• La creación

    Presentation11

    La Creacion del mundo y la creación del hombre en el talmud y los midrashim

     La Creación y el comienzo de la vida humana fue uno de los problemas que preocupó no sólo el pensamiento de los Maestros Rabínicos sino también a los filósofos de Grecia y Roma. Pero a diferencia de aquellos, que buscaron solucionar el problema del cómo fue la Creación y de esta pregunta surgieron las ciencias exactas; nuestros sabios se preocuparon del porqué de la Creación y de ella surgió la Etica Judía.

    La Creación es perfecta y existe la armonía en ella y en cada cosa creada. Variadas son las leyendas sobre el comienzo de la vida y en cada una de ellas se expresa el poder del Creador.

    Y “Así como copas de cristal no soportan aguas heladas o aguas calientes … así el Mundo fue creado por la Medida de la Justicia y de la Misericordia.”

    ***

    El Hombre es la cúspide en la Creación, él es el último en ingresar al Universo, como invitado principal si es merecedor o el último de los convidados, si es pecador.

    Fue creado único y de ahí se deriva la igualdad del hombre y la abolición de toda diferencia de sangre u origen entre ellos. El primer hombre fue único y cada ser humano es único. En la distinción entre un hombre y otro es donde expresa la fuerza creadora de Dios. Su obligación principal es la de cuidar la imagen de la que fue creado y atestiguar la existencia del artífice que lo formó.

    LA CREACIÓN DEL MUNDO

     Dijo Rabí Shimón ben Jalaftá: -Grande es la paz, que cuando el Bendito sea su nombre creó el universo hizo la paz entre las alturas y las profundidades. Pues está escrito: -“En el principio creó Dios los cielos y la tierra”(Bereshit 1:1). En el segundo día creó de las alturas, pues está escrito: “Haga expansión en el medio de las aguas… y llamó a la expansión: cielos (Ibid 1:6-8). En el tercer día creó de las profundidades – “Y dijo Dios: Júntense las aguas que están debajo de los cielos…Y llamó Dios a la parte seca tierra, y a la reunión de las aguas llamó mares (Ibid 1:9-10 ) . En el cuarto día creó de las alturas – “Sean lumbreras en la expansión de los cielos para apartar el día de la noche.” (Ibid 1:14). En el quinto día creó de las profundidades – “Produzcan las aguas reptil de ánima viviente (Ibid 1:20).

    En el sexto día salió a crear al hombre, dijo: “Sí lo creo de las alturas, éstas seran más que las profundidades en una criatura. Si lo creo de las profundidades, éstas serán más que las alturas en una criatura. ¿Qué hizo? Locreó conjuntamente de las alturas y de las profundidades, pues está escrito: “Formó pues Dios al hombre del polvo de la tierra (Ibid 1:7) -de las profundidades; “y alentó en su nariz el soplo de la vida (Ibid)-de las alturas.

    Vaikrá Rabá  9:9

    ***

    Todos están de acuerdo que en el primer día de la creación no se creó nada, y esto para que la gente no diga: – el arcángel Mijael extendió el firmamento en la parte sur y Gabriel por el norte; porque está escrito (Yeshayáhu 54:24) “Yo soy el Eterno que extendí solo los cielos.”

    Bereshit Rabá  1:3

    ***

    “Todo lo hizo bello en su tiempo” (Kohelet 3:11). Este versículo se ha interpretado en la forma siguiente:

    El universo fue creado en tiempo apropiado y no fue conveniente que el universo fuese creado antes. Uno puede deducir de ello que el Santo, bendito sea, creó varios mundos y los destruyó, hasta que formó el nuestro y dijo: “Este mundo me agrada, mientras que los otros no”.

