• Historia del Sionismo

    historia sionismo
    Historia de la idea Sionista, a través de las generaciones y la relación del pueblo judío con la tierra de Israel. Los comienzos del movimiento en el siglo XIX y su desarrollo dede Teodoro Hertzl hasta ya una vez creado el estado de Israel.La historia de las distintas Aliot y sus principales protagonistas. Las bases de la declaración de la independencia de Israel

    El Anhelo

    “El Anhelo”

     

    El anhelo de volver a la tierra de los antepasados y arraigarse recibió un gran contenido poético, un debate filosófico profundo (“Hakuzari”) y decretos fijos. Pero además de todo esto, y por sobre todo se encuentra el hecho en si mismo – la inmigración a la tierra.

    El primer encuentro con los restos del asentamiento y las ruinas de Jerusalem era muchas veces conmovedor. Rabi Shmuel hijo de Rabi Shimon que llega a Jerusalem en 1211 describe su encuentro: “Vinimos a Jerusalem del occidente de la ciudad, y rasgamos nuestras ropas como es debido. Y nos compadecimos de nosotros mismos y lloramos un gran llanto, yo y el gran sacerdote de Lunil (en el sur de Francia) y avanzamos por los portones hasta la torre de David, y vinimos a prosternarnos ante el Templo”.

    De igual manera que Rabi Shmuel, que vino junto con 300 rabinos de Francia e Inglaterra a comienzos del siglo 13, describe su asombro ante su encuentro, lo hace también el poeta Iehuda Aljarizi que comienza su viaje en el año 1216 teniendo a la tierra de Israel como centro.

    El llega a Jerusalem en el año 1218 y así lo describe: “he besado sus ruinas, clamésu polvo, dije: bienaventuradas las tiendas, su posada y el Monte de Sion. Y que agradable es su tierra y su morada. Ahora podré morir luego de haber visto su esplendor”.

    La llegada del Ramban, uno de los grandes sabios de Israel y líder de los judíos de España a Jerusalem en el año 1267, teniendo ya 73 años de vida, está descrita en forma de prosa con rima en la cual hay bastante meditación. El enfrentamiento entre el sueño y la realidad despiertan en el Ramban la necesidad de describir la ciudad como era en la antigüedad, como fue descubierta ante sus ojos y como rezaba para que así volviere a resurgir.

    Por diversos motivos, los judíos decidieron abandonar sus hogares en la diáspora y emprender el largo camino de la aliá. Persecuciones y opresiones que tuvieron que soportar, el incluir en los 613 preceptos el venir a Israel, el despertar y el florecimiento de movimientos mesiánicos, etc.

    Cada una de estas causas, y muchas otras, era suficientes como para despertar a los judíos a volver a la tierra de sus antepasados. Los eventos históricos del momento impulsaron el comienzo de la aliá, del este o del oeste, hacia la tierra de Israel. La vinculación literaria, religiosa o prosaica eran el resultado de la influencia de la época.

    Cincuenta y cinco años después que el Ramban, llega a Israel Ashtorei Haparji, el padre de la investigación topográfica de la tierra de Israel. En su libro “Kaftor Veperaj” que se publicó en el año 1322 y que resume sus investigaciones sobre los lugares mencionados en la Biblia y en el Talmud, los límites de la tierra y etc, describe Ashtori a la tierra de Israel como “la más loada, la más bendecida y la más elegida de entre todas las partes del mundo”.

     

    Jerusalem fue construida de las ruinas de Safed

    Jerusalem fue construida de las ruinas de Safed

    Una gran causa para la aliá fue la expulsión de España en el año 1492. Veinticinco años después, en el año 1517, conquistaron la tierra de Israel los otomanos. Se podría deducir que si se hubiera anticipado la conquista de los otomanos a la expulsión de España, que había dejado a los judíos sin nada, la aliá hubiera sido mayor. De lo que se desprende que una gran parte de los que fueron expulsados de España encontraron refugio temporario en países de la diáspora, como una etapa de transición en el camino a Israel, pero ese lugar temporario se trasformó en permanente.

    A mediados del siglo 17 llega a Jerusalem Rabi Moshe Poriat, hijo de una familia judía respetable de la ciudad de Prag. El llegó a Israel junto con  Hashla hakadosh, Rabi Ieshaiau Halevi Horovitz, que fue conocido por su libro “Las Tablas de la Ley”. Hashla se convirtió en líder de la comunidad de Jerusalem desde el momento de su llegada, en el año 1622. Rabi Moshe Poriat, que quería despertar la aliá escribe sobre Jerusalem: “Se puede hallar todo en Jerusalem, plata oro y varias mercaderías, y cualquier cosa pequeña o grande y todo tipo de bienes, y todo tipo de comida o bebida, pero no se encuentra riquezas en abundancia”.

    Con la influencia del movimiento shabtaita y la fe en la pronta redención, llega a Israel en el año 1700 la gran aliá de Rabí Iehuda Hajasid con cientos de discípulos.

    Dos años después de esta aliá, llega Rabi Abraham Rovigo de la ciudad de Modena en Italia, que era shabtaita en sus creencias y era considerado un gran cabalista en su patria. Rabi Abraham Rovigo tenía fe en la pronta redención y a él se le unieron veinticinco personas, dentro de su gente y sus alumnos. Uno de sus discípulos describe la llegada a la ciudad: “y de repente vimos la luz y vimos a lo lejos lo que nuestros ojos añoraban la ciudad santa que será reconstruida en nuestros días”.

    Cuarenta años después de la aliá de Rabi Abraham Rovigo llega a Israel Rabi Jaim Ben Atar, de los grandes sabios de Marruecos, un jasid y cabalista, que era conocido como “Or Hajaim”, por su explicación a la Torá. Rabi Jaim no tuvo larga vida en Jerusalem. Diez meses después de haber llegado, en el verano de 1743, falleció a la corta edad de cuarenta y siete años.

    La aliá de Rabi Jaim Ben Atar pertenecía al movimiento que provenía del este y del oeste, cuya meta era la concretar la redención. Su venida a Jerusalem dejó una buena impresión entre los pobladores de su ciudad (que contaban 10,000 personas) y sus rabinos y su aliá impulsó a decenas de nuevos inmigrantes.

    El pasaje de la aliá con tinte mesiánico a la aliá que anhela construir la tierra, se basa en la personalidad de Rabi Abraham Mekituv, cunado del Baal Shem Tov, el fundador del movimiento jasídico. Rabi Abraham Guershon que fue el primero de su movimiento en hacer aliá llegó a Israel viniendo por Kushta en el año 1747 y llegó a Jerusalem en vísperas de Rosh Hashana del mismo año.

    A raíz de su aliá comenzaron varios jasidim a venir a Israel, y en 1769 llega el primer grupo. La gran aliá de jasidim viene a Israel en el año 1777 y cuenta con 300 inmigrantes. Esta aliá aportó un aire renovado a la población que en ese momento eran 20,000 judíos.

    La aliá de los jasidim trajo consigo la venida de los “prushim” que son “mitnagdim” – opositores – alumnos del Gaon de Vilna que veía en el asentamiento en la tierra de Israel y la construcción de Jerusalem el acercamiento de la finalización del exilio. La primer comitiva llegó en 1809 a los que luego se le agregaron otros en 1810, 1812. Los prushim estaban bien organizados y rápidamente su número sobrepaso a los jasidim. Tanto los prushim como los jasidim fueron la simiente del “ishuv haishan” que se mantenían principalmente con dinero de la diáspora.

    En el año 1777 hubo una gran inmigración de jasidim a Safed llegaron a Israel cerca de 150 inmigrantes de Túnez, que se asentaron en Tiberiades.

    Diez años después llegan a Tiberiades varias familias provenientes de Argelia y Marruecos. También a Safed llegaron en 1777 inmigrantes del norte de Africa, unas a 30 personas. Luego llegaron otros inmigrantes del norte de Africa a Tiberiades, a Safed y a Hebrón.

    Pequenos grupos de inmigrantes de los paises del este, se asentaron en Jerusalem. En los años 20 del siglo 19, especialmente durante las guerras en Grecia, aumento la aliá de los países Balcanes.

    La aliá de Turquía, y en especial de Constantinopla y Salónica, trajo conjuntamente sabios y comerciantes de buena posición, que pasaron sus negocios a Jerusalem.

    La aliá de los países del norte de Africa aumentó especialmente en los años 30 del siglo 19.

    En 1810 llegaron a Tiberiades los primeros inmigrantes de Kurdistan y desde ese entonces continuaron llegando a diferentes lugares del país.

    En épocas de conquista egipcia (1831 – 1840) llegó la inmigración de los países islámicos a su cima y la comunidad sefaradí en la tierra de Israel se expandió y acrecentó. A raíz de esta aliá se renovó el asentamiento judío en Iafo.

    La gran crisis ocurrida se debió al terremoto de 1837. Principalmente se dañaron las ciudades de Safed y Tiberiades y muchos habitantes judíos murieron al derrumbarse sus casas. La ciudad más perjudicada fue la de Safed. Muchos de los sobrevivientes decidieron abandonar la capital de la galilea Safed y pasaron a Jerusalem. Dentro de la comunidad judía se dijo que de la destrucción de Safed se construyó Jerusalem.

    A principios del siglo 19 comenzaron a venir los primeros inmigrantes del oeste y centro de Europa, y principalmente de Alemania. Esto fue una reacción al gobierno alemán que se negaba a otorgar igualdad de derechos completos a los judíos.

    Esta inmigración era diferente a las demás inmigraciones de Alemania. La mayoría de estos inmigrante eran sabios jóvenes que inmigraron para huir de la asimilación.

    Ellos no precisaban ayuda monetaria para su absorción, el más destacado entre ellos fue Rabi Iosef Swartz que escribió el libro “Tvuot Haaretz” que debate sobre investigaciones acerca de la tierra de Israel.

    A partir de los años 60 del siglo 19 se fortificó la corriente de inmigrantes del este de Europa específicamente de Rusia. La situación de seguridad en Israel había mejorado.

    En el año 1882 vivían en la tierra de Israel unos 25,000 judíos, frente a 6,500 en 1839. El año (1882) destaca el comienzo de las aliot de los jalutzim: la “primer aliá”, “la segunda aliá” y así en adelante hasta el establecimiento del Estado de Israel. – Ver próximo capítulo.

    El antiguo asentamiento - Ishuv haiashan

    El antiguo asentamiento – Ishuv haiashan

     

    Es el termino que define a los habitantes, que inmigraron a la tierra de Israel a principios del siglo XVIII, con el comienzo de las inmigraciones organizadas de Europa (las inmigraciones de los jasidim y de los prushim). El uso de este termino es del comienzo de los años ochenta del siglo XIX por las personas de la “primer inmigración” que pidieron que se realice una diferencia entre ellos y los habitantes veteranos. La palabra “iashan” tiene también un significado de valor, pues ella viene a demostrar un acercamiento a los antiguos valores en contraposición a los valores modernos. Se pueden diferenciar varias características del antiguo asentamiento hasta los años 80. La base ideológica – religiosa que colocaron los fundadores del antiguo asentamiento – los jasidim y prushim – sirvieron como base moral también en épocas posteriores. El antiguo asentamiento se concentró principalmente en “cuatro ciudades santas” – Jerusalem, Hebrón, Safed y Tiberiades. Las personas del antiguo asentamiento se reconocían por su apariencia exterior con en el rito ultra ortodoxo – con sus ropas jasideas o lituanas – prushim, como era la costumbre en los estratos paralelos en el oriente de Europa.

    Las personas del ishuv haishan se organizaron en un sistema de “kolelim” y fueron ayudados a sustentarse con el dinero de la “jaluka”. En el antiguo asentamiento existía una corriente importante, que se oponía de manera intelectual o en intereses económicos a cada senal de renovación y cambio de la situación existente. Las circunstancias y acontecimientos externos actuaban contra esta corriente. En los años treinta del siglo XIX se fortificó la demanda para el cambio de forma de vida y en los años 50 y 60 se crearon grupos que adoptaron una educación moderada, la salida de las murallas y la construcción de los barrios. El apoyo a esta idea provenía principalmente de las nuevas ideas de trabajar la tierra y asentarla. Estas ideas se concretaron, y así avanzó el nuevo asentamiento. Hubieron aldeas y concentraciones urbanas del nuevo asentamiento que se identificaron con el camino y la forma de vida del antiguo asentamiento.

