella posa constantemente sus ojos. No se parece aquel que se rebela contra el Rey en la sala real a quien lo hace en el exterior de la misma pues es “una tierra que devora a sus habitantes”(Números 13:32) “no sea que la tierra os vomite como a las naciones”(Levítico 18:28) pues eretz Israel vomita a los pecadores y por esta razón hoy día la tierra está desierta y carece de ciudades fortificadas como los demás reinos y por éso a aquellos que van a ella y buscan llevar una vida ligera recuerdan el versículo “y vendrán e impurificarán mi tierra” (Jeremías 2:7). Pero quien va a residir en ella con pureza y santidad no hay límite para su recompensa”.

    Maharam de Rutemberg, siglo XIII, en su libro de reguntas y respuestas.

    Texto IV

    La grey de Israel no quiere salir del exilio diciéndose: “no sea que transgreda y nuevamente deba salir al exilio”. Sobre ésto reza el versículo: “Sión, me ha abandonado el Eterno” (Isaías 49:14) Pues cómo he de retornar no sea que la transgresión se haga presa de mí. Por éso el Eterno hará primero que se anule el Ietzer Hará (Inclinación al mal) del a Tierra de Israel y así volveremos sin temor a una nueva destrucción.

    Rabí Ionatán Aibshitz, Mei Hashiloaj, siglo XIX.

    Texto V

    Lo fundamental de la inmigración a Eretz Israel es la corrección del alma pues la santidad del lugar es de gran ayuda a esos efectos…y si allí viviese lo hará frugalmente, vivirá vida de penuria y constantemente se arrepentirá y corregirá sus acciones… pues es sabido que quien transgrede la Torá en Eretz Israel su castigo es mucho mayor por ser la morada del Eterno… todos sus días serán de expiación y quien la habite deberá estar feliz con el gran precepto que cumple constantemente y todas las dificultades las deberá ver como pasajeras.

    Rabí Eliezer Papo, “Eretz Israel”, Bosnia fin del siglo XVIII.

    Repartir al grupo hoja y lápiz y pedir a los presentes escribir a) Qué significa para él la Tierra de Israel, b) Una razón por la cual sí hacer aliá c) Una razón para quedarse en la Diáspora.

    El coordinador comparará respuestas y buscará llegar a un puñado de respuestas en común y mediante éstas analizar cuál es nuestro nexo a la tierra y qué factores son decisivos en nuestras vidas.

    Acto seguido se reparte una segunda hoja con las cinco fuentes y se pide a los presentes responder a las mismas tres preguntas desde la perspectiva de los judíos del medioevo y principios de la época moderna.

    ¿Qué diferencias de perspectiva tenemos con nuestros ancestros no tan remotos? ¿Qué dicen las diferencias de enfoque sobre nosotros?

    Hay aquí infinidad de temas para tocar sobre la temática de Eretz Israel en el pensamiento judío, el concepto único de tierra a condición, la propiedad de D’s de la Tierra y no del Hombre, los preceptos específicos de la Tierra de Israel.etc.

    ¿Cómo se podría traducir a conceptos contemporáneos la noción de la condicionalidad del asentamiento en la Tierra de Israel?

    El enfoque o aproximación dual a la Tierra de Israel y nuestra aproximación dual (amor – temor) a otros objetos de deseo. Esa chica que tanto me gusta, ese ideal que tanto anhelo, ese negocio que quiero emprender…

    En qué medida estos textos nos ayudan a comprender posturas no sionistas de algunos sectores radicales de la ortodoxia religiosa judía?

    ¿Cómo verían cada uno de estos cinco Rabinos la existencia del actual Estado de Israel?

    Textos extraídos del libro “Grabado en las Tablas” del Prof. Aviezer Ravitzky Ed. Am Oved Tel Aviv 2000.

    Los ciclos se cierran con nuestro regreso
    Rabino Yerahmiel Barylka

    “Tal como el cervatillo que ves enmarañarse entre las malezas de cada terreno que cambia, así se enredarán tus hijos en las naciones… hasta que al fin serán redimidos, le dijo el Santo Bendito Sea a Abraham” Bereshit Rabá, Capítulo 56:13

    Cuando llegué al Cotel, en mi primer viaje a Israel hace casi 30 años, temí acercarme demasiado. Le tenía demasiado respeto y me veía muy pequeño ante su majestuosidad tantas veces imaginada.

    Llovía.

