• Recorridos sionistas, capítulo 1



     



     


     


    Es
    difícil imaginar cuán lejos hemos llegado


     

    ¿Puedes
    imaginarte no poder reservar un pasaje aéreo a Tel Aviv, porque Tel
    Aviv ni Israel existen?

     

     

    El
    Primer Congreso Sionista se reunió en Basilea, Suiza, del 29 al 31 de agosto de
    1897. El Congreso no marcó el comienzo del pensamiento sionista, ni fue la
    primera asamblea realizada en nombre del sionismo. Tampoco marcó el inicio de
    la colonización en Palestina. Fue el principio de una intensa actividad,
    organizada y centralizada, a escala internacional, que representaba todo el
    espectro del pensamiento sionista, en un intento de proyectar los objetivos
    sionistas hacia el centro de la agenda judía y de la política mundial. El
    centenario que será conmemorado en agosto de 1997 se refiere a este evento.
    Mirando hacia atrás, al recorrido del sionismo y de sus líderes, queda claro
    que los esfuerzos del Movimiento Sionista fueron coronados por el éxito.

     

    El
    Estado de Israel existe desde hace ya casi 50 años. Su existencia fue aprobada
    por las Naciones Unidas el 29 de noviembre de 1947 en New York y su
    independencia  fue declarada por Ben
    Gurión el 14 de mayo de 1948 en Tel Aviv. Desde entonces el Estado Judío no sólo
    ha crecido y prosperado. Israel ha revolucionado la existencia judía colectiva.
    Ha tenido la más profunda influencia sobre la política y la economía del
    Medio Oriente; ha reestructurado las relaciones judeo-cristianas y continua
    ejerciendo una indescriptible atracción sobre la mente y los corazones judíos
    (y no judíos) que están búsqueda de su identidad. Las raíces de esta
    revolución se encuentran en el sionismo.

     

    La
    manera más clara de juzgar el éxito del Sionismo es tal vez tomar conciencia
    de como Israel se convirtió en un hecho natural: cuán difícil (¡imposible!)
    nos es hoy  imaginar un mundo en
    el que Israel no existiera. Sin dificultad ninguna (si haz realizado tu reservación)
    se puede volar a Israel  en una
    de las muchas docenas de aerolíneas que llegan a ella. Para aquellos que viven
    en Jerusalén (una ciudad de alrededor de medio millón de habitantes) es común
    pasar por el Muro Occidental, o por la Torre de David o pasar cerca de la Knesset
    en su camino al trabajo. Quienes viven en Tel Aviv, una ciudad que no existía
    hace 100 años atrás, luchan todas las mañanas, tardes y noches con el tráfico
    del Ayalón, que se parece a lo que es, una carretera en una centro urbano contemporáneo
    que avanza rápidamente hacia el siglo XXI.

     

    La
    población de Israel es de 5.400.000 personas, de las cuales 4.500.000 son judíos.
    Es la segunda concentración de judíos más grande del mundo (los EE.UU. son la
    más grande con alrededor de 5.700.000 de judíos). La población judía de
    Israel ha crecido siete veces desde la independencia (la población judía de
    los EE.UU. ha disminuido desde entones incluso si uno incluye los cientos de
    miles de “Nuevos Judíos Americanos”, que llegaron de la ex-Unión Soviética
    y de Israel). Hay sociólogos y demógrafos que pronostican que la población de
    Israel será la más grande del mundo judío en un lapso de veinte años. El
    idioma hebreo usado por siglos sólo para la plegaria y el estudio, se convirtió
    en el idioma de Israel.

     

    La
    economía de Israel prosperó, junto al crecimiento de su población, alcanzado
    un nivel similar al de  muchos de
    los países de Europa Occidental. Israel es una superpotencia científica y de
    alta tecnología, en la que existe, por ejemplo, la mayor cantidad de
    computadoras per capita en el mundo; sus métodos agrícolas son modelos para
    otros, sobre todo para los países en vías de desarrollo; es un centro crucial
    para la investigación y el desarrollo de las más grandes corporaciones
    mundiales en el área de las comunicaciones y la computación. Israel necesita
    personal tecnológico capacitado más allá de lo que pueden producir su 
    sistema educativo o del aporte de los nuevos inmigrantes (generalmente de
    la ex-Unión Soviética). Muchos israelíes que dejaron el país para establecer
    exitosas carreras en EE.UU. o en Europa, están ahora retornando dadas las
    nuevas oportunidades ocupacionales que se abren. El crecimiento económico ha
    sido tan notorio que los índices de desempleo de Israel son mucho más bajos
    que los de la mayoría de los países de Europa Occidental, incluso si tomamos
    en cuenta la inmigración masiva de la década del noventa. Más aún, las
    necesidades laborales de Israel son tan grandes que provee empleo a cientos de
    miles de trabajadores temporarios de países tales como Rumania y Tailandia.