    Las personas de la segunda aliá, que se encontraban en disputa con las personas de la primer aliá, los apodaban con el nombre de “ishuv haishan”. Por el proceso de secularización del nuevo asentamiento y el enfrentamiento a la forma de vida del antiguo asentamiento, éste último se levantó en contra. Los ataques fracasaban por que la forma de vida del nuevo asentamiento se fortificaba y a su vez el antiguo asentamiento sufría un desmoronamiento interno de su sistema social. De esta manera el antiguo asentamiento perdía su posición de primogénitos dentro de los judíos que habitaban la tierra de Israel, y por otro lado se fortificaban las fuerzas conservadores que defendían su sociedad de las influencias externas.

    El pueblo y su tierra en el correr de las generaciones

    El pueblo y su tierra en el correr de las generaciones

    ¿Cómo cuidó el pueblo judío la relación con su tierra?

     

    Continua Aliá

     

    La destrucción del segundo Templo en el año 70 e.c. trajo como consecuencia una disminución de la aliá a Israel y a Jerusalem. A pesar de esto los judíos lucharon siempre y sacrificaron sus almas para llegar a la ciudad santa.

    Una extensa descripción de la aliá de los judíos luego de la destrucción del Templo se encuentra en midrash raba, que fue escrito en los siglos cuatro y cinco. Este midrah explica el versículo de Salmos (42, 5) “Recuerdo tales cosas, y se me desgarra mi alma. Recuerdo cómo pasaba adelante con la muchedumbre, caminando con ellos a la Casa de D’s, con voces de alegría y alabanzas. – Rabi Iuden y Rab Nejemia explican: dijo la congregación de Israel ante el Santo Bendito Sea: anteriormente me conducía a los pies de la sombra del D’s bendito sea, y ahora me conduzco a la sombra de otros reinos”.

    “Mogdon (los bizantinos) eran difíciles más los ismaelitas eran prudentes”. Estas palabras resumen el cambio que acaeció en la tierra luego de la conquista de los árabes en el año 640.

    El midrash eretz israelí de la segunda parte del siglo séptimo expresa los cambios que se produjeron en la tierra con el ascenso del islam y junto con ellos los cambios en el mapa de Israel:

    En esta época se terminaron los decretos contra la religión y las obligadas conversiones al cristianismo, se estableció la libertad de cultos y los judíos pudieron formar su propia kehilá.

    En las primeros siglos del mandato árabe (siglos séptimo y octavo) se produjo una gran aliá y un gran asentamiento de judíos. Los judíos de la diáspora veían a Israel como más que un centro espiritual. Muchos de ellos construyen allí sus hogares y sus futuros.

    El 15 de julio de 1099 los cruzados conquistaron Jerusalem y mataron a casi todos los judíos y musulmanes que se antepusieron en sus caminos. En vísperas de la conquista la ciudad contaba con 30,000 habitantes. Algunos meses después descendió el número por debajo de mil.

    A Jerusalem en la cual los judíos se podían contar con los dedos de una mano, llega en el año 1141 Rabi Iehuda Halevi. Sin lugar a dudas, que no vivió mucho tiempo en el lugar. Según la leyenda fue atropellado por un jinete árabe en el momento que componía el poema de “Sion alo tishali” al lado del Muro de los Lamentos.

    Veinticinco años después de haber llegado Rabi Iehuda Halevi, llega a Eretz Israel el gran sabio de la edad media – el Rambam, Rabi Moshe Ben Maimon, que continuó de Jerusalem al Cairo en la cual vivió largos años. A pesar que en su libro “Mishe Torá” no destaca el precepto de venir a Israel como una de los 248 preceptos positivos, dice que no se debe esperar la llegada del Mesías para venir: “no existe tiempo para la venida del Mesías que se dependa de él y se diga que está próximo o lejano”. La esperanza de la redención no es una esperanza en vano – sino que se puede concretar.

    Los Promotores del Sionismo

    Los Promotores del Sionismo

     

    El movimiento sionista no comenzó con Pinsker y Hertzel, a ellos se les antepusieron pensadores con ideas similares y hechos concretos.

    Estas personalidades fueron una introducción al movimiento en el aspecto ideológico y concreto. Estos pensadores sionistas fueron encontrados fuera de lo común en su medio judío, entre ellos el rabino Tzvi Kalisher que vivió la mayoría de sus años en una pequeña ciudad de Prusia, el rabino Iehuda Alkalai, nacido en Sarajevo y educado en la ciudad de Zamlin, por último llegando a la tierra de Israel, y Moshe Hess nacido en Alemania y que pasó de Inglaterra a Francia en la cual murió.

    El común denominador de estas tres personalidades es que alentaron la inmigración a la tierra de Israel de países en los cuales no habían igualdad de derechos, ellos creían que en la tierra de Israel se levantará una nación judía que será esplendor para los pueblos.

    Iehuda Leiv Pinsker (1821 – 1891)

     

    “Para que no tengamos que deambular de un exilio a otro necesitamos tener una tierra de refugio amplia y que sustente a los duenos, un lugar de concentración que nos pertenezca”. Así escribió Pinsker en su libro “Auto emancipación”, un libro que fue publicado en 1882 y sobre el que dijo Hertzel “si hubiera leído la Autoemancipación no hubiera escrito “El Estado Judío”.

    Pinsker era uno de los grandes asimilados de Rusia que se volcó al sionismo. El estudió leyes y cuando vio que no podía ejercer se dirigió a la medicina. Los incidentes del año 1881 estremecieron a Pinsker que llegó a la conclusión que no existe ninguna posibilidad que los judíos se incorporen a la sociedad rusa o cualquier otra sociedad. El libro de Pinsker conmovió al oriente de Europa y dos años después de la publicación se congregó una asamblea del movimiento “Jovevei Sion” en el cual fue elegido como secretario del movimiento “Jibat Sion”, cargo que desempenó hasta sus últimos días.

    Jibat Sion

    Jibat Sion

     

    Es un movimiento popular que comenzó a mediados del siglo XIX cuya finalidad era retornar a Sion y renovar la forma de vida del pueblo judío en su antigua patria – la tierra de Israel. A Jibat Sion se le antepusieron planes e ideas de particulares. Del libro de Pinsker “Autoemancipación” se extrajo la idea de este movimiento que fue publicado en Septiembre 1882. El movimiento funcionó entre los años 1881-1896 a causa de los disturbios que existían en Rusia en los años 1881-1882 que eran conocidos como “Tormentas del Neguev”. La principal actividad de Jibat Sion era en el oriente de Europa y en menor escala en el occidente. Los miembros del movimiento se abstuvieron de actividades políticas y se dedicaron solamente a la inmigración y al asentamiento. Los primeros inmigrantes de la primer inmigración eran integrantes del movimiento Jovevei Sion, ellos confiaban que el crecimiento en el número de habitantes establecería bases para el resurgimiento de un estado para el pueblo judío.

    El fundamento del movimiento Jibat Sion era los grupos de “Jovevi Sion” que funcionaron en los años 80 y 90 del siglo XIX.

    La primer asamblea de los grupos de Jovevei Sion fue congregada en Katovich en 1884 En ese momento Moshe Montefiori festejó su centenario y es por eso que fue llamada “mazkeret moshe”. La asamblea decidió luchar contra la asimilación, preparar una pronta inmigración a Israel, y recolectar dinero para los nuevos inmigrantes a Israel.

    En las posteriores asambleas hubieron confrontaciones entre la corriente religiosa y la laica – intelectual, siendo que la orientación nacional – cultural puso su sello. Jovevi Sion ayudaron en parte a las primeras aldeas – Petaj Tikva, Gedera, Beer Tuvia y otras y también a instituciones educativas y culturales, Jovevei Sion crearon el Comité Odessa, que tenía representaciones en Israel con el nombre “haVaad Hapoel shel Jovevei Sion”. Con la aparición de Hertzel y la creación del movimiento sionista muchos de los integrantes de Jovevei Sion se unieron a este movimiento.

    Bilu

    Bilu

     

    Son las iniciales del versículo ” Bet Iaakov leju venelja” – Oh casa de Jacob! Ven y andemos – (Isaías 2,5) era un movimiento de jóvenes judíos de Crakovia, Rusia de comienzos de 1882. Cientos de integrantes se unieron en un corto plazo. Los fundadores del movimiento en Jarkov la llamaron en un principio Dabiu iniciales del versículo “daber el bnei Israel vaisau” – Diles al pueblo de Israel y viajaron – y en un corto plazo adoptaron en nombre de Bilu y ambos fueron llamados biluim.

    La finalidad del movimiento era la inmigración a Israel, crear aldeas y ser ejemplo para los demás jóvenes y para los judíos en general. Los integrantes de bilu activaban en contra de la corriente central – ellos preferían inmigrar a Israel en vez de Estados Unidos como estaba de moda en la época.

    En la primavera de 1882 llegó el primer grupo de bilu, 13 muchachos y una muchacha. Ellos habitaban en las afueras de Iafo y trabajaban en mikve Israel – la primer escuela de agricultura fundada en 1870. Luego de la muerte de Karl Neter algunos pasaron a Jerusalem y otros se unieron a Rishon Letzion.

    En 1883 en Israel habían 33 javerim de Bilu que se concentraban en dos lugares: en Rishon Letzion y en la aldea de Gedera que fue creada por ellos en 1884. La influencia del movimiento Bilu se destacó de una manera especial pese a su escasa cantidad de integrantes. Se convirtieron en un modelo para jóvenes intelectuales en bien de Eretz Israel.

     

    El juicio de Dreyfus

    El juicio de Dreyfus

    El capitán Dreyfus, judío francés, fue acusado y castigado como consecuencia de calumnias, de haber vendido secretos militares al ejército alemán a cambio de soborno. En el año 1884 y luego en el año 1889 fue juzgado a cadena perpetua y le quitaron su rango militar, fue exiliado a la “Isla del Diablo” en el océano Pacífico. El juicio fue acompanado por una gran provocación de antisemitismo.

    A pesar que se sabía que el verdadero traidor era el capitán Astrahasi los cabecillas del ejército y los encargados del contra espionaje francés acusaban a Dreyfus, que era inocente.

    El conocido escritor francés Emilio Zola fue en ayuda de Dreyfus y publicó el famoso documento “Yo acuso”, que despertó una confrontación pública para descubrir la verdad y probar la inocencia de Dreyfus. El juicio se volvió a realizar, Dreifus fue declarado inocente, y sus derechos le fueron devueltos

    El juicio de Dreyfus y la provocación antisemita influyeron en el reconocimiento nacional de las declaraciones de Hertzel, que había sido enviado como corresponsal para cubrir el juicio. El libro de Hertzel, “El Estado de los Judíos”, fue escrito después de haberse encontrado a Dreyfus culpable.

     

    Biniamim Zeev (Teodoro) Hertzel

    Biniamim Zeev (Teodoro) Hertzel (1860 – 1904)

    Escritor y político, padre del movimiento sionista y creador del sionismo político. Desde su juventud se encargó de la problemática judía – de la persecución de los judíos y el antisemitismo.

    El juicio de Dreyfus lo llevó a la conclusión que la problemática judía se solucionará solo por el camino político – nacional. En 1896 publicó su libro “El Estado de los Judíos”.

    El trató de interesar a los barones, Rotchild e Hirsh, pero sin mayor éxito.

    En 1896 comenzó a publicar el periódico sionista “Di Velt”.

    En 1897 realizó el primer Congreso Sionista en Basilea, en el cual se establecieron los fundamentos de la Organización Sionista.

    En los años 1898-1902 se crearon las Instituciones Económicas: “Otzar Itiashvut Haiudim”, y el “Keren Kaiemet”.

    En los años 1896-1901 procuró conseguir del Sultán turco el charter – los derechos reales – para establecer un estado judío en la tierra de Israel. El procuró ayuda del emperador alemán, con el cual se reunió en Israel en 1898. En 1902 se reunió con el Sultán turco Abd el Jamid. El plan fracasó. En 1902 apareció su libro “Altneuland” (en hebreo Tel Aviv), que era una novela romántica del surgimiento de Israel. En los años 1902-1904 negoció con Gran Bretaña por el asentamiento de judíos en Chipre o en la península del Sinaí.

    Luego de los pogromos de Kishinev en 1903 visitó Rusia y pidió del gobierno ayuda para la inmigración de judíos. En el sexto congreso dio a conocer la propuesta de los ingleses de asentar a los judíos en Uganda, como una solución transitoria. Esta propuesta fue rechazada. Los judíos del oriente de Europa a pesar de sus sufrimientos y persecuciones se opusieron terminantemente a renunciar a Sion aunque solo sea de forma temporaria. Su trabajo forzado debilitó su salud y falleció en Viena, donde fue enterrado. De acuerdo a su testamento, en 5749 – 1949 sus restos fueron traídos a Israel, hoy en día depositados en el Monte de Hertzel. Los bosques de Ben Shemen, la ciudad de Hertzlia y la primer escuela en Tel Aviv Hertzlia llevan su nombre.

