• Recorridos sionistas, capítulo 11


     

     

    ¿Hacia
    dónde
    ?

    Con
    la creación del Estado de Israel, el Movimiento Sionista creó la
    herramienta con la que los judíos pueden comenzar la tarea. ¿Qué
    construiremos ahora con esta herramienta?


     La
    carrera sionista de Hertzl estuvo dedicada a la creación de los instrumentos
    financieros y organizativos así como a las condiciones legales internacionales
    que proveyeran al pueblo judío de un estado nacional en Sión. 
    Creía que la mayoría de los judíos se dirigirían a él y que serían reconocidos
    como un pueblo normal. Hertzl y otros, creían de acuerdo a su análisis que ésto
    traería el fin al odio a los judíos y el antisemitismo. De hecho, después de
    la Segunda Guerra Mundial, Israel se convirtió en el foco más grande de violencia
    contra judíos. ¿Se trata sólo del antisemitismo 
    con una nueva vestimenta?  ¿Acaso
    la creación del Estado de Israel sólo logró el traslado geográfico del antisemitismo,
    una vez dirigido contra los judíos de Europa, ahora dirigido contra los “sionistas”
    donde estén pero particularmente en Israel? 
    Probablemente haya algo de verdad en éso.


    Sin
    embargo, la verdad más importante es que el Sionismo, a través de la creación
    del Estado de Israel, fue capaz de normalizar el conflicto entre el pueblo judío
    y sus oponentes y enemigos, politizándolo. De cierta manera, los judíos tienen
    ahora cierto control sobre los posibles resultados del odio hacia ellos. En
    el pasado los judíos eran víctimas con escasos recursos, con muy pocos
    medios de responder a los estallidos de violencia y manifestaciones de odio
    que muchas veces conducían a la violencia. El Movimiento Sionista cambió 
    esta situación radicalmente. En Israel, el pueblo judío expresa su derecho
    fundamental a vivir como un pueblo libre, de lograr sus sueños económicos, de
    vivir de acuerdo a sus propias normas culturales, a decidir quienes serán sus
    amigos, etc. Incluso el más amargo de los enemigos con el más profundo odio
    histórico  contra los judíos, real
    o imaginario, debe ahora considerar los intereses, necesidades y demandas de
    los judíos y debe estar dispuesto a realizar cierta renuncia a sus propios intereses,
    necesidades y demandas. Y el pueblo judío debe realizar lo mismo.

    Menajem
    Begin, Primer Ministro de Israel se sentó junto con Anwar Sadat, Presidente
    de Egipto, mientras Jimmy Carter, presidente de los EE.UU. sonreía entre ellos. 
    Era el 26 de marzo de 1979, un hermoso día de primavera en Washington.
    Los dos líderes habían estado negociando un acuerdo de paz durante dos años,
    desde que el presidente egipcio había aterrizado en el aeropuerto Ben Gurión
    en noviembre de 1977. Había comenzado aún antes, en conversaciones secretas
    que habían tenido lugar en Marruecos y en Europa.

     

    Se
    sentaron a firmar un tratado de paz entre el Estado Judío y Egipto, el más grande
    de los países árabes. En todas las guerras con Egipto – 2 en 1948, 1956, 1967,1969-70
    y 1973- Israel había “ganado” pero no había logrado llegar a un acuerdo de paz
    ni con Egipto ni con ninguno de los otros vecinos árabes, así como tampoco con
    los Palestinos. Ningún país árabe había reconocido hasta entonces las fronteras
    de Israel, ninguno había formalmente reconocido el derecho de Israel a existir.
    Israel y Egipto concordaron en el tratado:

     

    Se
    pondrá fin al estado de beligerancia entre las partes y se establecerá
    la paz entre ellas…  
    La frontera permanente entre Israel y Egipto es la frontera
    internacional reconocida entre Egipto y el anterior territorio
    mandatario de Palestina…  
    Las partes reconocen esas fronteras como inviolables…

    Las
    partes acuerdan con que las relaciones normales que serán restablecidas
    entre ellas incluirán el reconocimiento completo, las relaciones diplomáticas
    y culturales, y el fin del boicot económico…


     

    Años
    después, otro Primer Ministro, Yitzjak Rabin, se sentó en el mismo lugar, no
    con el jefe de un estado soberano, sino con el presidente de la Organización
    para la Liberación de Palestina (OLP), Yasser Arafat, uno de los más acérrimos
    enemigos de Israel. Firmaron un acuerdo cuyos contenidos se había sido desarrollando
    en Oslo,  la lejana capital de Noruega. 
    El acuerdo que firmaron estaba diseñado para ser el inicio del fin del
    foco central del conflicto árabe-israelí. Estaban negociando una respuesta a
    la pregunta: ¿Es posible para los judíos y los árabes de la ex-Palestina
    Mandataria, ahora Israel y los territorios administrados (los judíos llaman
    a estas áreas Judea, Samaria y Gaza) satisfacer sus demandas nacionales de manera
    que sean aceptable para el  otro?

    El
    Primer Ministro Rabin firmó entonces un acuerdo más con el rey Hussein de Jordania.

    En
    medio de estos acuerdos políticos que robaban todos los titulares, hubo otro
    acuerdo más importante en cierto sentido, por lo menos mucho más significativo
    desde el punto de vista histórico; el 30 de diciembre de 1993, la Santa Sede,
    (del Vaticano en Roma) e Israel intercambiaron embajadores.

     

    Hacia
    finales del siglo XX, la paz formal aún no ha sido alcanzada en todas las fronteras
    de Israel ni aún se han establecido fronteras definitivas: no entre Israel y
    Siria, y no con Líbano ni con los palestinos.

     

    Incluso
    entre los judíos no hay acuerdo. El debate que surgió en la sociedad israelí
    acerca  de cuáles son las fronteras máximas, óptimas o mínimas
    del estado, debate que condujo al asesinato del Primer Ministro Rabin el 4 de
    noviembre de 1995 se remonta a décadas atrás: a la Comisión Peel, a la decisión
    de partición de la ONU.  La Guerra
    de los Seis Días abrió nuevamente el tema y aún no se ha resuelto. 
    Casi no hay lugar a dudas que cuando los acuerdos sean cerrados entre
    Israel y sus vecinos, el liderazgo deberá curar las heridas 
    de aquellos cuyas más profundas creencias sionistas se vean
    insatisfechas: sean tanto de izquierda como de derecha.