     

    Cuán
    diferente es todo ésto del mundo judío de hace 100 años. Entonces había
    11 millones de judíos en el mundo y aproximadamente el 75% de ellos vivían en
    el Este y Sudeste de Europa. El idioma predominante era el yiddish, una mezcla
    de hebreo con alemán medieval. Millones de estos judíos de Europa Oriental vivían
    en la más profunda pobreza y muchos comenzaron a abandonar sus ciudades y aldeas
    hacia el Occidente, fundamentalmente hacia los EE.UU. Muy pocos llegaron a Palestina,
    un rincón aislado del Imperio Turco.

     

    Israel
    es hoy, como la ha sido durante décadas, la potencia militar más poderosa de
    la región. Los éxitos militares del Ejército de Defensa de Israel son
    legendarios y son minuciosamente estudiados por los organismos militares de
    muchos países.

     

    Cuán
    radicalmente diferente es esta situación a la de hace 55 años atrás, cuando
    durante el Holocausto,  los padres
    judíos fueron negados de la posibilidad de defender a sus propios hijos, cuando
    el pueblo judío no tenía fuerza política ni militar. ¿Qué hubiera sentido
    un espíritu sensible como el de Jaim Najman Bialik acerca de esta transformación
    colosal, habiendo criticado como él lo hizo, la pasividad del pueblo judío,
    después de la masacre del pogrom de Kishinev, Besarabia, en 1903? En su poema En
    la Ciudad de la Matanza
    , Bialik puso en boca de Dios las siguientes
    demandas:

     

    ¡Déjalos
    elevar sus puños contra Mí y demandar recompensa por su humillación,

    La
    humillación de todas las generaciones desde el principio hasta el fin,

    Y
    déjalos destruir los Cielos y Mi Trono con sus puños!

     

    La
    autodefensa, esa demanda histórica y social que se convirtió en uno de los
    principios centrales del sionismo, es tan clara hoy que muchas veces no le damos
    la importancia adecuada. Los logros del Sionismo reflejan una transformación
    radical en la identidad judía.

     

    Existen
    muchos otros ejemplos de cambios que vivió el pueblo judío como resultados del
    sionismo. Mientras hablamos aquí de “sionismo” y damos ejemplos de sus
    logros, debemos destacar que muchos de los más grandes líderes del sionismo y
    sus más destacados pensadores estaban profundamente en desacuerdo uno con los
    otros acerca de que es el sionismo realmente. Veían los problemas que
    confrontaba el pueblo judío o los del Estado Judío en gestación desde
    perspectivas tan diferentes, que las soluciones que proponían podrían fácilmente
    ser consideradas como diferentes sionismos. Cada uno de estos líderes se
    confrontó con los peligros que amenazaban al pueblo judío y su existencia
    futura. Ninguno de ellos rechazó los peligros que los otros veían, pero sus énfasis
    eran diferentes, veían un problema, fuera cual fuera, con un gran sentido de
    urgencia. Para cada uno de estos líderes, el retorno a Sión era la llave para
    sus respuestas.

     

    El
    escritor Amos Oz escribió una vez a este respecto:

     

    Podemos
    estar de acuerdo sin dificultad, en que el sionismo significa aquello
    que es bueno para todo el Pueblo Judío: retornar a la Tierra de Israel
    y que lo malo para este pueblo es estar disperso entre las naciones.
    Pero a partir de ese punto en adelante, estamos en desacuerdo. Muchas
    veces he dicho que sionismo no es un nombre sino un apellido y ese
    apellido está dividido en torno a la cuestión del “plan maestro”
    de la empresa: ¿Cómo viviremos aquí? ¿Aspiraremos a reconstruir el
    Reino de David y Salomón? ¿Construiremos un paraíso marxista? ¿Una
    sociedad occidental, un estado de bienestar social y una
    social-democracia? ¿O crearemos un modelo de la petite bourgeoisie
    diluido con un poquito de Yidishkeit?

     

     

    Los
    logros del sionismo y del Estado de Israel 
    no pueden entenderse sino gracias a sus verdaderos líderes. Es
    suficiente mencionar  a Ben Yehudá
    y Bialik, Hertzl, Weizmann y Jabotinsky, Ruppin, Katzenelson y Ben Gurión, el
    Rabino Kuk, el Rabino Berlín (Bar Ilan), así como a Buber, Begin, Rabin, para
    tener presente los rasgos característicos del liderazgo que el pueblo judío
    tuvo desde los últimos 100 años. Todas estas personas, diferentes como eran,
    fueron llevadas a sus esferas de actividad sionista por ideas y pensamientos,
    por sus percepciones acerca de la condición judía de ese momento, como por las
    condiciones relativas al pasado judío y qué es lo que éstas indicaban en
    relación al futuro del pueblo; y por el lugar central que esta ideas y
    percepciones ocuparon en sus propias personalidades
    . 
    La manera en la que sentían y pensaban acerca del ser judío y el
    continuar siéndolo
    es lo que los transformó en sionistas. La manera en que
    actuaron los convirtió en líderes.