    El estado judío

    “El estado judío”

     

    “El estado judío – es una solución moderna a la problemática judía”, es un cuadernillo de Hertzel en el cual analiza la problemática de los judíos llegando a la conclusión que si los pueblos del mundo continuarían albergando entre ellos al pueblo de Israel, distinto en religión y costumbres, el antisemitismo aumentaría y así crecería el despertar de una nación judía, tarde o temprano necesitarán las naciones del mundo encontrar una solución adecuada al pueblo judío, y la única solución a la problemática judía es de la “creación de un estado de judíos”. La manera de realizar esto sería dar una “franja de tierra, que sea suficiente para las necesidades básicas de nuestro pueblo, de todo el resto nosotros nos ocuparemos”. Este librillo fue publicado en febrero de 1886 y en él, Hertzel propone el plan de crear un estado que visionó, sus organizaciones e instituciones. La aparición de “el estado judío” despertó una gran conmoción dentro de la juventud nacional europea oriental y también los del occidente se unieron a él, así como Max Nordeau, Israel Zingwill y Bernard Lazar. Pero la mayoría del judaísmo oficial y rabinos (“rabinos de protesta”) en el centro y occidente de Europa se oponían a él. Este librillo fue traducido al hebreo en varias oportunidades.

     

    Sionismo, movimiento sionista

    Es un movimiento nacional judío que impulsa al retorno del pueblo judío a su histórica patria y la renovación de una vida espiritual, política y económica en un estado judío independiente.

    Al parecer la palabra sionismo proviene de la palabra Sion, pero ésta de hecho no es una palabra hebrea, sino una traducción del alemán. El doctor Natan Birenboim adoptó por primera vez este término en 1883 en su diario, que fue el primer periódico nacional sionista en alemán. La palabra “sioni” aparece en varias oportunidades anteriores en hebreo, con el significado de eretz israelí. Ajad Haam en su respuesta al primer congreso dijo: “a pesar que hasta entonces han llamado a la idea sionista “Jibat Sion” desde ahora la llamaran “Sionut”. Los más precavidos temen, que exista otra posibilidad de equivocarse es por eso que se pronuncia su nombre en la forma extranjera “tzionismus” –“. Aún en los días que ya estaba enraizado el término, Najum Sokolov escribe en respuesta al “estado judío” de Hertzel, que Hertzel “no es ni sionista ni argentino”, quiere decir que Hertzel no predica al asentamiento en Israel ni en Argentina.

    No fue fácil la “adaptación” de la palabra al hebreo. En 1894 escribió el dramaturgo Eljanan Leiv Levinsky: “En Jibat Sion o como se dice ahora, en el movimiento sionista”. Se pueden encontrar ejemplos que testifican la dificultad de “digerir” esta palabra en hebreo, y especialmente en hebreo del siglo anterior, que estaba arraigada e imbuida de valores en todos sus niveles. En un principio el sionismo se presentó como un movimiento político, un poco oculto. La revolución comenzó con la presencia de Hertzel, específicamente con el primer congreso sionista.

    La finalidad del primer congreso sionista, según Hertzel, era de apartar al movimiento Jibat Sion del ámbito político, como fue definido en el plan de Basilea. Es por eso que muchos de los dirigentes del movimiento Jibat Sion se revelaron, ellos querían continuar con los asentamientos sin tendencias políticas en un corto y largo plazo. Hertzel supo separar entre su movimiento y el movimiento Jibat Sion, al definir el término de sionismo como un movimiento político que desea “encontrar un refugio seguro aceptado para el pueblo de Israel en la tierra de Israel”. Desde ese entonces se diferencia entre el movimiento de Jibat Sion del sionismo político. Con el correr del tiempo se unieron nuevas corrientes: el “sionismo sintético” de Weitzman, el “sionismo realizador” y otros. Incluso existe el “Sionismo” entre comillas que a diferencia del sionismo realizador, solo se ocupa de discursos y honores.

    Herzel definió al sionismo de la siguiente manera: “el sionismo no es un partido. Se puede llegar a él de todos los partidos, pues ella pertenece a todos los partidos de la vida del pueblo. El sionismo es el pueblo judío en camino”.

    El movimiento sionista formuló en el congreso sus bases y finalidades – teniendo en consideración las condiciones políticas internacionales de aquellos días – en el llamado “plan de Basilea”. Más la fuerza se descubrió no en declaraciones sino en los hechos concretos con negociaciones políticas (que en un principio nos decepcionó pero con el tiempo dio sus frutos, como la declaración de Balfour), y una constante inmigración, asentamientos, aldeas y en iniciativas sociales y espirituales en Israel.

    En un principio el movimiento tuvo disputas en las calles judías con otras corrientes – opositores, enemigos, disidentes – “de derecha y de izquierda”. El movimiento sionista fue el que dirigió la lucha contra la asimilación, con el anhelo de una posible solución a la problemática judía y del judaísmo en la diáspora.

    En un principio el sionismo era una corriente nacional que incluía distintas ramas sociales y espirituales, y de aquí la diferencia entre el sionismo “político” “espiritual”, “religioso”, “general”, “socialista”. De aquí surgieron movimientos y partidos. Alrededor de esta insignia se congregaron miles de jóvenes. Los pioneros realizadores y las actividades educativas fueron los que salvaron a millares de la destrucción y aniquilamiento nacional. pero sin duda, su máximo logro fue la creación del Estado de Israel.

     

    Corrientes del sionismo

    Corrientes del sionismo

    En los primeros días del movimiento sionista se acostumbraba agregar la palabra “sionista” un adjetivo que atestiguaba las distintas corrientes y sus formas de llevar a cabo esta ideología.

    Sionismo político – era la corriente de la cual Hertzel era su representante, que tenía necesidad de sintetizar su labor en primer lugar a una acción política, la de conseguir el charter (edicto de derechos políticos) para posibilitar la acción en Israel con la aceptación de una potencia y su respaldo, como condición para el establecimiento de un hogar Nacional Judío.

    Sionismo realizador – era la corriente de un movimiento sionista que demandaba la inmigración a Israel, crear asentamientos, consolidarse en el aspecto económico sin condicionar esta actividad con la obtención de derechos políticos. Esta corriente fue liderada por Menajem Ussishkin.

    Sionismo sintético – esta corriente del sionismo se consolidó luego de la primer guerra mundial, el representante era el doctor Jaim Weitzman, era una corriente para equilibrar entre el sionismo político y el realizador. Los fundamentos de este sionismo eran: realización política, flexibilidad en la búsqueda de un común denominador de todas las ideas sionistas.

    Sionismo religioso – era la corriente del movimiento sionista cuyos pensadores eran los rabinos Alkalai, Kalisher, Mohiver y Hanetziv (Naftali Tzvi Iehuda Berlin). En el fundamento de esta corriente se entrelazaron la religión con el nacionalismo judío, el anhelo de devolver al pueblo de Israel no solo libertad política sino también su Torá. un judaísmo de preceptos era una condición para la existencia de un pueblo en su tierra.

    Sionista socialista – esta corriente puso como fundamento la igualdad social en la nueva sociedad que estaba creado en la tierra de Israel. El fundador de esta corriente fue Najman Sirkin que creía que el sionismo era una necesidad histórica – económica para el pueblo judío y para el trabajador judío que se le ha otorgado la responsabilidad histórica de liberar a su pueblo. De esta idea sionista – socialista se crearon varios movimientos juveniles, movimientos de asentamientos y partidos políticos en el estado.

    Sionismo espiritual – este pensamiento nacional judío moderno con ideología sionista fue creado y fundado por Ajad Haam. A su modo de ver el surgimiento nacional del pueblo de Israel será a través de creaciones espirituales judías sobre la tierra de Israel – la patria histórica del pueblo. Ajad Haam no creía en la posibilidad que en la tierra de Israel se pudiera albergar a todas las masas de Israel. Según él, el sionismo no debería dar una solución económica del pueblo sino a la problemática espiritual.

    Sionismo revisionista – esta corriente creada por Zeev Zabotinsky que en 1925 quiso modificar la prudente idea de Jaim Weitzman (ver sionismo sintético). Entre las metas del sionismo revisionista: presionar constantemente a Gran Bretana para formar un estado judío en los dos lados del Jordán, obtener mayoría de judíos en la tierra de Israel, preparación de un ejército para la juventud, una posición agresiva ante Gran Bretana. De las filas del sionismo revisionista se crearon los movimientos de Etzel y Leji.

    Sionismo general – Hasta los años 20, así eran apodados los sionistas que participaban de los congresos sin pertenecer a un partido. Con el correr de los años se consolidaron los “sionistas generales” a movimientos ideológicos y eran representantes de la organización sionista general que era un partido central en la organización sionista. Sus fundamentos eran: sionismo al estilo Basilea sin agregados ideológicos, y que el sionismo obtenga la primicia ante todo interés tanto de partidos como individual disciplina nacional en cada acto sionista.

    La inmigración a la tierra de Israel

    La inmigración a la tierra de Israel

    en la época moderna

    Introducción

    A lo largo de todas las generaciones a partir de la destrucción del segundo Templo (en el año 70 e.c), la aliá de judíos de la diáspora a Israel se realizó en forma continua.

    Los inmigrantes de Yemen y las primeras inmigraciones que llegaron en los años 1881-1882 eran parte de una corriente continua y perseverante, algunas veces más fuerte y otras más débiles de judíos que lo sacrificaban todo por asentarse en la tierra de Israel. El sionismo que surgió en el siglo 19, tenía a la aliá como meta fundamental de todo judío.

    La primera aliá

    La primera aliá

     

    Los primeros inmigrantes a Israel en los años 1882-1903 fueron conocidos como primera aliá, a pesar que años antes no había cesado la inmigración a la tierra santa.

    La justificación del nombre se debe a que esta aliá era diferente de las anteriores tanto por sus objetivos, por su cantidad y por ser la base para la creación de un centro judío en Israel.

    Una importancia especial tuvieron la creación de 25 aldeas agrícolas, que fueron consideradas por los padres del movimiento “jibat tzion” y sus integrantes como símbolo de renacimiento nacional. Luego de la primera aliá el número de judíos en Israel llegó a 55,000 en los poblados, 5,000 en Iafo (que era “el centro del ishuv hajadash) y el resto en “ciudades santas” (la mitad en Jerusalem).

    Más del 90% de los inmigrantes llegaron del este de Europa, especialmente de Rusia, ya que allí en 1881 surgieron pogromos a los judíos (“tormenta del neguev”) que provocó una gran emigración del lugar. Una minoría llegó de países islámicos. La mayoría eran provenientes de familias humildes, a excepción del grupo de Bilu.

    El logro mayor de esa época fue la creación de 25 aldeas en todo el territorio, desde Metula en el norte y hasta Beer Tuvia en el sur. La mayoría de ellas ayudadas por el barón de Rotchild, que invirtió en ellas cantidades considerables y de esta manera creó una base para el asentamiento judío agrícola.

    La manera que fueron manejadas las aldeas despertaron oposición y angustia de parte de los colonizadores. En el año 1900 el barón transfirió la dirección de las aldeas a manos de una sociedad llamada “Ika”, que continuó con el asentamiento en especial en la baja galilea. En los primeros a?os de aliá se produjo un desarrollo en el ámbito de la educación y el uso del idioma hebreo, con el apoyo del movimiento “Jibat Tzion”.

    Paralelamente con el comienzo de esta aliá, comenzó poco tiempo después, una aliá de Yemen – llamada “eale batamar”.

    Personalidades de la primera Alia

    Eliezer Ben Iehuda (1858 – 1922)

     

    Con el correr de la historia le fue asignado el apodo de “renovador de la lengua hebrea” y sin lugar a dudas su aporte ha sido fundamental.

    Ben Iehuda inmigró a Israel en 1881, se asentó en Jerusalem con su esposa Debora. Ellos se prometieron que en el hogar hablarían solo en hebreo. En su primer año en Jerusalem fundó junto con sus amigos la asociación “el renacimiento de Israel” que pregonaba el asentamiento agrícola. En 1884 fundó el periódico “Hatzvi” que se mantuvo en sus diferentes versiones hasta 1915.

    En Januca de 1893 fue detenido por los otomanos después de haber sido inculpado por personas del ishuv haishan de querer provocar rebelión en contra del gobierno.

    Ben Iehuda apoyó el “plan Uganda”, cosa que lo llevó a aislarse de los movimientos sionistas y es por eso que se dedicó cada vez más a la escritura de un diccionario completo del hebreo antiguo, labor que no pudo culminar por causa de su muerte en 1923. El diccionario fue completado por su segunda esposa, Hemda y su hijo Ehud Ben Iehuda.