     



    En
    los años 30, los jalutzim, esos nuevos judíos, que habían llegado a Eretz Israel,
    livnot ulehibanot ba (para construir y ser construidos) crearon una 
    nueva cultura hebrea. No sólo revitalizaron el idioma convirtiéndolo
    en la lengua cotidiana sino  que
    una tradición musical única se desarrolló de la mezcla de las culturas de las
    diásporas  rusa, rumana, yemenita
    y otras de las que los judíos arribaban. Las canciones acerca de los hermosos
    atardeceres en el Valle de Izreel y en el país en general tenían algo original
    y distintivo. Ya no eran canciones de otros sitios, eran del yishuv, lo
    mismo que las danzas.  El Hora podía
    proceder de Rumania y el Debka del Yemen pero ahora pertenecían a la nueva cultura
    judía que estaba siendo producida por los sionistas en Eretz Israel. Al igual
    que las construcciones y los vecindarios: el estilo Bahhaus pertenecía a Alemania
    pero su impacto en el Hadar de Haifa, en la “Pequeña Tel Aviv” o en el barrio

    de Rehavia en Jerusalén era el estilo Judío Nuevo, El Yishuv fue capaz de integrar
    exitosamente una gran cantidad de aspectos “extranjeros” 
    en una nueva clase de creación que fue única, identificable y 
    exaltante.

     

    Surgieron
    también los nuevos escritores hebreos mundialmente reconocidos: el Premio Nobel
    (1966) S. Y. Agnón, que integró los motivos judíos tradicionales con la
    modernidad y los temas universales; A. B. Yeoshúa, Amos Oz, David Grossman
    explorando los mitos, los traumas, la moralidad, las dudas, la humanidad e
    inhumanidad del israelí contemporáneo como judíos, como seres humanos; Moshé
    Shamir, Shulamit Hareven, que en algunos de sus escritos tratan acerca de los más
    legendarios caracteres de la historia judía: David, Moshé; Yehuda Amihai ,
    cuyo amor apasionado por Jerusalén es balanceado por la sobriedad de vivir la
    gloria, el dolor, la historia y las esperanzas de la ciudad.

     

     

    Jerusalén,
    puerto a orillas de la eternidad

    Jerusalén,
    puerto a orillas de la eternidad.

    El
    Monte del templo es un gran barco, un espléndido

    navío
    de diversiones. Por las ventanillas de su muro occidental

    miran
    alegres santos, viajeros. En el malecón saludan religiosos,

    gritan
    ¡Hasta la vista! Siempre llega,

    siempre
    zarpa. Y los cercos y los muelles

    y
    los policías y las banderas y los altos mástiles de iglesias y

    mezquitas
    y las chimeneas de las sinagogas y las barcas de

    aleluyas
    y las olas de las montañas. Suena un corno sacro: otro más

    zarpó.
    Ángeles del Día del Perdón con uniformes blancos

    trepan
    entre escaleras y sogas de rezos comprobados.

    Y
    las negociaciones y los portales y las cúpulas doradas:

    Jerusalén
    es la Venecia de Dios



    De
    una manera importantes, los tempranos sionistas culturales y aquellos que en el
    Yishuv estaban involucrados en la creación de las expresiones artísticas de la
    cultura, continuaron un proceso que definió la cultura historia judía: las
    expresiones y creaciones más únicas del pueblo judío emergieron cuando éste
    se confrontó y asimiló elementos extraños, transformándolos.

     

    ¿Israel
    transforma hoy en día o es ella misma trasnformada? ¿Cuál es la novedad judía
    identificable de Israel hoy?  ¿Puede
    acaso un Israel inundado por automoviles japoneses, coreanos americanos y europeos,
    por McDonald, Pizza Hut y Sbarro; por Levis 
    y Reebok, con sus centros comerciales, sus 
    cables de TV (con la MTV y la CNN) y con la Internet, con las más avanzadas
    educación científica, matemática y económica. 
    ¿Elevar el espíritu? ¿Qué es lo que Israel irradia hoy al mundo
    judío fuera de algunos cantantes hebreos populares?

     

    Esta
    es sin duda una visión muy limitada. Israel está al frente de la investigación
    científica y médica; asiste a países cuyos métodos agrícolas son o insuficientes;
    forma parte de la revolución de las comunicaciones trayendo información más
    rápidamente a más cantidad de personas; 
    y algunos de esos heroes llamados Asirei Sión 
    (prisioneros de Sión, dos de los cuales Sharansky y Edelstein, son miembros
    del parlamento israelí actual) fueron figuras centrales en el resquebrajamiento
    del sistema soviético en la URSS y el Europa Oriental.



    Sin
    embargo, Israel se ha convertido en más “extranjera”, más conectada con la cultura
    popular y con el materialismo del occidente. En su artículo “El Estado Judío
    y el Problema Judío”, escribió Ajad Haam en 1897:

     

    El
    secreto de la persistencia de nuestro pueblo es…  
    que ya en un período muy temprano los profetas nos enseñaron a
    respetar sólo el poder del espíritu y no adorar el poder material…  
    Un ideal político que no esté basado 
    en nuestra cultura nacional 
    es apto para seducirnos desde nuestro espíritu interno y para
    llevarnos a una tendencia de encintar el camino a la gloria 
    en atención al poder espiritual y la dominación política,
    rompiendo el hilo que nos une al pasado y socavando nuestro fundamento
    histórico.

     

     

    ¿Cuál
    será la naturaleza de la futura cultura judía de Israel?