    Bereshit Rabá 9:2

    *** 

    Preguntó Rabí Shimón ben Yehotzadak a Rabí Shemuel bar Nejemiá: Tú conoces las Agadot, explícame cómo creó el Bendito sea su nombre el mundo. Este contestó:- el Bendito sea su nombre, cuando decidió crear su mundo se envolvió en su luz y lo creó, pues está escrito: “El que se cubre de luz como de vestidura, que extiende los cielos como una cortina”. (Tehilim 104:2)

    Dijo Rabí Yehudá:- ¿¿Con qué puede ser esto comparado? Con un rey que deseaba construir un palacio y todo estaba rodeado de tinieblas. ¿Qué hizo? Prendió una antorcha y después construyó el palacio. Así hizo el Bendito sea su nombre, cuando creó el mundo todo estaba obscuro, ¿qué hizo? – se envolvió en su luz y lo creó.

    Tanjumá, Vaiyakel 7, 123-124

    ***

     Una noble romana preguntó a un rabí: “¿¿En cuanto días creó el  Santo, bendito sea, el universo?”

    – En seis días.

    – ¿Y qué ha hecho desde entonces hasta hoy?

    – Ha estado arreglando matrimonios.

    -¿En eso se ocupa? Eso lo sé hacer también yo. Tengo muchos esclavos y esclavas y puedo juntarlos en muy poco tiempo.

    -Si eso te parece cosa tan fácil. es sin embargo tan difícil para el Santo, bendito sea, como dividir el Mar Rojo.

    La dama se fue, ¿y qué hizo? Mandó llamar a mil esclavos y mil esclavas de los suyos, los colocó en filas y decidió quién debía casarse con quién. En una sola noche, los casó a todos. Al día siguiente, aparecieron nuevamente ante ella, uno con la cabeza machucada, otro con un ojo reventado, un tercero con una pierna rota. Ella les preguntó: ”¿Qué pasa con vosotros?” Una esclava le dijo: “Yo no lo quiero”; otro esclavo anunció: yo la quiero”. Entonces llamó al rabí y le dijo: “No hay dios como vuestro Dios, y vuestra Torá es la verdad.”

    Bereshit Rabá 68:4

    ***

     

    Las posibilidades del Señor, bendito sea su nombre, no son como las de los mortales. El ser humano puede encender una luz teniendo otra. El Señor, bendito sea su nombre, cuando creó su mundo, todo era oscuridad y desorden y él creó la luz de la oscuridad.

    Pesiktá Rabatí, Hoshea 14:2

    ***

     Según Rabí Yitzjak, lo primero que se creó fue la luz. Ilustró su opinión con la parábola de un rey que deseaba construir un palacio en un lugar sumido en la obscuridad. ¿Qué hizo el rey? Antes que nada, mandó prender antorchas y luces, para fijar cómo debían ser construidos los fundamentos. Asimismo Dios, creó primero la luz.

    Rabí Nejemiá opinó que primero fue creado el mundo. Lo ilustró con la parábola de un rey que construyó primero un palacio y luego lo adornó con antorchas y lámparas.

    Bereshit Rabá 3:1

    ***

    Las aguas fueron divididas por Dios en dos partes: una parte fue colocada en el firmamento y la otra, forma el océano.

    Bereshit Rabá 4:4

    ***

     Rabí Yitzjak dijo: Dios arrojó una piedra sobre las aguas y de esa piedra en movimiento se formó la tierra.

    T.B. Yomá 54b

    ***

     Un filósofo discutía con Rabán Gamliel y le dijo: “Vuestro Dios es un gran artífice, pero él encontró buenos materiales para realizar su creación, a saber: “tohú”, “vohú”, la obscuridad, el espíritu, las aguas y el haz del abismo.

    “No hay tal”, contestó el rabí. Las Escrituras dicen con respecto a todos ellos, que fueron creados. Al hablar del “tohú” y el “vohú”,  dice “hago la paz y creo el mal” (Yeshayáhu 45:7); de la obscuridad dice: “Formo la luz y creo la obscuridad” (Ibid.). Del agua está escrito: “Alabadle, cielo de los cielos, y las aguas que están sobre los cielos” (Tehilim  148:4). ¿Por qué han de alabarle? Porque él mandó, y fueron creadas (Ibid 5). Se dice del viento: “El forma los vientos y crea los montes” (Amós 4:13). Del abismo se dice “antes del abismo yo (la sabiduría) fui engendrada” (Mishlé8:24).