    El Barón Edmond (Abraham Biniamin) Rotchild (1845 – 1934)

    Era banquero y generoso. En mérito a sus actividades en Israel fue llamado “el padre del asentamiento” y “el conocido benefactor”. Con motivo de los pogromos en Rusia y la influencia que poseía en él, el gran rabino de Francia, el rabino Tzadok Cohen, comenzó a interesarse en la problemática de Israel.
    En consecuencia de las conversaciones con el rabino Shmuel Molhiver y enviados de la colonia Rishon Letzion, tomó bajo su responsabilidad las colonias y se ocupó de sus necesidades. Adquirió grandes terrenos en el este y oeste de Israel, en Joran y en el Golan. Fundó nuevas colonias, estableció las bodegas en Rishon Letzion y en Zijron Iaakov y creó establecimientos que fueron piedra fundamental en la obra sionista.
    Por motivo de conflictos entre funcionarios de Rotchild y los colonizadores, transfirió en el año 1900 su obra a “Lika”, una empresa judía para el asentamiento (que fue fundada por el Barón Hirsh en 1891 en Inglaterra). En el año 1925 fundó el “Pika” – asociación para el asentamiento de judíos en Israel – y nombró a su hijo Jaims como presidente.
    Luego de la declaración de Balfour cooperó con los dirigentes sionistas y fue presidente de honor de la Agencia Judía. Visitó Israel cinco veces y fue recibido con honor y gloria.
    En 1954 fueron traídos sus restos y los de su esposa a Israel y fueron enterrados en Ramat Hanadiv, cerca de Zijron Iaakov.
    En su nombre fue llamada el poblado de Biniamina y por su esposa la aldea Givat Ada.
     

    La segunda aliá
    La segunda aliá
    La mayoría de los inmigrantes vinieron de Rusia. La causa directa fueron los disturbios de Rusia de 1903 (Kishinev, Homel) y la revolución en 1905, la crisis causada y los disturbios que ocasionó. La inmigración fue en su mayoría de jóvenes para trabajar como obreros pagos en las aldeas y luego en asentamientos. El lema principal era “conquistar el trabajo”. En esa época se estableció el movimiento “Hashomer” y se creó la base del poblado obrero – la colectividad de Sejera inmigró a un juni y establecieron el primer grupo Degania.
    En la segunda aliá inmigró también Iosef Trumpeldor. El establecimiento del grupo rumani (Rusia), tenía como fundamento crear en Israel poblados colectivos, al lado de antiguas colonias.
    Se hizo un intento por crear “asentamientos obreros”, eran como barrios agrícolas para los obreros asalariados, al lado de Iafo, se creó Tel Aviv, en un principio el barrio de Ganim con el nombre de “Ajuzat Bait”, luego “la primer gran ciudad hebrea”, se expandió la lengua hebrea y se crearon fuentes educativas modernas (secundario Hertzlia y el secundario hebreo en Jerusalem). Hubo confrontaciones públicas por utilizar el hebreo como la única lengua de ensenanza.
    En aquellos años se crearon obras de forestación cuando en Ben Shemen se plantó el “Bosque Hertzel” (1908). Luego de tres años Ioshua Jankin “el redentor de las tierras” adquirió terrenos para el Keren Kaiemet. Poetas y novelistas jóvenes comenzaron la base de una literatura israelí nueva, aparecieron periódicos que alentaron a la creación artística. Se crearon partidos obreros (“Hapoel Hatzair” “Poalei Tzion”) y se realizaron los primeros intentos para una organización a-política (“organizaciones agrícolas”).
    En la primer guerra mundial – días de sufrimiento y angustia – hubieron demostraciones de ayuda mutua y se crearon nuevas colonias – el grupo de la alta galilea. Con el comienzo de la conquista británica el grupo Nili se voluntarizó para sus tropas.
     
    Artur Rupin (1876 – 1944)
    Ecónomo y sociólogo, nacido en Prusia, fue el diseñador de los asentamientos sionistas en la tierra de Israel (1876 – 1943). En 1904 publicó una investigación social sobre “los judíos de nuestros días” que fue la primera en su especie y la base para su gran publicación “La sociología de los judíos” que se editó en 1930 (edición hebrea 1932-1934). En los años 1902 – 1907 era el director del instituto de estadística y demografía judía, fundada por Alfred Nusig y realizó una estadística de posibilidades de asentamientos sionistas en la tierra de Israel.
    En 1908 recibió el cargo de jefe de departamento de la organización sionista en Iafo. Este establecimiento se fundó para realizar actividades de la organización sionista, no solo en el ámbito político sino también hechos concretos.
    Los comienzos fueron sencillos, pero Rupin que era un hombre metódico trabajó en base a sus propias estadísticas. Le era evidente que existían dos puntos centrales en la obra sionista – la formación de una mayoría judía en Israel y la adquisición de terrenos. La resolución de Rupin era de dejar a los colonos decidir sus formas de asentamientos y apoyarlos bajo todo tipo de condiciones. Era de gran importancia la ayuda mutua entre el nuevo asentamiento, trabajador y la organización sionista. En 1916 Rupin fue deportado a Constantinopla por el gobierno militar turco, volvió a Israel en 1920 y se unió a las actividades sionistas.
    En el período del mandato de Waitzman, hasta 1931 Rupin era miembro del poder ejecutivo sionista (restando un corto período de 1927 – 1928) y era encargado del asentamiento en Israel. En 1933 Rupin volvió al poder ejecutivo de la Agencia Judía y tomó parte de la organización de asentamientos de los inmigrantes alemanes.
    La problemática relación con los árabes preocupaba en demasía a Rupin. Al principio no lo vio como un problema pero al finalizar al primer guerra mundial, cuando la situación se tornó grave, trató de buscar un posible camino para llegar a un acuerdo con los árabes – quiere decir que se debe dirigirse hacia una solución de un estado bi-nacional. Estuvo entre los fundadores del grupo “Brit Shalom” y la dirigió en los años 1925 – 1929. Rupin fue profesor de sociología judía en la Universidad Hebrea de Jerusalem desde 1926 hasta su muerte.
     
    La tercer aliá
    La tercer aliá
    Fue la corriente de inmigración de los años 1919 – 1923. Luego de grandes y revolucionarios acontecimientos – primera guerra mundial, la revolución rusa, la declaración de Balfour y la conquista de Israel por los británicos.
    La mayoría de los inmigrantes eran jóvenes pioneros del este de Europa – de Rusia y de las naciones que anteriormente estaban bajo su gobierno. Esta fue la época de “las rutas” y luego fue el comienzo de la construcción de ciudades.
    Con la ayuda de organizaciones nacionales se realizaron actividades de preparación de terrenos – desecaron pantanos y se despedregaron tierras de las montanas y etc.
    Con los fondos del Keren Kaiemet se adquirieron tierras camino a Jerusalem (Kiriat Anavim). Ioshua Jankin adquirió dos padrones de tierra en el valle de Izreel y se redimió la tierra del valle de Zebulun.
    A raíz de esto se expandió el asentamiento: 31 colonias agrícolas, kibutzim y aldeas de trabajadores. Se estableció la organización general de trabajadores. Se organizaron instituciones de asentamiento hebreo – el consejo de electores y el consejo nacional.
    Al finalizar esta época se produjo una crisis económica y la consecuencia directa fue el cese de inmigración y la emigración. Al fin de la tercer aliá el asentamiento judío contaba con 83,000 almas.
     
    Cuarta aliá
    Cuarta aliá
    Luego de haber estado congelada la aliá y la desocupación aumentado, en el año 1924 comenzó a llegar una nueva ola de inmigrantes hasta 1928.
    Esta nueva inmigración tenía varios motivos, comenzando con la crisis económica y política anti-judía en Polonia y la rigurosa ley de absorción en Estados Unidos. La mayoría de los inmigrantes de Polonia eran de clase media: pequenos comerciantes, artesanos, tenderos y mediadores. Los de clase alta invirtieron su dinero en pequenas industrias, en comercio y construcción. El carácter de esta inmigración le dio el nombre de “la aliá de los kiosqueros”, también llamada la “inmigración de Grabsky” en nombre del ministros de economía polaco Vladislav Grabsky.
    Los inmigrantes contaban 60,000 personas, se ocupan de colonias agrícolas y en un corto plazo se establecieron los asentamientos de: Afula, Magdiel, Hertzlia, Bnei Brak, Ramataim y Kfar Jasidim. Vale destacar que también trabajaron en desecar pantanos y pavimentar rutas.
    Esta “cuarta aliá” se la recuerda por el gran crecimiento de Tel Aviv, que en dos años duplicó su población.
     
    La quinta aliá
    La quinta aliá
    Esta aliá contó con dos diferentes olas una de 1929-1935 en la cual se renovó la aliá del este de Europa, y también hubo un crecimiento en la aliá de los judíos de Alemania después del ascenso de Hitler al poder. Junto con ellos y después de ellos llegaron judíos de diferentes lugares del centro de Europa (Austria y Checoslovaquia). Estos son años de movimientos pioneros en la diáspora que se encuentran en la cima de su florecimiento. El Keren Kaiemet adquirió tierras en las llanuras de Bet Shean y desecó pantanos en emek Jefer. Se agregaron 160,000 personas al asentamiento y causaron un gran impulso en la construcción, que como tal no se no había conocido en el pasado. A Israel se unieron fuerzas jóvenes de trabajo y especialistas con experiencia en economía, organización en la vida cultural y artística. En los años 1932-1935 fueron años de glorai y rápido crecimiento económico.
    La segunda ola fue de 1936-1939. Eran los años de “joma umigdal”, años de lucha del asentamiento hebreo en Israel por su supervivencia a raíz de los enfrentamientos con los árabes y por los decretos del mandato británico. A pesar de estos obstáculos inmigraron a Israel 90,000 personas, entre ellos miles de manera ilegal. Cabe destacar la expansión y la consolidación de las obras de “inmigraciones juveniles”.
    Luego de la “quinta aliá” no se acostumbra a enumerar más las inmigraciones. Hubo una inmigración en la segunda guerra mundial: algunos – con permisos y la mayoría – de forma ilegal.
    Después de la guerra continuó la aliá – en su mayoría eran sobrevivientes de guerra que lo hicieron ilegalmente.
    Hatikva

    Hatikva

     

    El himno nacional del movimiento sionista y del estado de Israel, que fue compuesto por Naftali Hertz Imber 1856-1909. Imber era un bohemio, que toda su vida deambuló por Galicia, Rumania, Israel, Inglaterra y al final en Estados Unidos. Publicó poemas durante decenas de años que salieron en varias publicaciones. El nombre original del “hatikva” es “tikvatenu” escrito en Rumania. A lo largo de los años se realizaron modificaciones en el texto del poema comenzando desde la modificación del nombre hasta la estrofa de “lashuv leeretz avotenu” que fue cambiada por “eretz”. Estas modificaciones despertaron confrontaciones por falta de consentimiento, pero ya no se podían cambiar. El hatikva se empezó a entonar en Israel a principios de los años 90 del siglo anterior y este canto fue llevado a la diáspora por medio de Bnei Haishuv. Debieron pasar varios años antes que la organización sionista reconociera el himno, aunque era entonado al culminar los congresos sionistas.

    El reconocimiento “oficial” de la organización sionista del “hatikva” como himno fue en el congreso número 18 en 1933. El Estado de Israel aún no autorizó por medio de una ley el himno.

    No menos triste es la melodía del “hatikva”, hay quienes decían que son sonidos entonados por bocas de los campesinos de Moldavia, y hay quienes vieron este motivo en la composición de Smetana, y otros decían que era un rezo de judíos españoles.

    Durante muchos años existieron propuestas de cambiar el hatikva por otro himno pero todas las propuestas no consiguieron ocupar su lugar que fue consolidado por los judíos del mundo, incluso por los judíos del holocausto que lo entonaban antes de morir.

    El holocausto-La shoah

    El holocausto

    Seis millones de judíos fueron exterminados por los criminales nazis y sus ayudantes, con una destrucción que diezmo al pueblo judío europeo en la segunda guerra mundial. El holocausto no se lo puede compara con ningún acontecimiento en la historia de los pueblos. Un estado declaró la guerra de extermino a un pueblo que se encontraba solitario, débil y carente de medios para defenderse, los alemanes crearon máquinas de aniquilamientos, el exterminio de un pueblo estuvo fuera de todo intento humano.

    La vida de los judíos de tornó en imposible luego del ascenso de los nazis al gobierno alemán (1933). En el año 1938 fue “año decisivo”, en el mes de noviembre aconteció

    “la noche de los cristales rotos” (9-10/11/1938) en los cuales fueron destruidas decenas de sinagogas y se realizaron pogromos a los judíos.

    La invasión de Alemania en Austria y Checoslovaquia causó un gran da?o en las comunidades de dichos países.