     

    Mirar
    hacia atrás, hacia el ideario sionista y observar algunos líderes, nos exigirá
    utilizar la imaginación para entender el pasado. Nosotros vivimos en los
    resultados de los logros  y algunas
    de los fracasos  de esa conducción.
    Poder hacer ese salto en la imaginación tiene un valor muy grande. Las
    soluciones, ideas y acciones, de estos líderes, nos podrán servir como modelos
    para  la identidad judía de hoy.
    Sin duda uno de los asuntos cruciales que aún permanecen en la agenda judía de
    nuestros días, es cómo construir una identidad judía, qué contenidos deberá
    tener y cómo influenciará en la vida judía del futuro.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Actividades

     

     

    Actividad
    No.1
    :
    ¿Cuál es la solución?     


     

    Objetivos:
    Lograr que los participantes comprendan los procesos que posibilitaron el
    surgimiento del sionismo

    Facilitar
    a los participantes la comprensión del sionismo en el espectro general de búsqueda
    de respuesta a la cuestión judía a fines del siglo pasado.

    Permitir
    a los participantes revisar sus actitudes básicas en relación al Sionismo.

     

    *
    Prepara la habitación de la actividad con anticipación. Cuelga carteles con
    las frases presentadas a continuación en diferentes lugares.

    *
    Pide a los participantes que se acerquen al lugar donde está la frase que más
    les interese, intrigue (no necesariamente con la que están de acuerdo). De esa
    manera se formarán pequeños subgrupos en relación a cada frase o la mayoría
    de ellas.

    *
    Otorga unos minutos para que los participantes debatan acerca de la frase. ¿Cómo
    la entienden? ¿Qué posición creen que representa? ¿Se trata de una posición
    real o de una utopía?

    *
    Reúne al grupo y pide a cada subgrupo que presente su frase y sus conclusiones.
    Inicia el debate general. Explica que estas son posiciones reales de diferentes
    corrientes a finales del siglo pasado. Trata de ver con el grupo cuáles de
    estas opciones son aún reales y cuales no. (Ver a continuación).

     

     

    A


    "Debe
    encontrarse en alguna parte del mundo un territorio sano y despoblado, o pequeñamente
    poblado, lo suficientemente fértil para sustentar millones, que carezca de
    civilización para que sea capaz de asimilar al Pueblo Judío y adaptarlo a ese
    medio…   Un territorio con
    gobierno propio puede ser la solución para el problema judío…"

     

    B


    "Sólo
    la revolución socialista y la comunidad libre de los pueblos del mundo, que se
    levantará como consecuencia, pueden solucionar la problemática judía.

    Quien
    obra en pos del socialismo internacional, obra también en favor de la solución
    de la cuestión judía".

     

    C


    "Nuestra
    liberación y nuestra salvación dependen sólo de nosotros mismos. Cada uno debe
    esforzarse, prepararse  y enseñar
    a su compañero y de esta manera crear, al menos, pequeños marcos. Estos permitirán
    nuestra unificación y nuestra participación en el Partido Obrero Mundial…  
    Entonces llegaremos a una situación de verdadera 
    libertad, fraternidad e igualdad para toda la humanidad, que incluya
    también a los judíos".

     

     

    D


    "Como
    ciudadano de este territorio participo en la vida política y civil, pero como
    parte de la nación israelita tengo también necesidades nacionales propias y en
    ese sentido, debe estar a mi propia disposición en la medida en que se me
    otorgue la autonomía que con la que cuenta cualquier otra minoría dentro del
    país"

     

    E


    "El
    camino es Sión. La tierra de nuestros antepasados, la Tierra de Israel. … 
    Con el sudor de nuestra frente, muchos de nosotros 
    estamos dispuestos a trabajar la tierra. Con nuestra propia inteligencia
    aprenderemos sus características para sacar de ella el mejor de los frutos… 
    Un sólo camino tienes ante ti, y sólo en él encontrarás la salvación
    eterna y el honor renacerá. ¡Sión!… Esta es la hora de enarbolar 
    la bandera de Yehudá.

     

     

    Para
    el Madrij:

     

    Acerca
    de las frases:

     

    A
    :

    De
    Israel Zangwill, líder del movimiento territorialista que a finales del siglo
    pasado sostenía que la solución para el problema judío era la independencia
    del Pueblo Judío en un territorio propio, independientemente de cuál fuera, o
    sea no necesariamente en la Tierra de Israel.