     

    Uno
    de los recuerdos más profundos del pueblo judío es el de la destrucción de sus
    dos templos. Según la tradición ambos templos fueron destruidos el día 9 del
    mes de Av y ese día permanece como el día de duelo nacional a través de las
    generaciones. ¿Qué pecados llevaron a semejante calamidad histórica? Se preguntan
    los sabios rabínicos de antaño:

     

    Encontramos
    que el Primer Templo fue destruido porque eran culpables de practicar
    la idolatría y el incesto y el derramamiento de sangre, cosa que se
    aplica también para el Segundo Templo… pero en el período del Segundo
    Templo sabemos que estudiaban la Torá, observaban estrictamente los
    preceptos y el diezmo, y toda clase de buenas costumbres se encontraban
    entre ellos, pero amaban el dinero y se odiaban uno a otro sin sentido.



     

    Es
    fácil interpretar casi la mayoría de las frases aquí citadas como la fuente
    de una futura catástrofe, Cuando Hertzl organizó el Congreso Sionista y logró
    reunir juntos a los 197 delegados, que con todas sus diferencias de perspectivas
    e incluso de práctica religiosa, fueron capaces de dejar de lado las diferencias
    entre ellos  y trabaja a favor de
    las necesidades comunes.  Un sociólogo
    norteamericano recientemente analizó qué es lo que hace efectiva una organización
    y aplicó este análisis a las sociedades:

     

    Confianza
    es la expectativa que surge en el seno de una comunidad de conducta
    regular. Honesta y cooperativa, basada 
    en normas comunes compartidas, por parte de los miembros de
    la comunidad…  las organizaciones
    más efectivas están basadas 
    en comunidades que comparten valores éticos, Las comunidades
    no necesitan entonces contratos extensos y regulaciones legales de
    sus relaciones por que le consenso moral primarios da a los miembros
    del grupo una base par ala mutua 
    confianza.

     

    Ni
    el Sionismo ni el Estado de Israel lograron juntar a todas las partes de las
    comunidades judías del mundo, pero las divisiones del mundo judío de hoy
    presentan un peligro al cual el liderazgo judío debe prestarle mucha atención.
    Hay tres clases de división:


    entre ricos y pobres


    entre aquellos que tienen diferentes sistemas ideológicos o de valores


    entre Israel y la Diáspora  

    Cuando
    uno mira hacia atrás a la Torá o los libros de los profetas, o hacia el período
    más reciente de los movimientos sionistas, seculares y religiosos, encuentran
    la demanda de justicia social como un principio central, una ¨base para la confianza
    mutua¨. Será crecientemente dificultoso mantener una sociedad tan compacta como
    la de Israel unida, si su creciente riqueza como país no es distribuida más
    igualitariamente entre sus ciudadanos. El norte de Tel Aviv queda a unos pocos
    kilómetros del sur pero las diferencias son profundas.

    Incluso
    entre los Sionistas, continúan muchos de los debates históricos. Tal vez los
    desacuerdos parezcan más grandes hoy ya que la mayoría de las personas no vivieron
    la experiencia de la discución acerca de cómo encarar a los británicos
    o cómo reaccionar ante las reparaciones de Alemania. Sin embargo, el debate
    en la sociedad israelí acerca de las fronteras definitivas del Estado, que afectan
    particularmente no sólo creencias profundas sino también en qué lugar vivirá
    la gente, ha tenido una ferocidad que desbordó regularmente en la violencia.
    En el momento que escribimos, la violencia continúa.

    La
    mayoría dde los israelíes no piensan ni se preocupan realmente por la Diáspora.
    En las escuelas israelíes se refieren a la Diáspora como Galut, un lugar de
    antisemitismo abierto o oculto. La mayor parte de la población de Israel abandonó
    países en los que realmente no eran queridos o bien fueron evacuados de países
    en los que corrian peligro, o bien son hijos de aquellas personas. Para aquella
    minoría que llegó a Israel por su propia elección, el sentido de la centralidad
    de Israel en el mundo judío y en el futuro judío implica un rechazo personal
    de las comunidades de la Diáspora de las cuales  son originarios. La educación
    israelí y su cultura puede ser desafiada por otras culturas y los niños israelíes
    pueden envidiar e imitar a sus contrapartes norteamericanos, pero pocos israelíes
    ven algún valor judío en la Diáspora. Cuando es expresado por alguien que piensa
    en relaciones, suena más o menos así:

    existe,
    o por lo menos existirá, una tensión inevitable en las relaciones
    entre el judío israelí y el de la Diáspora, una relación adversa…
    Un judío de la Diáspora y un judío de Israel pueden hablar uno con
    el otro como dos seres humanos comunes y corrientes acerca de cualquier
    tema que deseen – acerca de la cuestion palestina, los altos costos
    de los pasajes aéreos, o acerca de los últimos trabajos de Heidegger
    (filósofo alemán) o incluso acerca de las poesías de Yehudá
    HaLevi, pero si tienen que hablarse uno con el otro significativamente
    como judíos, habrá lamentablemente una sola cuestión con la
    que una conversación de ese tipo puede comenzar: ¿Por qué no vuelves
    a casa?
     

     

    En
    la medida que Israel se dirige gradualmente hacia la reconciliación con sus
    vecinos y se transforma en una sociedad rica que puede satisfacer sus necesidades
    financieras normalmente por sus ciudadanos o por los mercados financieros internacionales,
    ¿Cuál será la base de las relaciones con la Diáspora? ¿Es la Diáspora para Israel
    meramente el valor del dinero y los nuevos inmigrantes?

    Algunos
    de los objetivos del Sionismo han sido alcanzados con gran éxito pero, como
    vimos, aún hay un camino por recorrer. Y por supuesto hay cuestiones que aguardan
    nuestra entrada a la ¨normalidad¨: ¿Todo este recorrido de 3.000 años y los
    últimos 100 años de ideología y construcción del Estado llamados Sionismo ha
    sido sólo para lograr seguridad y normalidad? ¿Es ésto Dayeinu (suficiente
    para nosotros)? Probablemente no. ¿Debemos preguntarnos cuál será nuestro papel
    en el mundo en el futuro? Si miramos hacia nuestro vasto pasado cultural,¿cúales
    son aquellos ¨intereses¨ judíos que la exitosa historia del Sionismo le permitirá
    al pueblo lograr?,¿cuál será el significado de una ¨luz para las naciones¨?,
    ¿cuál será nuestro papel en la persecución de la Justica?, ¿cuál será nuestra
    interpretación del dictado esencial de Hilel ¨no hagas a los demás lo que no
    quieres que te hagan a tí¨?, ¿qué mensajes y que conductas irradiaremos hacia
    el mundo y cómo lo haremos? ¿Acaso tenemos una misión más allá del siplemente
    ser? A nuestros enemigos podremos decirles ahora ¨por favor déjanos ser".
    Un centímetro más o menos no es el punto. Tenemos una tarea más importante que
    realizar. Comencemos con ella¨. Las tareas humanas están aún aguardando para
    ser atendidas y los judíos tienen probablemente algo importante, tal vez crítico
    que hacer relación a ellas.