    El 1 de septiembre de 1939 comenzó la segunda guerra mundial. En un principio los judíos fueron carcelados en guetos y en campos de concentración en los cuales estaban obligados a realizar trabajos forzados. Muchos de ellos murieron de hambre, epidemias, crueles experimentos “médicos”. En la “convención de vansa” que se estableció a principios de 1942 los nazis decidieron ejecutar el plan “la solución final”. La etapa principal aconteció luego de la invasión del ejército alemán a Rusia, y continuó hasta finalizar la guerras.

    En esta época los judíos fueron perseguidos en todas las tierras ocupadas en forma directa por los alemanes o por influencias del gobierno nazi.

    En estos momentos comenzaron las matanza sistemática a los judíos. Miles de ellos fueron dirigidos fuera de la ciudad y asesinados por disparos al lado de pozos que excavaron con sus propias manos. Se establecieron campos de extermino en Polonia. Los más grandes entre ellos eran los de Aushvitz y Maidanek.

    Durante el año 1942 fueron destruidos la mayoría de los guetos en Polonia y se asesinaron el 70% de los judíos. El exterminio en las cámaras de gas continuó hasta 1944, pero otras formas de matanzas continuaron aún después. Dentro de los 3,5 millones de judíos polacos fueron exterminados 2,850,000 almas hasta el fin de la guerra.
    La expulsión y el envío a los campos de concentración se realizó de diversas formas. A los judíos de Polonia se los catalogaba como “elementos sobrantes carentes de ocupación” que debían trasladarse al este. Los judíos del oeste de Europa se les comentaba que serán enviados a asentamientos judíos en el este.
    Las mentiras y calumnias eran cuidadas hasta el último momento – hasta la puerta de las cámaras de gas.
    A fines de 1942 llegó la noticia a los grandes guetos de Polonia sobre el destino que tuvieron los enviados a los campos de exterminio, pero estas habladurías fueron recibidas como poco creíbles – el cerebro humano negó la existencia de este espanto.
    Grandes comunidades judías de diversas tierras fueron exterminados sobre territorio polaco, en los campos de exterminio fueron aniquilados 90,000 judíos franceses, cerca de 40,000 judíos belgas. 115,000 judíos holandeses, 55,000 judíos yugoslavos y 65,000 judíos griegos. Así también se exterminaron la mitad de los judíos rumanos. El exterminio en Hungría comenzó tarde pero se realizó con un rápido ritmo.
    Cuando los alemanes se apoderaron de Hungría, Eichman consiguió mandar al exterminio 400,000 judíos.
    En la época del holocausto fueron asesinados 6,000,000 de judíos – un tercio del pueblo judío. Fueron destruidos cientos de comunidades judías y se perdieron tesoros valiosos de Tora, cultura y ciencia. Con la intención de borrar del mundo la vida judía, los nazis destruyeron sinagogas, casas de estudio de Tora, escuelas y cementerios.
    Los judíos que sobrevivieron el holocausto luego de esta época de asesinatos y exterminios, lucharon para ser merecedores de inmigrar y vivir una vida libre en Israel, creando el movimiento de inmigración ilegal.
     
    Ana Frank (1929 – 1945)
    Joven judía que fue ocultada de los nazis en el altillo de una casa de una familia en Amsterdam, Holanda. Al final ella fue encontrada y enviada a un campo de extermino donde murió. Durante dos años escribió un libro diario que fue publicado luego de su muerte y fue merecedor de fama mundial. Se escribieron sobre ella libros y películas de cine.
     
    Jana Senesh (1921 – 1944)
    Poetisa, agricultora y paracaidista (1921 – 1944). Ella formaba parte del grupo de paracaidistas que se voluntarizaron para salvar judíos europeos. A una temprana edad inmigró a Israel y se graduó en la escuela agrícola para jóvenes en Naalal. Se unió al kibutz Sdot Iam, y se enroló a las brigadas especiales del ejército británico para ser paracaidista en frentes ante el enemigo.
    En enero de 1944 fue lanzada en paracaídas en Yugoslavia con el nombre clave de “Agar”. Ella penetró en Hungría pero fue delatada y capturada por los nazis. En la cárcel de Budapest fue investigada con duros sufrimientos, condenada a muerte por los jueces húngaros y ejecutada a muerte. Jana Senesh no se dejó atar sus ojos ante su ejecución.
    Luego de su muerte se publicó su libro de poemas y entre ellos “Bienaventurado el fósforo” y “El Camino a Cesárea”. En 1950 sus restos fueron traídos al monte de Hertzel en Jerusalem.

    La lucha judía en la época del holocausto

    A pesar de las condiciones en las cuales se encontraban, muchos judíos opusieron resistencia ante la conquista nazi. Este enfrentamiento tuvo dos lados: oposición secreta y oposición evidente. La oposición secreta se basaba fundamentalmente en cuidar la semejanza humana en condiciones inhumanas. Esto se veía en el ámbito familiar, ayuda mutua, educación y cultura. La oposición evidente se basaba en tratar de escaparse y mezclarse entre la población no judía, unirse a los movimientos partisanos del este y oeste de Europa, se estableció una unidad de partisanos judíos y principalmente la consolidación de guerrillas y fuerzas combatientes en los guetos.

    Al frente del la lucha armada de los judíos en Polonia se encontraban los movimientos judíos guerreros, y en sus filas estaban los companeros de movimientos juveniles pioneros (Dror, Hejalutz, Hashomer Hatzair, Akiva, Gordonia, Hanoar Hatzioni), los representantes del Bund, Poalei tzion de derecha y de izquierda y comunistas judíos). El levantamiento del gueto de Varsovia simbolizó un acto de valentía y fue el primer levantamiento armado que estalló en Europa contra el gobierno nazi.

    Cabe destacar que cientos de miles de judíos se enrolaron a los ejércitos contra los nazis, entre ellos jóvenes que pasaron de unidades de guerrilla partisanas a luchar en ejércitos oficiales.

    Los fundamentos de la declaración de la independencia

    Los fundamentos de la declaración de la independencia

     

    En la tierra de Israel se ha establecido el pueblo Judío

    En cada generación y generación retornó el pueblo de Israel a la llamada de Sión. Abraham, padre de la nación fue ordenado “Levántate pues y anda a todo lo largo y todo lo ancho de la tierra, porque te la daré” (Génesis 13:17). Isaac su hijo, fue ordenado “No bajes a Egipto. Habita en las tierras que te indicarémora en esta tierra y seré contigo” (Génesis 26:2). A Iaakov, que la tierra lleva su nombre – Israel, le fue asegurado “La tierra donde estás acostado te la daré a ti y a tu simiente” (Génesis 28:13). Desde aquellos días aumentaron las confrontaciones sobre la tierra de los patriarcas – la tierra de Israel.

    La conquista de la tierra y asentar la misma fue la primera etapa luego de la salida de Egipto. La confrontación fue larga y continua, luego vinieron las guerras de la época de los jueces y los reyes hasta el exilio de Israel y el exilio de Judá después de la destrucción del primer Templo en el año 586 a.e.c.

    Luego del exilio de Asiria, Ezequias, rey de Judá, llamó al pueblo de Israel, a las tribus de Efraim y Menases retornar a D’s, volver al templo de Jerusalem y volver a “esta tierra”. En el largo exilio el profeta Ezequiel elevó “la visión de los huesos secos” y él se dirigió a los habitantes de la extrana tierra con el llamado “así dice D’s el Eterno: He aquí que abriré vuestros sepulcros oh pueblo Mío, y os traeré a la tierra de Israel” (Ezequiel 37:2).

    En el año 538 a.e.c. dio a conocer Ciró, rey de Persia, su declaración “Quienquiera que haya entre vosotros de todo Su pueblo – sea su D’s con él – suba a Jerusalén, que está en judea” (Esdras 1:3). A raíz de la declaración de Ciró inmigró una parte del pueblo a Israel y a Jerusalem. “Despierta, despierta vístete con tu fortaleza, oh Sion! Ponte tus hermosas vestiduras, oh Jerusalem” Nehemias, dirigente de aquellos que retornaron a Sión, convocó diciendo “Venid y reconstruyamos la muralla de Jerusalem”.

    Desde aquellos días, descritos en el libro de los libros, el pueblo de Israel fue constante con la relación a Sión y a su credo, porque solo en esta tierra, en la cual se encuentran las peculiaridades nacionales y espirituales, va a ser dirigido su futuro.

     

    Le fueron fieles….

     

    Muchos años la tierra de Israel estuvo gobernada por extraños. La destrucción del Templo en el año 70 e.c no llegó a desligar la relación y no impidió las añoranzas de los judíos hacia su tierra. La devoción del judío a la tierra proviene de sentimientos religiosos a la tierra santa y de las prohibiciones que fueron dadas por nuestros enemigos. A través de los intentos del pueblo de asentar la tierra, tanto el asentamiento fijo o el temporario, quería demostrar, tanto a los conquistadores como a los gobernantes extranjeros, que el pueblo de Israel pertenece a la tierra de Israel, y no hay quien desligue esta relación, y no existe nación o gobernante alguno que pueda invalidar del pueblo su espíritu y su orgullo. La vida cotidiana del judío en el exilio transformó la relación a la tierra de Israel en un fundamento básico que creó una chispa y formó la base de la existencia judía.

    El juramento de “Si se olvidara Jerusalem que se olvidare mi diestra” tanto en los rezos, costumbres, actos que acompanan al judío en los años de su vida, fue recibido como expresión fija. Luego de cada banquete, al pronunciar la “Bendición después de las comidas” se recita “Que se reconstruya Jerusalem, ciudad santa pronto en nuestros días”. En la ceremonia del casamiento el novio coloca cenizas sobre su cabeza y rompe un vaso en recuerdo a la destrucción de Jerusalem como está escrito “Para alegrar a los que lloran en Sion, dándoles una guirnalda en vez de cenizas” (Isaias 61:3). Al finalizar las bendiciones del casamiento se dice “Pronto se escuchará en los montes de Judá y en las calles de Jerusalem la voz de la alegría y la voz del regocijo, la voz del novio y la voz de la novia”.

    En las festividades rezamos “Por nuestros pecados fuimos exiliados de nuestra tierra” y así expresamos el concepto del judaísmo. Pues el exilio es considerado como un pecado, un severo pecado que su significado es la desligación de la patria, del lugar en el cual se encuentran las peculiaridades nacionales y espirituales del pueblo de Israel. Así como nunca cesó el asentamiento del pueblo judío en Israel de la misma manera nunca cesó la inmigración a ella, la cual estaba predestinada a acercar la redención y poner fin al exilio.

     

    … volver y amarrarse… …revivir la lengua hebrea…

    El año 1882 fue un año clave en la historia de la tierra de Israel. En este año comenzó la inmigración, que se la puede identificar como “sionista”, cuya meta era renovar la independencia judía establecer un estado soberano para el pueblo judío.

    La gran insignia que publicaron los companeros de “Bilu” (“Oh casa de Jacob! Ven y andemos) en el mes de Nisán de 5642 (1882) en la cual escribieron “Vendrá el fin de nuestro amargo exilio y luego de miles de años de deambular hemos encontrado un descanso en las tierras de nuestros patriarcas para nuestras agotadas almas… Sion! Sion!! a la tierra de nuestros patriarcas, tierra de Israel! ha llegado el momento de izar la bandera del campamento de Judá ! Ven!”

    Estos cientos de judíos que abandonaron sus hogares y se dirigieron a la tierra de Israel son llamados la “primera aliá”. Pero este nombre no es exacto. Sin “el ishuv haiashan” que los cuidadores de las murallas no se hubiera concretado el asentamiento nuevo alrededor de las murallas, y sin “Jibat Sion” la antigua no se hubiera creado la nueva.

    La finalidad de los nuevos inmigrantes que llegaron en el año 1882 era enfatizar su “asentamiento” sobre la tierra de Israel con la intención de establecer un asentamiento independiente como el pasado. La inmigración de los yemenitas que vinieron del sur y los “biluim” que vinieron del norte fue la primera en concretar su asentamiento y a raíz de ella vinieron nuevas inmigraciones del oriente y occidente.

    En el año 1882 vivían cerca de 30,000 judíos en la tierra de Israel. En vísperas de la primer guerra mundial el asentamiento judío contaba con 100,000 almas. Era esta una base pobre en cantidad y rica en calidad. Los logros de la primer y segunda aliá en los años 1882-1914 fueron piedras fundamentales en el proceso de consolidación del estado hebreo. En los tiempos de aquellas inmigraciones fue renovada la lengua hebrea, se consolidó la fuerza de defensa, y se crearon formas de vida nueva – la moshava y el kibutz. La finalidad era el trabajo físico cumpliendo el anhelo de trabajar la tierra. Los pioneros dejaron sus huellas en el nuevo Estado de Israel.