    Era Tevet. Hacía mucho frío.

    Tomé un libro de tehilim (Salmos) que estaba allí, debajo de una mesa, y me puse a leer los salmos. De pronto la lectura se vio interrumpida.

    No podía ver.

    No podía respirar.

    Mis manos y mi cuerpo todo temblaban y no de frío.

    Eran lágrimas calientes que sin pedir permiso se derramaron sobre mis mejillas y corrían por las barbas, todavía de color castaño oscuro.

    ¡Quién convirtiera mi cabeza en llanto, mis ojos en manantial de lágrimas para llorar día y noche a los muertos de la hija de mi pueblo! Irmiáhu 8:23

    Los versos que leía me trastornaron. No recuerdo cuando tiempo estuve así. Si fue mucho o poco. Lloraba, sin saberlo, lo que el profeta había descrito.

    Y cuando pude abrir los ojos, frente a mí, estaban las letras húmedas del libro de Salmos desteñidas por otros que como yo, al llegar al lugar se derritieron y de pronto una figura, inconfundible allí cerca. Tenía el rostro de mi bisabuelo a quien conocía sólo por una desteñida foto copiada de un pasaporte que mi abuelo había traído consigo desde Rusia a la Argentina. Instintivamente me moví para presentarme ante él. Nos habíamos reencontrado al fin. Quizás, podría oír de primera fuente acerca de la saga familiar acerca de la cual poco conocía. Pero, en la brusquedad del movimiento, alcancé a frenar. No estaba frente a mi bisabuelo. Era obvio. Mi cabeza me decía que era sólo una visión. Estaba frente a mi sombra. A mi familia, que la Historia, como a tantas otras, arrojó físicamente de su espacio propio pero que se había negado irse. Estaba allí en las plegarias, en los sueños, en la presencia espiritual.

    Con mi retorno, regresaban todos aquellos que habían soñado hacerlo pero que no pudieron. Era yo el primero y me sentía agotado porque los llevaba encima. Mis lágrimas eran también por mi padre, que había fallecido en la víspera de Succot en plena guerra de Iom Kippur, pocos meses antes, en la lejana Buenos Aires y que fuera sepultado con poca compañía en La Tablada, temprano, antes que la fiesta entrara, y que había muerto antes de tiempo, antes de llegar al sitio donde yo me encontraba.

    Volví varias veces más al Cótel desde el extranjero y no volví a llorar. Pero seguía encontrando rostros conocidos que me sonreían. Eran otros abuelos y bisabuelos y tatarabuelos. Leía tehilim, pero sin lágrimas.

    Israel se construía y cambiaba a una velocidad increíble. Y se levantaba una nueva generación tras otra de quienes habían logrado sacudirse del yugo de los exilios.

    ¡Arriba, resplandece, que ha llegado tu luz, y la gloria de H’ sobre ti ha amanecido! Pues mira cómo la oscuridad cubre la tierra, y espesa nube a los pueblos, mas sobre ti amanece H’ y su gloria sobre tí aparece. Caminarán las naciones a tu luz, y los reyes al resplandor de tu alborada. Alza los ojos en torno y mira: todos se reúnen y vienen a tí. Tus hijos vienen de lejos, y tus hijas son llevadas en brazos. Ieshayá 60:1-4

    Y un día, saqué mi teudat olé, sin trámites. Directamente en Yerushalaim. Simplemente porque ya había llegado para quedarme, y fui al Cótel con mi teudat zehut (cédula de identidad).

    Y volví a llorar, con el tehilim, porque al fin había regresado a casa llevando en mis alforjas a todos mis ascendientes y a todas sus plegarias por llegar y a sus sueños, pero también, la esperanza de mi propio futuro.

    Y me dediqué a ser un ciudadano más. Y simplemente vivir en mi tierra. Y leer tehilim en el Cótel y en las calles, y en mi sinagoga y en mi casa.

    Y en este Pesaj, del año 2003, desde mi hogar, escribo estas líneas, cuando la historia nuevamente me acompaña, pero, ahora, puedo escribir mis propios renglones.

    ¡Una voz! Tus vigías alzan la voz, a una dan gritos de júbilo, porque con sus propios ojos ven el retorno de H’ a Sión. Prorrumpid a una en gritos de júbilo, soledades de Jerusalén, porque H’ ha consolado a su pueblo, ha rescatado a Jerusalén. Ieshayá 52: 7-9

    Comments are closed.