    Con
    la creación del Estado de Israel, el Movimiento Sionista creó la herramienta
    con la que los judíos pueden comenzar la tarea. ¿Qué construiremos ahora con
    esta herramienta?

     
      



     

     

    Fuentes 

    Programa
    de Jerusalén, Jerusalén 1968

    Los
    objetivos sionistas son:

    1.
    Fomentar  la unidad del pueblo
    judío y la centralidad de Israel en la vida judía;

    2.
    Reunir al pueblo judío en su patria histórica – Eretz Israel – por medio
    de la aliá de todos los países;

    3.
    Consolidar al Estado de Israel, que  se
    basa en la visión profética de paz 
    y justicia.

    4.
    Preservar la identidad del pueblo judío a través del fomento de la
    educación judía  y hebrea y
    de la difusión de sus valores espirituales y culturales;

    5.
    Proteger los derechos judíos en todas partes.

     

     

    ¿Es
    América la Tierra Prometida para los Judíos?

    Yaakov
    Neusner


     


    Llegó
    la hora de decir que América es mejor lugar que Jerusalén para ser judío. Si
    alguna vez existió una Tierra Prometida, nosotros los judíos norteamericanos
    vivimos en ella. Los judíos aquí están en una era de florecimiento, no sólo
    político y económico, sino también  en
    asuntos  de creencia, cultura y
    estudio. Los judíos sienten aquí seguridad de una manera imposible de sentirla
    en el Estado de Israel, y también han desarrollado una propia expresión judía
    auténtica que refleja sus ideales…


     



    A decir verdad los judíos han llegado a la libertad. América es la
    sociedad más libre y abierta en la que los judíos hayan alguna vez
    vivido, no sólo es "buena" con los judíos sino que es preferible 
    al Estado de Israel y no porque prefiramos la "olla de
    carne"…

     


    …En
    primer término ¿Acaso nos asimilamos? No lo creo. Cambiamos. Cambio no es
    asimilación. Somos diferentes a nuestros a abuelos. Nuestros hijos serán
    diferentes a nosotros. Pero todo apunta a demostrar que somos una comunidad
    consolidada con nuestras características especiales…


     


    …La 
    premisa más distorsionada es la que sostiene que si los judíos
    americanos están interesados en su futuro judío deben vivir en Israel,
    ya que el cómodo y abierto clima norteamericano es destructivo para
    la cultura judía. Si no vivimos en ghettos, así sostienen, desapareceremos.
    Nosotros, los judíos, sólo podemos vivir en marcos cerrados y diferenciados
    y de allí que la esperanza que ofrece el Estado de Israel es clara…

     



    El significado es sencillo… "Si Uds. tienen razón, nosotros estamos
    equivocados"… si los judíos norteamericanos son la prueba de que los judíos
    pueden vivir fuera de Israel, entonces no hay ninguna necesidad de construir un
    estado para vivir en él…


     



    El Sionismo prometió que el estado Judío sería el centro espiritual del
    pueblo. Sin embrago, hoy, en todo el mundo judío, ¿Quién lee un libro israelí
    como expresión de sentimientos judíos – o contempla un cuadro de un pintor
    israelí, o ve una obra de teatro israelí o escucha música israelí? …


     



    ¿Qué pasa en relación a la investigación y el estudio judío? …De hecho
    Jerusalén no es en absoluto "luz para las naciones", ni siquiera para
    los judíos.


    El
    secreto es que salvando ciertas áreas en la que Israel goza de superioridad
    natural, como la arqueología o la investigación de la lengua hebrea, la
    investigación israelí es sumamente pobre. 
    Después de Martín Buber no hubo un sólo hombre de letras que haya
    tenido alguna clase de influencia seria fuera de la aldea: Jerusalén. Después
    de Gershom Sholem ningún investigador israelí tuvo discípulos fuera del
    Estado de Israel…


     

    …En
    todo el mundo judío se leen los investigaciones que realizan los investigadores
    judíos norteamericanos…  
    los teólogos judíos norteamericanos lideran el diálogo judeocristiano,
    los israelíes sólo ocupan un lugar secundario… 

     


    …hay
    más israelíes en los EE.UU. que en Jerusalén. Y sobre ésto
    ya se ha dicho suficiente…

     


    …No
    hay duda que la visión de un Estado Judío defendiendo la vida judía, nos
    emociona a todos. Sólo si hubiera llegado diez años antes.


    Pero
    Entebe no es todo el asunto, ni una parte pequeña del mismo. Los israelíes nos
    dicen que el Estado de Israel trajo  la
    independencia para el pueblo de Israel por primera vez en dos mil años: ahora
    no sólo tienen un Estado Judío, sino que también el pueblo judío, como
    entidad política, es responsable de sus propias decisiones y puede gobernar su
    destino y su futuro…   Ojalá
    fuera así, de hecho el Estado de Israel es un Protectorado, no es Esparta o
    Atenas, por su imposibilidad de lograr la independencia económica y por las
    guerras frecuentes, el Estado de Israel depende de la generosidad de América.
    Esto es natural en un mundo dividido entre potencias, pero sin duda no aporta a
    la independencia…


     



    ¿Qué pasa en relación a la religión?… 
    …No puedo imaginarme algo más maravilloso que un Shabbat
    en Jerusalén…   …No
    hay nada más lindo que estar en una sinagoga en Israel a la hora de
    la plegaria y ver como las personas creen con todo su corazón en las
    oraciones que dice y entienden. Y si quieren ver una sociedad que
    respeta a sus ancianos y ama a sus niños – vayan a Israel. El problema
    es que se olvidaron de los años intermedios… 

     


    …Lo
    que todavía no resolvieron es la libertad de culto para las diferentes
    corrientes judías…  …Los
    movimientos reformista, conservador y reconstruccionista 
    gozan de plena igualdad en los Estados Unidos – no en Israel …


     


    ….La
    libertad es algo bello y este país es realmente libre para los judíos No fue
    siempre así. Pero no podemos negar que esta es la situación hoy….