    … se ha reunido el congreso sionista a la voz del llamado…

     

    En sus memorias describe David Ben Gurion, el día en el cual le fue dado a conocer a los pobladores de la comunidad de Plonsk la publicación del libro “El Estado judío” que fue escrito por Biniamin Zeev Hertzel. En aquellos días, en 1896, cuando tenía once años, contó Ben Gurión: “la noticia me creó alas, de repente se me hizo conocer que venía el Mesías, un hombre de buen aspecto ojos ardientes de buen aspecto con barba negra, Teodoro Hertzel. El conducirá el pueblo de Israel a la tierra de los patriarcas”.

    Varios años después en una reunión especial congregada en 1947 para recordar los cincuenta años del primer congreso sionista, dijo Ben Gurión: “en este congreso se ha levantado nuevamente el pueblo judío que reconoce su existencia y declara su voluntad de ser nuevamente como todos los pueblos libre en su patria”.

    Solo un año y medio separa entre la publicación del libro “El Estado Judío” al congreso sionista en Basilea, Suiza. Un año y medio de sin cesar esfuerzos físicos y espirituales fuera de lo común hasta el momento culminante en el cual el líder sionista declaró “En Basilea fundé el estado de los judíos”.

    Hertzel dedicó los últimos ocho años de su corta vida plenamente, con todo su esfuerzo, a actividades sionistas, pero al congregar doscientos representantes al primer parlamento judío, ellos pudieron definir la finalidad de sus actividades: “El sionismo pide establecer para el pueblo judío una patria legal en la tierra de Israel según el criterio de los pueblos”.

    En los seis congresos que se llevaron a cabo en la vida de Hertzel, se consolidaron las instituciones de movimientos sionistas y se crearon organizaciones.

    Hertzel falleció de corta edad el 3 de junio de 1904, quebrandose bajo el yugo esforzado de su labor. Tenía solo 44 años. En el mes de agosto de 1949 trajeron sus restos a su morada final en la tierra de su visión.

    El holocausto que sufrió el pueblo de Israel…

     

    En dos diferentes aspectos influenció el holocausto sobre la creación del Estado de Israel. Uno de ellos es la influencia concreta y el otro una influencia profunda.

    En el nivel concreto era sabido que sin lugar a dudas el hecho, que al haber finalizado la segunda guerra mundial se concentraron los sobrevivientes del holocausto en el centro de Europa – principalmente en Alemania e Italia en los cuales se encontraba una concentración de 300,000 exiliados judíos. El anhelo de los sobrevivientes del holocausto era inmigrar a la tierra de Israel – este deseo se vio expresado en los intentos de la inmigración ilegal – y tuvo una influencia decisiva sobre la creación del proceso, que provocó la elevación del problema de la tierra de Israel ante las Naciones Unidas, este proceso trajo como consecuencia el apoyo internacional del establecimiento del Estado Judío en la tierra de Israel.

    El holocausto fue un golpe duro para el pueblo de Israel, cruel e inhumano, que como el no se había conocido, tanto en los sufrimientos como en víctimas. “La solución final” nazi llevó a cabo la destrucción del judaísmo europeo, que era la concentración judía más grande en el mundo al estallar la segunda guerra mundial.

    De los fuegos y cenizas de los campos de concentración y exterminio, entre las callejuelas de las ciudades destruidas se levantó y se elevó el grito judío interior “Atribuid a nosotros un estado”. Los líderes de los levantamientos judíos en los guetos elevaron este dicho al pronunciar “El holocausto volverá – no sabemos cuando y en que lugar”. El reclamo judío que fue elevado de las profundidades del infierno se unió al sentimiento de culpa de las naciones del mundo que pidieron ayudar al pueblo judío, restaurar las ruinas y construir su independencia.

     

    … inmigrar ilegalmente a la tierra de Israel…

    115,000 inmigrantes clandestinos llegaron a la tierra de Israel entre los años 1934-1948. Muchos de estos inmigrantes llegaron a las orillas de la tierra de Israel en los ciento cuarenta y un barcos, que burlaron los judíos a la defensa del gobierno extranjero. Algunos de ellos hicieron su camino a pie o en aviones. En esta inmigración ilegal existía una especie de prueba de que el pueblo judío ha decidido tomar su destino en sus propias manos. La “inmigración ilegal” o la “segunda inmigración” es sin lugar a dudas un realización esplendorosa de la historia judía sionista de este siglo.

    Dos fueron los obstáculos, que la inmigración ilegal tuvo que sobreponerse: por un lado la prohibición de la entrada a Israel y por el otro la prohibición de la libre salida de la diáspora. El movimiento de la inmigración ilegal, que nació en base a la confrontación con el gobierno del mandato británico fue el acontecimiento principal en la vida del pueblo judío luego del holocausto en Europa.

    Las dimensiones de la inmigración ilegal eran tan grandes que podían llegar a cambiar el equilibrio demográfico en la tierra de Israel y llegar a desviarlo en favor a los judíos. Los árabes no disimulaban su temor, y presionaban con todas sus fuerzas al gobierno británico para detener la inmigración. La presión árabe dio su fruto, y el gobierno británico consideró a la inmigración ilegal como una causa muy peligrosa que puede peligrar su mandato e influencia en el Medio Oriente.

    Los peligros no disminuyeron la lucha. A pesar que muchos inmigrante fueron expulsados de la tierra de Palestina al comienzo a Mauricius y luego a Chipre, continuó el enfrentamiento entre los miserables barcos que demostraron demasía y habilidad para sobreponerse a las fuerzas armadas de los británicos. La existencia de la inmigración ilegal sirvió como motor potente para anular los decretos y así concretar el levantamiento del Estado de Israel.

    El resumen de la confrontación de la inmigración ilegal fue definida en 1939 por Berl Katzenelson: “Quieran o no quieran, ayuden o lo impidan las desgracias del pueblo judío van a hacer navegar los barcos a través de los días” No hay una definición más concreta a esta confrontación heroica que estaba colmada de desgracias, sufrimiento y valentía.

    … el aporte del asentamiento hebreo…

     

    “El ofrecerse como voluntario, al conocer la oportunidad que significó la guerra, fue el acto sionista más importante después de la declaración de Balfour”.

    Estas palabras fueron dichas por el general Jaim Laskov expresando de una manera sobresaliente los actos realizados por los 30,000 soldados de la tierra de Israel que se voluntarizaron al servicio del ejército británico.

    El movimiento de voluntarios entre los años 1940-1945 presentó cuatro objetivos: luchar la guerra humana contra la bestia nazi; luchar la guerra judía contra los nazis, ponerse en contacto con los judíos de Europa establecer una simiente para la creación del ejército judío. Cada uno de estos cuatro objetivos eran la base de la decisión de cada voluntario para alzarse y ofrecer sus servicios.

    Quienes fueron estos individuos? Nativos de la tierra de Israel, inmigrantes e inmigrantes ilegales, que llegaron en época de guerra y en los años posteriores. Ellos sirvieron en infantería y en artillería pesada, tropas de mujeres y en las fuerzas aéreas reales. En las fuerzas de transporte y en la marina real, casi en todas las unidades del ejército británico. Ellos pelearon en todos los frentes contra los ejércitos de Alemania e Italia y algunos de ellos lucharon contra el ejército japonés.

    Entre los voluntarios se creó “la brigada” que fue la simiente de tres tropas de la tierra de Israel, y a ellos se le unieron unidades de artillería. El símbolo de la brigada era un magüen David dorado con un fondo azul y las letras JEIL (brigada judía en combate).

    El estereotipo de la sociedad israelí se refleja en los corazones y en los actos de aquellos luchadores voluntarios que rezaron para la redención de la tierra y aportaron de una manera absoluta a la creación del Estado de Israel. Los voluntarios eran personas comunes, que realizaron hechos fuera de los común.

    Establecimiento del Estado Judío en la tierra de Israel…

     

    Este día, “el día más largo” en la historia del asentamiento, un día que se extendió por un día y medio.

    En la mañana de aquel día 28-11-1947 los rabinos superiores realizaron un rezo especial al lado del Muro de los Lamentos y rezaron por la causa del día “manda por favor la veracidad y la afirmación a los emisarios de las naciones que se encuentran hoy en lugares de juicio, que reconozcan la rectitud de Israel”.

    El Ishuv tuvo largas horas de tensión. El debate, que debía de haber concluido la noche del 28-11-1947, fue postergado en un día a pedido de Francia. Esta postergación fortificó la espera, y el ambiente general dentro del asentamiento era de “entre esperanza y desilusión”.

    Al día siguiente, a altas horas de la noche del 29-11-1947, se develó que las esperanzas del asentamiento judío se habían concretado. De las voces de los parlantes que fueron fijados en los centros de las ciudades fue escuchados los resultados de la dramática votación de la asamblea de la O.N.U que fue congregada en Blaike Secs cerca de Nueva York. De cincuenta y siete partícipes de la O.N.U, treinta y tres votaron el “si” anhelado. Trece estados votaron en contra y diez representantes de estado se abstuvieron. La organización de las Naciones Unidas decidieron sobre la partición de la tierra y el establecimiento del estado judío en la mayoría de la superficie.

    Al momento de ser recibida la resolución, se llenaron de gente las plazas e irrumpieron con cánticos de alegría, que como ellos nunca se habían visto. “Oleada inmensa de alegría” describió un corresponsal americano lo que sus ojos veían. Otro escribió “Tel Aviv baila diez horas”. En cada lugar se vieron rondas de bailes llenas de emoción y alegría, las banderas de la nación fueron izadas y marchas de alegría espontáneas se apegaron a cada judío en la tierra de Israel.

    Solo una persona, que pasó aquel sábado decisivo en el hotel “Kalia” al lado del Mar Muerto, no se emocionó y no festejó sino fue imbuido en una gran preocupación. Al informarle David Ben Gurión el resultado de la votación, sabía, que los árabes de Israel no estarían satisfechos con la decisión, y era de esperar una sangrienta guerra.

    En un informe que publicó un periodista escribió “la renovada Iehudá adquirirá con orgullo su lugar en la O.N.U como causa de paz, desarrollo y florecimiento de la tierra santa, en el cercano oriente y en el mundo entero”.

    …haciendo valer nuestros derechos…

     

    A mano de 350 personas – los elegidos entre los elegidos, llegó el jueves trece de mayo de 1948 la simple invitación, y en ella decía:

    “Estimado Señor.

    Tenemos el honor hacerle llegar a usted dicha invitación para la reunión en la cual se realizará la declaratoria de la independencia que se llevará a cabo el viernes cinco de Iaar 5748 (14-5-1948), a las 16:00 horas la sala del museo (Sderot Rotchild 16)

    Pedimos encarecidamente mantener en secreto el contenido de esta invitación y la fecha de la convocatoria. Los interesados deben presentarse a la sala a las 15:30 horas”.

    Muchos de ellos se amontonaron sobre las puertas de la sala, que era estrecha para albergar a todas las personas, dirigentes, directivos importantes que anhelaron estar presentes en este evento. Hubo aquellos que se ofendieron, hubo aquellos que entendieron, y en la pequena sala se hizo un acto grandioso.

    A las 16:00 horas en punto Ben Gurión golpeó con un martillo de color nuez la mesa. Los presentes que estaban sentados en semicírculo se pusieron de pie y entonaron el “Hatikva”. Así comenzó el acto que duró solo treinta y dos minutos. Con una voz temblorosa inició Ben Gurión sus primeras palabras que llevan el sello de la historia: “Voy a leer delante de ustedes la declaración del Estado de Israel, que fue aceptada en el primer llamado por los representantes del pueblo”.

    El sonido de las palabras “Estado de Israel” depertó un sentimiento y se expandió entre los congregados que estallaron con un eufórico aplauso. Sobre la tarima permaneció sentado en su lugar el rabino I. L Fishamn (Maimón). El no aplaudió. La emoción lo conmovió e irrumpió en un lloriqueo de alegría.

    A las 16:24 concluyó Ben Gurión de leer la declaración. Los integrantes de la asamblea del pueblo fueron invitados uno a uno según orden alfabético a firmar. Veinticuatro líderes firmaron sobre el pergamino vacío. Pues la preparación de la declaración concluyó solo una hora antes del acto, no alcanzaron a unir todas las partes, y la parte de las firmas había quedado separada de la declaración. Con el correr de los días firmaron los doce companeros restantes. Moshe Sharet Shertok fue el último en firmar, y al concluir nuevamente se escuchó el canto del “Hatikva”.

    Al concluir el último acorde se levantó Ben Gurión y declaró en pocas palabras “se ha declarado el Estado Judío! ha concluido esta sesión”.