     

    B:

    De
    León Trotzki, líder revolucionario destacado de la revolución bolchevique.
    Trotzki como otros revolucionarios judíos consideraban que el problema judío
    se vería resuelto a través de la revolución socialista que pondría de hecho
    fin a la pertenencia nacional  y
    crearía un mundo sin fronteras nacionales.

     

    C:


    Fragmento
    extraído de discursos pronunciados en asambleas del obreros judíos,
    pertenecientes al Movimiento Bund. Movimiento obrero judío que instaba a 
    adherirse a la revolución socialista, manteniendo las características
    judías. Este Movimiento realizó su primera convención en 1897,
    coincidentemente con la organización del Movimiento Sionista.

     

    D:

    De
    los escritos del historiador Simón Dubnow, líder del movimiento Autonomista
    que sostenía que los judíos deben luchar por la consecución de la autonomía
    nacional en cada uno de los países en donde viven, ya que la característica
    fundamental  de la nacionalidad judía
    está dada por su cultura y espiritualidad, lo importante no es un territorio
    propio sino poder gozar de los derechos nacionales-culturales como minoría
    reconocida en los países donde los judíos se encuentran.

     

    E:


    De
    la proclamación del BILU, 1882, primer movimiento organizado que comenzó la
    Aliá a Israel.

     

     

    Si
    lo piensas detenidamente verás que sólo el Sionismo ha perdurado de todas estas
    posturas en la historia. Trata de pensar y ver con tus janijim porque las demás
    no fueron viables en la realidad aún si ideológicamente fueron sostenidas por
    gran número de adeptos. (El “territorialismo” dejó de ser relevante después
    que el Sexto Congreso Sionista rechazara la opción Uganda, o sea la posibilidad
    ofrecida por los británicos de establecer un estado Judío en el territorio de
    Uganda. La asimilación extrema puede ser "solución" de individuos
    pero no del pueblo en su totalidad. Las bases obreras sobre las que se basaba
    el Bund, o sea el judaísmo polaco, fueron exterminadas en el Holocausto. El
    autonomismo, no se concretó de hecho legalmente más que en un breve período
    en la Polonia de entre guerra).

     

     

     

     

     

     

    Actividad
    No.2
    :
    ¿Qué preservaría?

     

    Objetivos:
    Permitir a los participantes aclarar para ellos mismo los elementos que
    centrales que componen su identidad judía y cuál es el lugar que ocupa Israel
    entre ellos.

     

    Edad:
    8-14 años   (cuando se trata
    de niños entre 8 y 11 años te sugerimos realizar el ejercicio a través del dibujo
    y no de la escritura)

     

    Duración:
    1 – 2 horas

     

    Desarrollo:

     

    *
    Reparte a los participantes una hoja de trabajo personal y pide a cada uno que
    la complete.

    *
    Otorga tiempo para el trabajo personal.

    *
    Reúne al grupo y pide a los participantes que compartan con los demás las
    cosas que anotaron (dibujaron).

    *
    Anota en una columna los “elementos en común” y en otra los “elementos
    particulares”, que sólo un participante anotó.

    *
    Analiza con el grupo la lista y revisa cuál es lugar del Estado de Israel en la
    misma. ¿Aparece? ¿En todos los participantes, en parte? ¿Porqué? ¿Qué es
    lo que esto significa? ¿Acaso puede imaginarse hoy la existencia judía sin la
    presencia del Estado de Israel?  ¿Cuáles
    eran los componentes de la identidad de un joven de la edad de ellos hace 100 años
    atrás, cuando el Estado no existía? Podrás profundizar en las preguntas de
    acuerdo al nivel y al interés del grupo.

     

     

     

    Opción
    1 – Hoja de trabajo para los participantes

     

    Estamos
    programando el banco de datos computarizado del judaísmo 
    contemporáneo. Teniendo en cuenta que la memoria de nuestra computadora
    es limitada no podremos incluir todo, por lo que te pedimos que elijas los seis
    “archivos” (files)  más importantes para ti. 
    Los seis archivos indispensables para tu judaísmo.

     





     

     

    Opción
    2 – Hoja de Trabajo para los participantes:


    Ante
    tí un Maguen David. Muchas personas intentaron dar explicaciones al significado
    de cada uno de las puntas del Maguen David. Una de las tradiciones sostiene,
    por ejemplo,  que las seis puntas
    simbolizan las cualidades que le dio el profeta Isaías al Rey David: 
    “espíritu de sabiduría e inteligencia, espíritu de consejo y fortaleza,
    espíritu de ciencia y temor a Dios” (Isaías 11: 1-2)

    Nosotros
    formaremos ahora nuestro Maguen David, por lo que te pedimos que elijas el contenido
    de las seis puntas y del centro. ¿Cuál es el elemento central de tu judaísmo
    y los seis elementos subsiguientes en importancia. En total los siete elementos
    indispensables para tu judaísmo?

     

     

     


      


     

     

    Comments are closed.