    Para
    los judíos norteamericanos o mejor dicho para los norteamericanos
    judíos el sueño americano se hizo realidad. 
    Me pregunto cuantos israelíes están convencidos que el sueño
    sionista también se hizo realidad.
     



     

     

    La
    Diáspora – A.B. Yoshúa

     


    "La
    cuestión de la Diáspora nuevamente aparece como la cuestión más importante y
    más profunda, así como la menos esclarecida, de la conciencia nacional. La Diáspora
    no es sólo la fuente  y la causa de
    los terribles problemas que acuciaron al pueblo judío durante los últimos cien
    años, sino que también es la verdadera fuente de los problemas en los que hoy
    se ve enredado, sin salida,  el
    Estado de Israel.

    Si
    supiéramos que recibiremos en el futuro un millón más de inmigrantes,
    entonces podríamos ser un "halcón" más silencioso o una
    "paloma" más tranquila. Si habría aquí un millón más de judíos,
    el "halcón" podría prometernos liberalidad y democracia en la Tierra
    de Israel Completa. La "paloma" se sentiría completamente tranquila
    acerca del retorno a los límites del 67, si supiera que frente a un estado
    palestino se alza una Israel muy fuerte, con mayoría judía absoluta. En
    contraposición, si supiéramos con certeza que nunca llegará ese millón, y
    que también se espera cierto porcentaje de emigración del país (ieridá)
    entonces, los "halcones" despertarían de una vez por todas de sus
    ilusiones y las "palomas" se liberarían de sus dudas. Pero aún
    cuando el último guión es el más probable, la Diáspora nos tienen atrapados
    en Israel en una situación de confusión en relación a "una opción
    diferente" en cuanto a la vida aquí. Cuanto más analizo el fenómeno
    cancerígeno llamado Diáspora, más me convenzo de su severidad.

    Niego
    la Diáspora por tres razones fundamentales: 1. Su fracaso histórico. 2. Su
    amoralidad. 3. Su ilegitimidad desde el punto de vista de la tradición  y la cultura de nuestro pueblo.

     

    *
    * *

    Si
    95 millones de soviéticos murieran de hambre durante cinco años y sus cadáveres
    se calcinaran por todas las estepas rusas, ¿Acaso no sería esa una prueba
    clara del fracaso total del comunismo? Si 80 millones de norteamericanos fueran
    exterminados en un ataque nuclear ¿Acaso no sería esa una prueba fehaciente
    del fracaso del estado norteamericano y su capacidad de defender a sus propios
    ciudadanos? Pero si le dices a los judíos que el Holocausto es la demostración
    más profunda  y más terrible del fracaso del pueblo judío para defenderse
    a sí mismo y a la Diáspora como la forma de vida elegida por el pueblo,
    levantarán las cejas  sorprendidos. 
    ¿Qué tiene que ver? Te dirán con entonación o sin ella.
    "Nosotros somos responsables del Holocausto" ya que toda la vida en la
    Diáspora  es una vida para no ser
    responsables de nada, y esa es la raíz del primer mal.

    El
    judío de la Diáspora es para mi una especie de persona que decidió no caminar
    sobre la vereda como el resto de los hombres, porque no le gusta compararse al
    resto de los hombres, eso amenazaría su identidad. Y como no sabe como
    diferenciarse del resto de los hombres cuando camina sobre la vereda, entonces
    elige caminar por la calle: así lo pueden diferenciar claramente, y sentirse
    realmente "elegido" y "especial". Así transita por la
    historia desde el exilio de Babilonia durante ya dos mil quinientos años.

    De
    vez en cuando, por supuesto, lo hieren gravemente. De vez en cuando
    pierde niños entre los semáforos, son atropellados bebés, pero
    el sigue en lo suyo. Así llega más rápido, a mejores logros. Vean
    cuántos Premios Nobel tienen los noruegos y cuantos los judíos. Dice
    orgulloso. Mientras un tanque conducido por un loco, irrumpe en el
    tránsito,  y por supuesto
    los primeros en ser arrollados son el judío y su familia. Pero después
    que el tanque es destruido, el judío se levanta, entierra a sus muertos,
    recoge a los heridos que aún están con vida, y nuevamente, renqueante
    y acalorado, vuele a dar vueltas por las calles entre los semáforos,
    continua predicando su "misión". Si intentas descender a
    la raíz de su secreto no hay en él más que un sofisticado pero desgraciado
    sistema  de defensas e
    imposturas.  El objetivo
    de las mismas es cuidar de la "neurosis" 
    poco clara de lo que es tal vez un pueblo, tal vez una secta
    religiosa, que aún se busca a sí mismo.

    En
    el Día del Holocausto en lugar de lamentarse por los alemanes que
    "traicionaron", los polacos que "callaron" y los ucranianos
    que "colaboraron", deberíamos decir una sola oración: es el final de
    un pueblo que todo el tiempo se aferró como 
    un parásito a otros pueblos que lo rechazaban. Lo sabe perfectamente
    bien, pero sigue aferrándose a ellos porque no es capaz de vivir consigo mismo.
    En lugar de lamentarse permanentemente por el antisemitismo y los antisemitas,
    es preferible entender sus fundamentos tal como lo hicieron los pensadores
    sionistas, y sorprenderse no sólo de que no haya más antisemitas en el mundo
    sino de que hayamos logrado vivir hasta el siglo veinte, preparado y maduros
    para el Holocausto  y que no hayamos sido exterminados por completo en alguno de
    los cruces de la Edad Media por este o aquel Papa celoso , cuando eramos apenas
    un millón de personas.