    Bereshit Rabá 1:9

    ***

     Hubo un rey que tenía ante sí muchas copas. Y se decía: Si pongo agua caliente, las copas se estrellan, y si pongo agua helada, las copas se mellan. Entonces el rey mezcló agua caliente y fría y llenó sus copas, que, permanecieron incólumes.

    Así Dios. Si hubiera creado al mundo bajo un régimen de pura  misericordia, el pecado hubiera abundado por todas partes. Y si lo hubiera creado bajo un régimen de estricta justicia, no hubiera podidio sobrevivir. Mezciójusticia y misericordia y el mundo se mantiene bajo su mirada.

    Bereshit Rabá 12:15

    ***

     La Escuela de Shamái sostenía que primero se creó el cielo y después la tierra. La Escuela de Hilel afirmaba que primero se creó la tierra y luego el cielo. Cada una de las dos escuelas ofrecía sus razones en apoyo de su opinión.

    La Escuela de Shamái comparaba el asunto con un rey que construye un trono para sí y luego un taburete para sus pies, pues el Santo bendito sea dijo: “El cielo es mi trono y la tierra el estrado de mis pies” (Yeshayáhu 61:1).

    La Escuela de Hilel hacia la comparación con un rey que edifica un palacio. Primero construye los pisos bajos, y luego los altos.

    Rabí Shimón bar Yojáí observó al respecto: “Estoy asombrado como estos padres del mundo, las Escuelas de Shamái y de Hilel, pueden diferir sobre esta materia. Declaro que ambos, el cielo y la tierra, fueron construidos como una olla y su tapadera, como está dicho: “Cuando yo los llame, se levantarán juntas (Yeshayáhu 48:13). Preguntósele entonces: “En ese caso, ¿por qué se menciona en las Escrituras a veces primero la tierra y luego el cielo y otras veces el cielo antes que la tierra?” El contestó: “Precisamente para enseñar que tienen el mismo valor.”

    Bereshit Rabá 1:15

    ***

     Abnimós Ragardí preguntó a los sabios: ¿Cómo llegó a formarse la tierra?”

    Aba Yosef, el albañil, respondió: “Dios tomó un poco de polvo de debajo de su trono de gloria, lo echó sobre las aguas, y se formó la tierra.

    Shemot Rabá 13:1

     

    LA CREACION DEL HOMBRE

     Dijeron nuestros sabios: Así hemos aprendido del caso de Cain. Está escrito: “La sangre de tu hermano grita” (Bereshil 4:10), la sangre de él y de todos sus descendientes. Ot~a razón: “La sangre de tu hermano” – que salpicó con su sangre los árboles y las piedras. Por esa razón, las escrituras enseñan, fue creado un hombre solo para enseñar que todo el que destruye una vida humana de Israel es como si destruyera el mundo entero; y todo el que salva una vida humana de Israel, es como si salvara el mundo entero.

    Fue creado un solo hombre para la paz de la sociedad humana, para que no diga uno a su compañero: Mi padre es más grande que el tuyo y para que no se diga: Hay varios poderes en el cielo. Y para enseñar la grandeza del Bendito sea su nombre: Cuando un hombre imprime varias monedas con un sólo sello, todas son iguales, una a la otra, y el Rey de los reyes, Bendito sea su nombre, imprimió todo nuevo hombre con el sello del primero y nadie es igual a su compañero. Por eso cada uno debe decir: Por mí fue que se creó el mundo.

    Sanhedrín 4:10

    ***

     El que ve criaturas buenas dice: Bendito sea que así creo su mundo.

