• Las grandes enseñanzas de Hilel Hazaken

    hilel

    El esfuerzo por el estudio de la torá

    Dijeron los jajamim “Nadie puede decir que es demasiado pobre para estudiar torá, porque Hilel, a pesar de su provenencia humilde, se sacrificó para estudiar torá y llegó a ser un gigantesco talmid jajam.” Cuenta el Talmud que un día, al llegar al beit midrah de Shemaia y Avtalion, Hilel no tenía sufieciente dinero para entrar (!). Era un viernes, y era el invierno. En Jerusalén hace mucho frío y cae nieve en invierno, pero para no perderse “divrei elohim jaim”, las enseñanzas de la torá, se quedó toda la noche escuchando desde afuera, en el techo, sobre la ventana. A la mañana siguiente de aquel helado viernes, en shabat, después de que habían estudiado toda la noche, Shemaia le dijo a Avtalion: “Que oscuro que está la pieza esta mañana”, y al mirar por la ventana, vieron que el cuerpo de un hombre cubierto de nieve obstruía la entrada de la luz. Salieron de inmediato y se encontraron con el cuerpo medio congelado de Hilel. A pesar de que era Shabat, lo recogieron e hicieron un fuego para calentarlo, untándolo después con aceite y ofreciéndole abundante comida. Dijeron ellos : “Hemos roto el Shabat, pero hemos salvado una vida que guardará muchos Shabatot por el que acabamos de romper.”

    La persona debe ser humilde y paciente como Hilel
    Masejet Sbabat 31: Dijeron nuestros Jajamim (sabios): “La persona debe ser humilde y paciente como Hilel…”. Sucedió una vez que dos hombres hicieron una apuesta. Dijeron: “Todo el que logre enojar a Hilel, ganará del otro cuatrocientas monedas”. Dijo uno de ellos: “¡Yo puedo hacerlo!”.
    Fue un viernes a la tarde, y Hilel se estaba preparando para Shabat. El hombre se acercó a la puerta de la casa de Hilel y comenzó a llamar: “¿Aquí vive Hilel?”. Él sabía sin dudas que Hilel vivía allí. También sabía que Hilel era el Rab principal de todo Am Israel, y a pesar de que todo el mundo lo trataba con mucho respeto, él le dijo “Hilel” a secas. También sabía que en Ereb Shabat (vísperas del Shabat) la gente está ocupada con los preparativos de Shabat, pero todo eso lo hizo para tratar de sacar a Hilel de sus casillas. Cuando vio que alguien lo estaba llamando, Hilel se vistió y salió a atenderlo.
    – “Tengo una pregunta…” le dijo el hombre.
    – “Claro. Dime, ¿Qué quieres saber?, pregúntame”.
    – “A ver: ¿Por qué la cabeza de los Babilonios es demasiado redonda?”.
    -“¡Oh, una muy buena pregunta hiciste, hijo!”, Hilel siempre estimulaba a los que preguntaban, aunque sus preguntas fuesen ridículas. Y eso, para que no dejaran de preguntar en el futuro. Le respondió: “Porque las parteras de Babilonia no tienen tanta experiencia, y no saben tomar bien a los bebés cuando nacen…”.
    Pasó un rato, y el hombre volvió nuevamente a la carga:
    – “¿Aquí vive Hilel?”.
    Se vistió Hilel y salió a atenderlo.
    -“¿Qué necesitas, hijo?”.
    -“Tengo una pregunta”.
    -“Adelante, pregunta”.
    -“¿Por qué los Beduinos tienen los ojos rasgados?”.
    -“Fíjate que ésa es una muy buena pregunta: Porque ellos viven en medio de la dunas, y Hashem los hizo con los ojos entrecerrados para impedir en lo posible la entrada de la arena…”.
    Pasó otro rato, y el hombre regresó.
    -“¿Aquí vive Hilel?”.
    -“¿Qué necesitas, hijo?”, le dijo Hilel, después de vestirse nuevamente.
    -“Tengo una pregunta para hacerle”.
    -“Adelante, pregunta”.
    -“¿Por qué los Africanos tienen la planta de los pies tan ancha?”.
    -“Ciertamente, ésa es una excelente pregunta. Te explico: La mayoría de los africanos viven en zonas pantanosas y casi todos caminan descalzos, y los pies anchos les permite mantener el equilibrio”.
    -“¿Sabe una cosa? Tengo muchas otras preguntas, y tengo miedo de hacérselas porque seguramente usted se enojará conmigo…”.
    Hilel se acomodó en un asiento y le respondió con calma: “Todas las preguntas que tengas, házmelas. Estoy dispuesto a responderlas”.
    -“¿Es usted el Hilel al que todo el mundo conoce como el “Príncipe de Israel”?”.
    -“El mismo”.
    -“¡Pues que no haya muchos como usted en nuestro pueblo!”.
    -“Hijo, ¿Por qué dices eso?”.
    -“Porque por su culpa perdí cuatrocientas monedas. Aposté esa cantidad a que lo hacía enojar, y no pude”.
    -“No, no. Te equivocas; no pienses en lo que perdiste. Vale la pena pagar cuatrocientas monedas, y otras cuatrocientas monedas más, con tal de ver que Hilel jamás se va a enojar por nada…”.