    A
    fin de cuentas, y con una mano en el corazón: ¿Cuánto tiempo toleraríamos 
    a personas que todo el tiempo anden gritando "el próximo año en
    Nicaragua", o mandando a sus hijos a "un año de servicio" a
    Nicaragua, enviado a ella dineros libres de impuestos, protestando airadamente
    si a alguien se le ocurriera ofender a Nicaragua, haciendo lobby a favor de
    Nicaragua en el el Ministerio de Relaciones Exteriores y realizando
    permanentemente congresos internacionales con otros amantes de Nicaragua
    dispersos por el mundo? Sencillamente les diríamos: ¿Porqué no se van a vivir
    a Nicaragua, qué quieren de nosotros?

     

    *
    * *

     

    No
    es de sorprenderse que recibamos con tal alegría a Ida Nudel. Pero yo en lugar
    de hablar acerca de Ida Nudel, contaría acerca de sus abuelos que a principios
    de siglo podían haber llegado a Eretz Israel, pero prefirieron quedarse en
    Rusia. Si hubieran venido, ella se hubiera evitado largos años de sufrimiento
    en Siberia y nosotros la emoción de la bienvenida tan tardía.

    La
    protesta moral natural, que movilizó a  los
    primeros sionistas contra la Diáspora, ha desaparecido como si no hubiese
    existido y en su lugar nos repiten la historia de un pueblo que sobrevivió en
    la Diáspora y no desapareció como los moabitas 
    y los idumeos (no desaparecieron, sino que cambiaron sus nombres), y no
    es de extrañarse que después de semejante relato, nuestros jóvenes sientan
    deseos de continuar la magnífica tradición de un pueblo que sobrevivió en la
    Diáspora y viajen a Los Angeles o a Londres para sobrevivir en ellas. Lo lograrán,
    no hay duda acerca de ello.

    Si
    un joven me diría que quiere emigrar a Francia o a EE.UU, le contestaría lo
    siguiente: lamento mucho que nos abandones después de todo el trabajo que
    invirtieron tus padres, y los padres de tus padres para establecer un Estado Judío 
    en el que los judíos puedan concretizar su independencia y la totalidad
    de su identidad, pero tienes tu derecho moral (que se basa, entre otras cosas en
    la Declaración de los Derechos del Hombre) a cambiar de identidad , tal como lo
    hicieron millones de personas durante la historia (de otro modo no hubieran
    surgido los EE.UU. o Australia o Argentina). Pero hay una condición: que te
    transformes en un francés, y no en judío francés; que sea un norteamericano y
    no un judío norteamericano. Francia no es un hotel transitorio sino la patria
    de millones de personas que invirtieron su sangre y su vigor, 
    que desarrollaron su cultura y  trabajaron
    por su belleza, que desarrollaron su lengua y sofisticaron su comida, y lucharon
    por sus valores de libertad e igualdad. Anda y sé un francés, profundiza en
    todo lo que sea francés, identifícate plenamente con los intereses franceses,
    duele el dolor de sus problemas y está dispuesto a morir por ella.

    Y
    lo mismo en el caso norteamericano, Nueva York no es una estación
    transitoria para ganar dinero en la bolsa (si no pierdes en alguna
    caída repentina)  y después
    irse, sino el hogar de millones de personas que luchan  entre otras cosas, contra la monstruosidad de la urbanización.
    Ve también a Harlem y duele el dolor de tus nuevos hermanos negros.
    Pero el "candidato a emigración" por supuesto, no está dispuesto
    a éso. El quiere entrar en la "burbuja" judía, pertenecer
    y no pertenecer, envuelto por la "alienación" tan conocida,
    pensar en Jerusalén mientras vive en Chicago o Londres. 
    Y los más importante – no comprometerse con nada en absoluto. 
    No aquí y no allí. ¡Eso no es moral! 
    No desde el punto de vista judío sino desde el punto de vista
    humano general. 

     

    *
    * *

     

    El
    Congreso Sionista se reúne en estos días en Israel, y ya comienza la lucha
    tradicional por los puestos claves, cuando los representantes de la Diáspora,
    los jefes de las Campañas de Recolección de Fondos, 
    y los representantes de las diferentes comunidades exigen aumentar si
    influencia en la determinación de los puestos de "poder" 
    de la dirección agonizante de lo  que
    es llamado el Movimiento Sionista. Yo en lugar de los israelíes les daría
    todo, y despediría a todos los empleados de la Agencia Judía.

     

    Si
    tuvimos la valentía de despedir a seis mil ingenieros y técnicos de la
    industria aeronáutica, se puede también despedir a tres mil empleados de la
    Agencia Judía y canalizarlos en trabajo fructífero como por ejemplo el trabajo
    educativo en las ciudades en desarrollo y en la segunda Israel. Que los judíos
    de la Diáspora se auto gobiernen y que se autoabastezcan de su "judaísmo".
    Si se trata de Babilonia, que lo sea hasta el final: que escriban su propio
    Talmud, si es que pueden hacerlo, y que no "utilicen" 
    la realidad israelí con sus luchas y sus contenidos reales para
    construir su problemática identidad judía.

    Yo,
    en lugar de la Agencia Judía, instituiría el Ministerio de Aliá y pondría a
    su frente un hombre exitoso, no a un charlatán, un hombre de acción, que sólo
    una cosa lo ocupe y preocupe: como aumentar la Aliá de diez o quince mil 
    personas por año a veinte o treinta mil.  Este es un objetivo posible y dable de ser logrado pero en
    los últimos años no se ha logrado ya que los dirigentes de la Agencia Judía
    han perdido la fe en la posibilidad de su realización. Para este objetivo
    enrolaría todos los recursos de Israel,

    Para
    lograrlo hay que tomar algunas medidas extremas, las principales son:
    cuestionar la legitimidad de la Diáspora, inyectar el mensaje de la
    negación de la Diáspora dentro de la existencia israelí, enseñarles
    a los alumnos desde la escuela primaria a relacionarse críticamente
    incluso hacia Yaakov, el patriarca, que prefirió morir en la Diáspora
    y sólo pidió que su cadáver sea trasladado a Eretz Israel (como lo
    hacen muchos judíos hoy) como si esta tierra fuera buena sólo para
    los muertos y no para los vivos. Les enseñaría a ser críticos aún
    en relación a Moshé Rabeinu que prefirió morir en el desierto y no
    entrar a Eretz Israel., y si alguien piensa que de verdad Dios se
    lo dijo, entonces se puede negar también esa posición de Dios cuyas
    consecuencias fueron tan amargas. Si la tumba de Moshé estaría en
    Israel, tal vez los judíos andarían rondando junto a ella, acto que
    no agradaría a Ieshaiahú Leibovitz, pero hubiera sido preferible que
    anden visitando la tumba durante tres mil años a que finalmente hayan
    sido asfixiados en las cámaras de gas.