    El Estado de Israel

    El Estado de Israel

    El sistema de gobierno del Estado de Israel, es un régimen democrático – parlamentario. A la cabeza del estado se encuentra el presidente, cuya labor es simbólica y representativa. Los tres brazos gubernamentales que se pueden encontrar en todo gobierno democrático, están representados en Israel por tres poderes:

    * El poder legislativo que es la Kneset, también supervisa los trabajos del gobierno y autoriza el presupuesto del estado.

    * El poder ejecutivo que es el gobierno, que debe ejecutar leyes y dirigir al estado según las decisiones de la Kneset.

    * El poder judicial que es un sistema de justicia independiente, y ella incluye tres niveles, tribunales de paz, tribunales regionales y Suprema Corte. Además de estos,  existen tribunales de casos especiales y tribunales religiosos.

    Se agregan a estos tres poderes el poder censor, la responsabilidad del contralor del estado es inspeccionar el trabajo del gobierno y todos los cuerpos públicos de una manera total o parcial.

    El fundamento del régimen israelí son las elecciones que se realizan cada cuatro años, en una fecha fijada según la ley, a no ser que la kneset decida cambiar esta fecha. Las elecciones son generales, nacionales, directas, igualitarias, secretas y proporcionales.

    … tendrá sus puertas abiertas a la inmigración judía y reunión de diásporas…

    La inmigración fue anterior al Estado de Israel y fue la base de su establecimiento. Ocho olas de inmigración transformaron la tierra de Israel de una franja de tierra abandonada del imperio otomano – a un asentamiento judío fructífero y desarrollado. Las dimensiones de la inmigración aumentaron considerablemente el día que fue declarado el estado.

    Desde el año 1948 y hasta 1997 inmigraron a la tierra de Israel alrededor de 3,650,000 judíos. En los primeros tres años inmigraron 688,150 personas, y ellos duplicaron la población judía que contaba, en vísperas del establecimiento del estado con 600,000 judíos.

    Los inmigrantes cambiaron el mapa del estado. Los llegados del las montanas de Atlas y los que vinieron de Irak, los prisionersos de Sión de Rusia y aquellos que venían de países en desarrollo formaban una sociedad que debía levantar cientos de aldeas, kibutzim y ciudades en desarrollo en el norte y en el sur. Ellos participaron en el establecimiento de la franja de Lajish y la franja de Adulam, formaron partes de los asentamientos del desierto y del valle del Jordán, en asentamientos de Judea y Samaria y en aldeas de las alturas del Golán. Miles de inmigrantes y sus hijos se encontraron y se encuentran en tareas de seguridad.

    De donde han llegado? Desde Europa inmigraron 815,000 almas, del norte de Africa – 425,000 inmigrantes, de Asia – 355,000 judíos, del norte de América, la rica y grande entre las diásporas, inmigraron solamente 110,000 judíos mientras que de Unión Soviética – 1,000,000. En los últimos años se unieron 73,000 personas de Sudáfrica y 55,000 etíopes. La visión de “reunir los exilios” es el fundamento del establecimiento del Estado de Israel. El poder que otorgaba “la ley de retorno” que fue legislada en la Kneset en 1950 hacía que todos los inmigrantes judíos sean ciudadanos del estado. La fuerza y desarrollo del estado dependen en gran manera del éxito de la absorción de los nuevos inmigrantes y su integración en los desafíos de la sociedad.

    La Declaración de la Independencia

    La Declaración de la Independencia

     

    Es el documento en el cual está escrita la declaración del establecimiento del Estado de Israel, que fue leída por David Ben Gurión en la sesión del congreso del pueblo (luego se transformó en el congreso del estado temporario) el cinco de Iar 5748, 14 de mayo de 1948, y fue firmada por los representantes del congreso. Fue publicada en el periódico oficial del estado número uno, 5748.

    La declaración se inicia con una reseña histórica y el lazo del pueblo judío con la tierra de Israel desde los primeros años de exilio hasta los primeros años de resurgimiento (del pueblo y de la tierra), con la inmigración y los asentamientos. Está mencionada la declaración de Balfour que reconoce el derecho del pueblo judío a obtener un estado soberano en su tierra – que fue mencionada anteriormente en el primer congreso sionista. Luego se menciona la terrible desgracia del holocausto que le sobrevino al pueblo de Israel – como otra demostración que reconoce ser una solución a la problemática del pueblo judío a través de un estado en su tierra. Cabe destacar, que la participación del asentamiento judío en la guerra fortifican el mérito de ser contados entre los pueblos que integran la O.N.U. Por último la decisión de la O.N.U. de 1947, que otorga la posibilidad de la creación de un estado judío en la tierra de Israel y obliga a los habitantes a hacerse responsables de llevar a cabo la decisión.

    Con respecto a lo dicho anteriormente, el Consejo del Pueblo declara el establecimiento del estado judío en la tierra de Israel, con el nombre de Estado de Israel, y poner en marcha las instituciones – el consejo de estado temporario y el gobierno temporario de la noche del seis de Iaar 5748, 15 de mayo 1948.

    A continuación se detallan las bases del estado:

    El Estado de Israel abrirá sus puertas para la inmigración judía y para la reunión de las diásporas, invertir en el desarrollo de la tierra en favor de sus habitantes, el estado será fundamentado en bases de libertad, justicia y la paz como lo han profetizado los profetas de Israel, habrá igualdad de derechos sociales y estatales para todos los ciudadanos sin diferencia de credo, raza y sexo, asegurará la libertad de culto, lengua, educación y cultura, cuidará los lugares santos de todas las religiones y será fiel a las bases de la declaración de la O.N.U.

    Extiende su mano de paz a los habitantes árabes, y a todas los estados vecinos, para la cooperación y ayuda mutua. Se llama a la O.N.U. a ayudar al pueblo judío a construir su estado. Sella la declaración el llamado a todos los judíos de la diáspora, a congregarse junto al asentamiento judío y a su construcción, y estar siempre dispuestos a apoyarlo para concretar el anhelo de las generaciones para la redención de Israel.

    “Confiando en la ayuda del D’s de Israel”, 37 personas del Consejo firmaron la declaración.

    Instituciones y movimientos

    Instituciones y movimientos

     

    La Organización Sionista

    La Organización Sionista Mundial, fue creada en el primer congreso sionista en Basilea en 1897. Era el ente principal del pueblo judío para el establecimiento del Estado de Israel. Hasta la creación del estado la dirección sionista operaba como “el gobierno en camino”. Ella funcionaba para el resurgimiento nacional judío dentro del pueblo, así como la inmigración y el asentamiento judío en la tierra de Israel. Así también funcionaba como medio de información entre los políticos para conseguir un reconocimiento nacional para sus finalidades sionistas. Sus esfuerzos dieron sus frutos con la declaración de Balfour en 1917, con ella se consiguió la simpatía del gobierno británico al anhelo sionista de crear un hogar nacional judío en la tierra de Israel.

    Desde la creación del estado las actividades del movimiento se centraron especialmente en la diáspora para fortalecer al pueblo judío en los ámbitos de educación judía, alentar la inmigración y la lucha contra la asimilación.

    La Agencia Judía en Israel

     

    La Agencia Judía es considerada el poder que lleva a la práctica las actividades de la Organización Sionista Mundial. En la época del mandato británico era este el ente reconocido por la fuerza internacional que representaba al pueblo judío en los asuntos relevantes para establecimiento de un estado judío en Israel. Esto fue estipulado en el inciso 4 del mandato sobre Israel, que fue otorgado a Gran Bretaña por el consejo nacional (14 de julio de 1922).

    Allí esta escrito: “La Agencia Judía” será reconocida como un institución pública, cuya labor será de aconsejar a la directiva (la intención es al gobierno que se encontraba en Israel) y de ayudar en asuntos sociales, económicos y otros que podrían llegar a tener influencia en el establecimiento de un hogar nacional judío y para los intereses de los habitantes judíos en Israel. Así también ayudar y ser partícipes en el desarrollo de Israel siempre y cuando estén bajo la supervisión del gobierno”. De hecho la Organización Sionista era la Agencia Judía.

    En el año 1924 se estableció la Agencia Judía ampliada, por intermedio de aportes de organizaciones públicas judías no sionistas de distintos países del mundo. Esta ampliación de la “agencia” provocó disputas y confrontaciones dentro de la Organización Sionista. Habían corrientes y partidos que estaban en contra del apoyo de cuerpos no sionistas y de tomar decisiones en lo referente a la idea sionista, mientras que ellos no se identificaban con el sionismo en un cien por ciento. Según el acuerdo la dirección de la agencia estaba compuesta por igualdad de fuerzas entre la organización sionista y los “no sionistas”. Aquellos que exigían la ampliación resaltaban la importancia de atraer fuerzas importantes de gran influencia y personalidades públicas reconocidas en el ámbito judío y en el mundo. La creación de esta renovada agencia trajo consigo el aporte de nuevos donantes para ayudar en los asentamientos en Israel. Muchos cargos de la dirección sionista fueron delegados a la Agencia Judía como ser la inmigración y absorción, asentamientos, educación, salud y seguridad. Hoy en día trabajan de manera similar tanto las organizaciones de la agencia como las de la Organización Sionista.

    Keren Kaiemet LeIsrael

     

    Es la organización central del movimiento sionista mundial para la adquisición de terrenos en Israel y su preparación y desarrollo para la colonizacion judia en Eretz Israel. Este “fondo” fue creado en el quinto Congreso Sionista, en el año 1901, pero la idea fue elevada en los años 80 del siglo pasado por el profesor Tzvi Herman Shapira de Alemania y nuevamente elevado por él en el primer Congreso Sionista en 1897. Las finalidades del KKL como fueron fijadas en sus comienzos eran de “adquirir terrenos con el dinero de donaciones para ser propiedades del pueblo, y ser otorgadas solamente para el arrendamiento a través de herencias, tanto para trabajarla como para construir,

    permitir al obrero carente de patrimonio asentarse en el terreno, asegurar el trabajo judío, supervisar el uso de la tierra, evitar las especulaciones”.

    Primeros tiempos

     

    En los primeros diez años del establecimiento este fondo se ocupó de adquirir terrenos y de establecer grandes obras sionistas: ayudó a establecer la primer ciudad hebrea, adquirió terrenos para establecer al primer grupo de obreros, creación de barrios, estancias agrícolas y dio sus primeros pasos en las obras de forestación. Así también tomo parte en el renacimiento cultural a través de organizaciones educativas secundarias y terciarias. En 1905 ayudó a establecer la escuela de arte “Betzalel” sobre terrenos adquiridos con donaciones, la relación con el arte fue tan estrecha que hoy en día se encuentran parques forestales con esculturas. Con el correr de los an os el KKL se marcó diferentes metas según las necesidades de la época para el establecimiento sionista y para dar a conocer que las tierras adquiridas son patrimonio del pueblo judío, destinados para construcción y asentamiento soberano judío.

    El lazo de unión

     

    Desde el día de la creación del KKL era lazo de unión entre la Israel y la diáspora. Este fondo posibilitaba a todo judío, pobre o rico, intelectual o sencillo, joven o anciano de estar conectado y ser partícipe del establecimiento sionista. “La alcancía azul” que se encontraban en las casas, aulas de estudio y organizaciones públicas fue un símbolo judío destacado y conocido. “El libro de oro” era una fuente de orgullo para aquellos que estaban inscritos. El plantar árboles en forma particular o en nombre de un ser querido o institución era como una forma de adquirir parte de la tierra de Israel. De los cuatro puntos cardinales los judíos encontraron una relación con la tierra de los patriarcas para apoyar y ayudar a esta organización para redimir la tierra y posibilitar la absorción de inmigrantes a Sion

    La labor del día a día

     

    En sus años de vida adquirió el KKL 2.6 millones de dunas y preparó cerca de un millón de dunas para la agricultura para casi 1000 asentamientos en todo el país. La plantación de árboles comenzó en el primer bosque que fue plantado en Julda que cambió el panorama de la tierra y el cuidado de este bosque natural y de las tierras de pastoreo preservaron el paisaje original. Esta loable actividad alejó los límites del desierto, creó lugares verdes y de sombra, desarrollo puntos turísticos y 400 estaciones de descanso y mejoró de manera considerable el medio ambiente en Israel.