    T.B. Avodá Zará 20b

    ***

     “El misericordioso se hace bien a sí mismo”(Mishléi 11:17). Ese hombre es Hilel el Anciano. A la hora de despedirse de sus discípulos marchó junto con ellos. Estos le preguntaron:”¿Rabí, adónde vais?” El les contestó: “Voy a hacer una mitzváuna acción justa y generosa”. Volvieron a preguntar:”¿Qué mitzvá?” Y el dijo: “lavarme en la casa de baños

    “-¿Acaso es eso una mitzvá?

    -Ciertamente, pues el que se ocupa de cuidar las estatuas de los reyes que se colocan en los teatros y en los circos, debe frotarlos y limpiarlas; por esa razón, los reyes le dan alimentos. Y eso no es todo; aún se lo eleva a la nobleza. Yo que he sido formado a imagen y semejanza de Dios, puesto que está escrito “A imagen de Dios hizo al hombre”, no tendré mayor razón en cuidar de mi cuerpo?.

    Vaikrá Rabá 34:3

    ***

     Así decía Rabí Simi: Todas las criaturas que fueron creadas del cielo, sus almas y sus cuerpos pertenecen al cielo; y todas las criaturas que fueron creadas de la tierra – sus almas y cuerpos pertenecen a la tierra. Solo el hombre es extraño en la creación ya que su alma pertenece al cielo y su cuerpo a la tierra. Por eso si el hombre cumple con los preceptos de la Torá y hace la voluntad del Creador, es como una criatura celestial, mas si no cumple con la Torá y no hace la voluntad del Creador, es como una criatura que pertenece a la tierra.

    Sifréi, Haazinu 32

    ***

     Tres socios hay en la gestación del hombre: El Señor, Bendito sea su nombre, su padre y su madre.

    T.B. Nidá 31a

    ***

     Dijeron nuestros Sabios: En un principio fue creado un solo hombre, y esto, para que los tzadukim no digan que hay varios poderes en el cielo.

    Otra razón es por los justos y los malvados, para que no digan los justos: – Nosotros somos hijos de justos, y los malvados: – Nosotros somos hijos de malvados. Otra razón, por las familias: para que no se enaltezca una familia delante de la otra.

    T.B. Sanhedrín 38a

    ***

     Cuando el Santo bendito sea informó a Adán de que la tierra le “produciría espinas y cardos y que comería de la hierba del campo” (Bereshit 3:13), las lágrimas le brotaron de los ojos y dijo a Dios: “¡¡Soberano del universo!¿Acaso hemos de comer en el mismo pesebre, mi asno y yo?”. Pero cuando Dios agregó: ”Con el sudor de tu rostro comerás el pan (Ibid.19), su espíritu se calmó enseguida.

    T.B. Pesajim 118a

    ***

     Dijeron nuestros Sabios: El hombre fue creado en la víspera del Shabat, y eso, para que no digan los tzadukim- el Bendito sea su nombre tuvo un socio en la creación; y por otra razón más: Por si se ufana el espíritu del hombre se le pueda decir el mosquito le antecedió en la creación del mundo.

    Otra razon, para que comience enseguida una mitzvá (el cuidado del Shabat). Otra razón, para que pueda disfrutar inmediatamente del banquete (toda la naturaleza estaba dispuesta para él). Esto se puede comparar con un rey de carne y hueso que construyó un palacio, lo decoró,  preparó un banquete y después invitó a los huéspedes.

    T. B. Sanhedrín 38a

    ***

     

    Cuando un rey humano construye un palacio, las gentes vienen y le critican: “Si las columnas fueran más, se vería mejor. Si las paderes fueran más elevadas, sería mejor. Hubiera sido preferible un techo más elevado.” Pero nunca se ha dado el caso de que un hombre diga: “Hubiera preferido tener tres ojos, tres manos o tres pies, o bien, caminar sobre mi cabeza o tener la cabeza vuelta hacia atrás.” Si podemos expresarnos así, se debe a que el supremo Rey de reyes, el Santo bendito sea y su corte de ángeles, decidieron acerca de cada miembro que el hombre tiene y lo colocaron en su lugar preciso.

    Bereshit Rabá 7:1

    Comments are closed.