    De
    mi experiencia de relación con los judíos de la Diáspora , sean jóvenes o
    adultos,  aprendí que cuando uno
    les dice la verdad acerca de su existencia parcial y anormal, siempre existen
    entre ellos quienes están en el límite entre Israel y la Diáspora y ésta les
    causa una profunda influencia, aportando en cierto sentido a la posibilidad de
    la aliá. Estas son las personas a las que debemos buscar y brindarles toda
    nuestra ayuda para que puedan realizar la corrección moral en sus espíritus.

    Debemos
    trabajar en el seno de los individuos, en lugar de dedicarnos todo el tiempo a
    las "organizaciones" y a las masas imaginarias. El Estado de Israel en
    los años cincuenta invirtió  recursos
    inmensurables en unas decenas de pilotos que fueron quienes definieron el
    combate en la Guerra de los Seis Días. Todo el Sionismo fue construido por la
    fuerza de un pequeño grupo del pueblo judío. Menos de medio por ciento del
    pueblo judío fue quien en los años veinte posibilitó el triunfo del Sionismo
    (cien mil dentro de dieciséis millones)  y
    sin ellos hoy no existiría el Estado de Israel.

     

    *
    * *

     

    El
    número de judíos en el mundo va en descenso. Hay discusión en cuanto al ritmo
    del descenso pero no en cuanto a su esencia y su tendencia general. En los
    EE.UU. por ejemplo, no hay cinco millones de judíos sino dos-tres millones que
    realmente sienten que su identidad judía les es esencial. El resto se
    convirtieron  gradualmente en
    norteamericanos de origen judío y sienten hacia su judaísmo 
    más o menos los mismo que un norteamericano de origen noruego o alemán 
    siente hacia su origen (como Eisenhower por ejemplo, que destruyó sin
    escrúpulo alguno a Alemania en la Segunda Guerra Mundial a pesar de su origen
    alemán).

    La
    descripción de los Estados Unidos como una Diáspora de 
    características diferentes, en la que el judío está obligado
    a preservar su identidad porque se trata de una federación de minorías
    étnicas y no de una nacionalidad, es un descripción falsa y tendenciosa. 
    Se trata de continuar la gloriosa tradición 
    de los judíos de intentar "amoldar" al mundo para
    que éste se adecúe a su neurosis, como lo hicieron los judíos de Alemania
    en los años veinte, que decidieron pensar por los alemanes, hasta
    que los alemanes les demostraron lo que realmente pensaban en relación
    a ellos mismos y a los judíos.

    Si
    se les dijera a los franceses que dentro de cincuenta años en lugar
    de ser cincuenta millones de franceses serán sólo veinte, se sentirían
    realmente atemorizados y no pararían de pensar y de planificar que
    hacer para evitar semejante mal. Pero si un historiador llegase a
    investigar a mediados del siglo veintiuno qué hicieron los judíos
    – que eran dieciséis millones antes del Holocausto – para evitar que
    su número descendiera a siete-ocho millones, descubriría que los judíos
    estaban ocupados viajando de un congreso a otro, en los que no se
    trataban asuntos de ideología y praxis, sino en discusiones acerca
    de si el movimiento kibutizano recibiría 
    lo que le corresponde en la repartición del tesoro partidario
    o si Dultzin sería nombrado presidente como premio a sus múltiples
    fracasos.

    En
    otras palabra, verá un pueblo que piensa acerca de su "elección
    metafórica" más que acerca de su existencia real. Verá un pueblo
    que se involucró por voluntad propia y libre en la trama de otro pueblo,
    a fin de buscar otras pocas tumbas de sus antepasados muertos en las
    colinas de Judea y Samaria. Ya que ésta es nuestra gran especialidad:
    la planificación de la resurrección de los muertos."

    No
    se nombre una mujer como reina, como está dicho:"deberás poner sobre ti
    un rey" (Deutr. 17:15) y no una reina.

     

     

     

     

    Del
    Sidur (libro de oraciones)


     


    Por
    las obras siguientes el hombre recibe recompensa en este mundo y otra mayor en
    el mundo venidero: el respeto a sus padres… 
    la reconciliación entre los hombres y ente el  hombre y su mujer y el estudio de ley.   (Guemará Shabat 127)


     

     

     

     

     

     

     

     

    Actividades

     

    Actividad
    Nro. 1: El
    Sionismo y Yo


     

    Edad:
    14 años en adelante

    Duración:
    1 Hora

    Objetivos:


    -Conocer
    y comprender los objetivos del Movimiento Sionista desde sus comienzos hasta
    nuestros días. 

    -Permitir
    a los participantes formar una idea personal sobre la ideología Sionista.

     

     

    Desarrollo:



    *Dividir
    el grupo en sub-grupos.

    *Entregarle
    a cada sub-grupo una copia del Programa de Basilea y del Programa de Jerusalén
    (Ambos figuran en las fuentes)

    *Pedirle
    a cada grupo que realice una comparación entre ambos programas.

    *Pedirle
    a cada grupo que escriba una Plataforma Política Sionista que sea acorde para
    ellos y para el mundo Judío del Siglo XXI.

    *Reunir
    a todo el grupo, cada grupo presentara su plataforma. Debatir las diferentes
    propuestas que hayan surgido. ¿Qué tienen las plataformas en común? ¿Qué
    hay parecido y que hay diferente entre las plataformas planteadas en la actividad
    y los Programas de Basilea y Jerusalén? ¿Cuáles son las causas de estas
    diferencias? 

     


     

    Programa
    de Basilea, 1897

     

    "El
    Sionismo aspira a establecer  una
    patria para el Pueblo Jud
    ío
    en la Tierra de Israel garantizada por el derecho internacional."