    Lo que no quieras que te hagan a ti, no lo hagas a tu prójimo. Esta es toda la Torá
    Nuestros maestros enseñaron que un hombre debe ser humilde y dócil como Hillel, y no debe ser nunca intransigente y impaciente como Shammay…
    Sucedió una vez que un pagano se presentó ante Shamay y le preguntó: “¿Cuántas Torot tiene ustedes los iehudim?” Le respondió: “Dos, la Torá escrita y la oral.” Le dijo: “En lo que se refiere a la Torá escrita te creo; pero sobre la Torá oral, no te creo. Haz de mi un guer, con la condición de que solo me enseñes la Torá escrita.” Pero Shamay se enfureció contra él y lo echó con ira.
    El pagano se presentó entonces ante Hillel, y éste lo convirtió enseguida. El primer día Hilel le enseñó “Alef, bet, guimel, dalet,…” Al día siguiente se lo enseñó en orden inverso. El guer le dijo: “¡Pero ayer no me habías enseñado esto!” Hilel le contestó: “No tienes confianza en mí? Confía en mi en lo que se refiere a la Torá oral.”
    Fue otro pagano a presentarse ante Shammay y le dijo: “Haz de mi un guer con la condición de enseñarme toda la Torá mientras me sostengo sobre una sola pierna.” Shammay lo echó con el bastón de geometra que tenía en la mano. El goy se presentó ante Hilel y éste le convirtió. Hilel le dijo: “Lo que no quieras que te hagan a ti, no lo hagas a tu prójimo. Esta es toda la Torá, el resto es comentario; ve y estudia.”
    Masejet Shabat 30b-31a

    Sé de los discípulos de Aarón, ama la paz y persiguela, ama a las criaturas y acércalas a la Torá
    Pirkei Avot 1 / 12 : Hilel dice: “Sé de los discípulos de Aarón, ama la paz y persigue la paz, ama a las criaturas y acércalas a la Torá…”
    Explicación 1 : Dijeron que Aarón Hacohén, cuando percibía que alguién hacía averot él se adelantaba a saludarlo, y se acercaba a él y conversaba bastante con él.
    Éste individuo se avergonzaba y decía para sí mismo: “Ay de mí, si Aarón supiera lo que soy y lo que hago, de seguro que ni me prestaría atención, mucho menos, conversaría conmigo, y he aquí, que para él yo soy alguien honorable, debo mejorar y acreditar que lo que piensa de mí es verdad”.
    De esta manera, corregía sus actos y se volvía de los discípulos de Aarón, quienes disfrutaban de sus consejos y sus enseñanzas. Y por cuanto que Aarón fue coronado con esta bella cualidad, dijo Dios: “Con paz y armonía anduvo ante Mí, y a muchos hizo retornar de sus pecados” (Mal. 2:6)
    Es a esta cualidad tan sabida [acerca de Aarón] a la que se refirió Hilel…

    Explicación 2 : Rashi explica lo siguiente: Cuando Aharón veía a dos personas peleando, se acercaba a cada una y le decía: “Debes saber que el otro ha venido delante mío y me ha pedido que me acercara a ti y te hablara sobre él, y te pidiera disculpas en su nombre por lo sucedido. Él te esperará aquí hasta que lo perdones”. De esta manera; Aharón lograba hacer la paz entre ellos.

    Comments are closed.