    Tareas para el futuro

     

    El tiempo del KKL no perdió ni perderá su vigencia. Este es un fondo que está presente y seguirá con su labor. En su meta grandes desafíos más aún que en el pasado. Luego de haber asfaltado 6000 kilómetros de caminos, haber construido represas de agua y diques, haber rehabilitado lagos y desecado pantanos, el KKL tiene cuatro metas principales, concretar la visión de los profetas de Israel, el sueño tan anhelado del estado de Israel de florecer “con vegetación en el neguev”, que en las tierras del desierto se cultiven cítricos, creación de piscinas de peces y el desarrollo de una agricultura de primer nivel mundial. Hoy en día el neguev es el mayor desafío. También se ocupa de eventos nacionales de forestación y turismo que ya ha recibido el nombre de “Tama 22″. Paralelamente a estas actividades el KKL restablecerá el lago de Ajula que fue desecado y sobre este terreno se ha canalizado el agua y su superficie cuenta con 1000 dunas que será una base de actividades peculiares de Israel.

     

    Keren Haiesod

    También llamado fondo de recaudación para Israel – este establecimiento de recaudación monetaria pertenece a la organización sionista mundial para financiar eventos en Israel. Fue establecido en el Congreso Sionista en Londres, en julio de 1920. Este fue el primer Congreso Sionista Mundial después de la primer guerra mundial. Luego de la declaración de Balfour y con el anhelo de concretar la amplia construcción sionista, la primer idea era de: constituir un impuesto anual, como un “diezmo” que debían pagar los judíos del mundo. De hecho estos ingresos eran de colectas.

    El Keren Haiseod activa en cerca de sesenta países y financia la inmigración, absorción, asentamiento, educación y movimientos juveniles.

     

    Joint

    Es la abreviatura del nombre American Joint Distribution Comittee – el comité americano para ayudar a los judíos -. Fue establecido en 1914 durante la primer guerra mundial con la finalidad de centralizar el dinero que se juntaba mediante instituciones para ayudar a judíos que fueron perjudicados por la guerra en Europa. El Joint también continuó con su labor aún después de la primer guerra mundial otorgando alimentos a los hambrientos, a los sobrevivientes de guerra a volver a sus hogares o inmigrar a otras naciones. Hoy en día ayuda a establecimientos de educación y cultura, prestamos de dinero y organizaciones de asistencia social. Con el ascenso de Hitler al poder comenzó la ayuda a los judíos alemanes. Luego de la segunda guerra mundial el Joint tuvo un gran aporte en los campos de sobrevivientes de Europa, y cooperó con la Agencia Judía en el financiamiento de la inmigración de los países de Europa, países árabes y Yemen.

    En el estado de Israel se otorgan servicios del Joint principalmente por intermedio de Malban – que son iniciales de “organizaciones de rehabilitación para inmigrantes primitivos”. Malban posee organizaciones y controla directamente (asilos de ancianos, hospitales para enfermedades crónicas y rehabilitación, vivienda para los ancianos, talleres de artesanías para discapacitados).

    El Congreso Judío Mundial

     

    Es una organización judía mundial de las colectividades y diferentes establecimientos. Fundada en 1936 para asegurar la existencia y la unión del pueblo judío. Este congreso posee cuatro oficinas principales: en Nueva York, en Jerusalem, en Paris y en Buenos Aires e incluye en ellas comunidades de 65 países. Este congreso tiene la finalidad de proteger los derechos de los judíos en los diferentes países y lucha contra el antisemitismo y contra los neo-nazis. En los últimos an os sus actividad principal se centraliza en la devolución de las riquezas judías que fueron robadas en la época del holocausto.

    La inmigración desde el establecimiento del Estado de Israel

    La inmigración desde el establecimiento

    del estado hasta la guerra de los seis días

     

    La aliá libre

    Durante muchos a?os se expandió el corto lema entre los habitantes judíos de Israel: “Un estado hebreo con una inmigración libre”.

    El 14 de mayo de 1948 se llevó a cabo la primera meta – un estado hebreo. En la declaración de independencia del nuevo estado fue escrito: “el estado de Israel abrirá las puertas de la inmigración judía y para la reunión de la diáspora”. El 15 de mayo de 1948, siendo un día shabat llegaron al puerto de Tel Aviv los primeros inmigrantes a un estado hebreo. De esta manera empezó la obra de la reunión de las diásporas que aún después de 50 años no ha llegado a su finalización. Luego de un corto período, estando en medio de la guerra de liberación comenzó la “aliá en masa”.

    La aliá en masas

     

    Desde mediados de mayo de 1948 hasta fines de 1951 inmigraron a Israel 687,000 judíos que duplicaron la cantidad de judíos existentes en Israel. En el mapa de la diáspora judía hubieron cambios drásticos al desaparecer comunidades judías enteras. 37,000 judíos dentro de 45,000 judíos de Bulgaria inmigraron a Israel, 31,000 judíos de 35,000 judíos de Libia inmigraron a Israel, 121,000 dentro de 130,000 judíos iraquíes inmigraron con “la inmigración de babilonia” y así también se unieron otras comunidades como la del Yemen en la cual los judíos inmigraron en la operación “la alfombra mágica” y la inmigración de sobrevivientes de Polonia, judíos de Turquía y una parte considerable de Irán, Checoslovaquia y otras naciones.

    La alfombra mágica

     

    La operación que trajo a los judíos de Yemen a Israel en los años 1949-1950 es llamada de una manera oficial “Con alas de águila” y de una manera no oficial con el nombre de “Alfombra Mágica”. La fuente de este nombre es sacada del versículo de Exodo 19:4 “Como los traje con alas de águila”, el origen de este apodo no formal es del cuento “Las mil y una noches”. Dicho sea de paso, los judíos yemenitas llamaron a esta inmigración “la llegada del Mesías”.

    Los judíos del Yemen se concentraban en Adan y muchos de ellos llegaban lejos, atravesando el desierto a veces caminando. En cuanto en canal de Suez estuvo cerrado para barcos israelíes los inmigrantes fueron traídos en aviones desde Adan, que era una colonia bajo el gobierno británico a Israel. De Kjamash hubieron cientos de vuelos que trajeron 50,000 judíos yemenitas, cerca de 1,800 judíos de Adan, y 400 judíos de Gibuti y Aritaria.

    Campos de tránsito – maabarot

     

    En el año 1950 se produjo una gran inmigración la cual era difícil de albergar para un estado joven, pequeno y carente de recursos económicos. En la primavera de 1950 cuando todas las posibilidades de vivienda estaban copadas y no se encontraba un lugar para albergar a estos inmigrantes se inició el levantamiento de las “maabarot”.

    Hasta fines de 1951 vivían en decenas de maabarot 220,000 almas. Las condiciones de vivienda eran precarias. Los primeros inmigrantes vivían en carpas, a cada familia se le otorgaba una carpa, a veces una carpa cada dos familias. Luego se trajeron las tiendas, barracas y chozas. Ni una de estas viviendas era destinada para vivir largos períodos y la mayoría de estos campos de tránsito desaparecieron en los años 1957-1960. A pesar de esto hubo campos de tránsito que continuaban albergando gente hasta mediados de los a?os setenta.

     

    Nuevas franjas de tierra

    La difícil situación económica y de seguridad fue característica de la época de la creación del estado y durante los años 50 y 60 con la creación de nuevos asentamientos. En esos a?os se ocupó el KKL de preparar cientos de dunas, para la agricultura, pavimentar caminos, desecar pantanos, plantación de bosques y acueducto nacional.

    Seiscientos asentamientos fueron creados sobre tierras del KKL y fueron ocupadas regiones que hasta entones estaban libres de pobladores y también en las fronteras. Asentamientos de inmigrantes agrícolas se levantaron en las franjas de Lakish, Adulam, Itankim, a lo largo de toda la frontera del norte y entre ellos también se construyeron nuevas ciudades que se llamaron “ciudades en desarrollo”.

    El nombre “ciudad en desarrollo” marcó un cambio en la concepción sionista. Se demostró que la ideología de “retorno a la tierra” no será cumplido en su totalidad y se deben crear otros tipos de vidas urbanas. De esta manera se crearon de norte a sur: Kiriat Shmone, Jatzor, Maalot, Shlomi, Mishmar Haemek, Or Akiva, Asdod, Yavne, Kiriat Malaji, Kiriat Gat, Bei Shemesh, Shderot, Ofakim, Mitzpe Ramon, Dimona y otras ciudades que cambiaron totalmente la realidad de Israel.

    Luego de la inmigración en masa

     

    En los años 1955 – 1957 llegaron a Israel una gran ola de inmigrantes de judíos provenientes del norte de Africa, la mayoría de Marruecos (60,000) y otros de Túnez (15,000). Paralelamente se produjo una ola de inmigración de Polonia (35,000), Hungría (14,000). Luego de la operación Sinai llegaron 14,500 judíos egipcios.

    Luego de cuatro años de descenso en la aliá, comenzó en 1961 un florecimiento. En el correr de tres años (1961-1964) llegaron a Israel cerca de 250,000 almas, la mayoría de Marruecos y algunos de Polonia.

    Los años 1964-1967 fueron años de “recesión” económica. En esos años inmigraron a Israel cerca de 70,000 personas, un poco más que 20,000 por año.

     

    La aliá desde la guerra de los Seis Días hasta los años 90

    La guerra de los Seis Días provocó un despertar nacional en el mundo judío y sirvió de motor para la aliá a Israel. La integración de la aliá luego de la guerra cambió completamente.

    Hasta la guerra de los Seis Días el 90% de los inmigrantes llegaron de Asia, Africa y este de Europa, fuera de las repúblicas de Unión Soviética, y en especial Rusia.

    Luego de la gran victoria de la guerra se produjo una gran aliá de países del occidente y aumentó la aliá de Unión Soviética. Desde mediados de 1967 hasta fines de 1985 llegaron a Israel más de medio millón de inmigrantes, 175,000 de ellos de la Unión Soviética, 65,000 de Estados Unidos y Canadá, y el resto de diferentes lugares: América Latina, Francia, el norte de Africa, Irán y etc.

    Los años de cúspide fueron 1972-1973 que en cada uno de ellos llegaron 55,000 inmigrantes.

    El los quince años siguientes (1974-1989) el número de inmigrantes por año promedio fue de 20,000. A fines de ese mismo año comenzó la “Operación Moshe” – se trajeron a Israel 7,000 judíos de Etiopía que llegaron al estilo “Alfombra Mágica” “Sobre alas de águila” en cientos de vuelos de Jaratum, capital de Sudan a Europa y de allí a Israel. La absorción de los judíos de Etiopía no fue fácil y estuvo acompanada de problemas de ocupación, vivienda y especialmente “problemas de conversión” entre ellos y el supremo rabinato.

    Inmigración Unión Soviética

     

    En 1990 se abrieron los portones y una gran corriente de inmigrantes llegó a Israel.

    El escritor A.B Ieioshua escribió: “esta gran inmigración que llega a Israel es esplendorosa. Me dirijo por las calles y me topo con estos inmigrantes y siento que luego de un largo tiempo de hambre y sed nacional me riegan de leche y miel”. En 1990 inmigraron a Israel 200,000 dentro de ellos 185,000 que vinieron de las periferias de la Unión Soviética. Dicha corriente continuó durante cinco años. En 1991 inmigraron de la Unión soviética 160,000 y en años posteriores inmigraron cada año 60,000 almas. Durante seis años en total salieron de la cortina de hierro más de 700,000 inmigrantes.

    Una gran ayuda fue obtenida del KKL que se unió a esta tarea de albergar inmigrantes y durante un año preparó 50 puntos geográficos que fueron utilizados para miles de unidades de vivienda para los inmigrantes.

    Operación Salomón

     

    A pesar de que esta inmigración fue difícil al estado de Israel no retrocedió de realizar otra operación.

    A principios de los a?os 90 era obvio que salvar la comunidad etíope era de suma importancia por la guerra civil existente en ese estado.

    El 25 de mayo de 1991 se realizó la “Operación Salomón” – una operación aérea para rescatar judíos etiopies. En este tren aéreo en el cual participaron aviones de la companía El Al y aviones de carga de las fuerzas aéreas, trabajaron durante 36 horas para rescatar 14,000 judíos de Axis Ababa, capital de Etiopía.

    Reunión de las diásporas

     

    Durante 50 años el estado de Israel concretó, de alguna manera la visión de los profetas de Israel y el sueno de los padres fundadores que deseaban ver la reunión de los judíos de la diáspora en la tierra de Israel. El profeta Isaías dijo: “Y convocará a los dispersos de Israel y reunirá a los esparcidos de Judá”, (11:12), el profeta Jeremías trajo la palabra de D’s “Y harétornar vuestro cautiverio recogiendo os de todas las naciones” (29:14), Miqueas dijo: “Ciertamente he de reunir al resto de Israel” (2:12),

     

    Hertzel el visionario del estado judío escribió en su libro: “debemos vivir finalmente como seres libres sobre nuestra tierra, y nuestra patria morir en paz”. El estado de Israel legisló la “ley de retorno” que otorga a cada judío el derecho de inmigrar a Israel concretando así “la reunión de las diásporas”.


    Comments are closed.