     

    El
    Congreso contempla los siguientes medios para el logro de sus fines:

     

    A.
    Promover a trav
    és
    de los medios adecuados el asentamiento de la Tierra de Israel por agricultores,
    artesanos y productores.

     
     

    B.
    Organizar y unir al juda
    ísmo
    a trav
    és
    de instituciones locales e internacionales adecuadas y de a acuerdo
    a las leyes de cada pa
    ís.
     

     

    C.
    Fortalecer y desarrollar el sentimiento nacional y la conciencia nacional
    jud
    ía.
     

     

    D.
    Realizar los pasos necesarios para obtener el consentimiento de los
    gobiernos para  la realizaci
    ón
    de las metas sionistas. 

     

     

      

     



     

    Actividad
    Nro.2: ¿Diáspora, Si o No?

    Edad:
    14 años en adelante

    Duración:
    1 hora

    Objetivos:
    – Facilitar a los participantes la revisión de los objetivos del Sionismo en su
    comienzo en comparación al período actual.


    Permitirle a los participantes revisar sus posiciones personales.

    Desarrollo: 

    Al
    Madrij
    : en las citas de los textos de Neusner y A. B. Yoshua
    traídas en este capítulo se refleja uno de los debates fundamentales del Sionismo.
    Estos dos autores
    contemporáneos siguen discutiendo el punto así como la hace de hecho cada judío
    que se enfrenta a la toma de desciciones en relación a su propia identidad judía
    . Te sugerimos tratar de revisar este complicado punto con tus educandos.

      

    *
    Anota en una pizarra o en una cartulia en grande la palabra DIASPORA. Pide a
    los participantes que eleven sus asociaciones libres con respecto al término
    y anótalas en la cartulina o pizarra.

    *
    Analiza con el grupo que cosas sugirieron. ¿Qué conotación tiene el término?
    ¿Positiva, Negativa? ¿Cuál sería el sinónimo más adecuado? ¿Por qué? Si
    la palabra GALUT apareció trata de analizarla comparándola con el término
    TEFUZOT. GALUT viene del vervo LIGLOT (exiliar: por lo tanto implica un acto
    realizado contra la voluntad contra la voluntad del exiliado) y la palabra fue
    utlizada tradicionalmente para describir el exilio forzado del pueblo judío,
    hoy muchas veces se utiliza el término DISPERSION o en hebreo el término
    TEFUZOT (Dispersiones). ¿Implica el cambio de términos un cambio en la
    concepción valorativa del fénomeno?

    *Después
    de aclarar básicamente estos conceptos divide al grupo en dos subgrupos y
    entrega a cada uno de ellos uno de los textos presentados en este capítulo.

    *
    Da tiempo para que lo lean y analicen las ideas centrales del mismo.

    *
    Reúne al grupo nuevamente. Cada grupo explicará acerca de la postura que leyó
    e intentarán entre ambos grupos realizar un debate representativo de las dos
    posturas. Si lo quieres cada grupo puede elegir un delegado que ¨personalizara¨.
    a A. B. Yoshua y Neuser.

     



     

    Actividad
    Nro. 3: Mi Israel

    Edad:
    14 años en adelante

    Duración:
    1 hora

    Objetivos:

     *
    Facilitar a los participantes la revisión de los objetivos del Sionismo.

    *
    Permitirle a los participantes expresar sus ideas acerca de cómo consideran
    ellos la visión ideal del Estado de Israel

    Desarrollo:

    *
    Divide al grupo en pequeños subgrupos de 4-5 personas.

    *
    Entrega a cada grupo los ¨ladrillos¨presentados a continuación.

    *
    Pide a cada grupo que construya la Israel que ellos deseen utilizando los diferentes
    ¨ladrillos¨. O sea, el grupo deberá elegir que ¨ladrillos¨ incorporar en la
    construcción y cuáles dejar fuera. 

    *
    Reúne a los grupos y pide que cada uno presente su construcción.

    *
    Inicia el debate final ¿Por qué eligieron los ¨ladrillos¨que eligieron? ¿Cómo
    los interpretaron? ¿Qué se desprende del modelo como ideal del Estado? ¿En qué
    se diferencian las construcciones de los difeentes grupos, por qué? ¿Hay alguien
    que viendo las conclusiones prefiera la construcción de otro grupo?

    Los
    ¨ladrillos¨ para los grupos:

     

    Estado
    laico

     

    Estado
    abierto a la inmigración judía sin restricción 

     

    Estado
    democrático

     

    Estado de
    todos sus ciudadanos

     

    Estado
    igualitario

     

    Estado de
    bienestar social

     

    Régimen
    parlamentario

     

    Estado
    judío 

     

    Régimen
    Presidencial

     

    Estado
    laico

     

    Estado
    que procura la Paz y a su vez cuida sus territorios

     

    Estado
    religioso

     

    Estado
    capitalista

     

    Estado
    dispuesto a renunciar a territorios a cambio de paz 

     

    Estado
    con política migratoria de acuerdo a sus necesidades económicas

     

     



     

    Actividad
    Nro. 4: ¿ Hogar, hotel, refugio?

    Edad:
    14 años en adelante 

    Duración:
    1 hora

    Objetivos:

    *
    Facilitar a los participantes la revisión de los objetivos del Sionismo.

    *
    Permitirles a los participantes revisar sus posiciones personales. 

    Desarrollo:

    *
    Cuelga en la habitación afiches con las frases siguientes.

    *
    Debajo o al lado de cada afiche coloca un buzón o un gran sobre en el que los
    participantes puedan colocar sus propias impresiones.

    *
    Reparte a cada participante 5 sobres y 5 hojas y pídeles que escriba algo de
    manera libre en reacción o relación a cada uuna de las frases  y la
    coloque en el buzón adecuado. Es muy importante que no firmen las
    notas.   

    *
    Una vez que todos terminaron u otro día, pregunta al grupo que frase le
    gustaría revisar. Abre entonces el búzon de la frase elegida y pide a los participantes
    de uno a su turno, que saque uno de los sobres y lo lean en voz alta. El grupo
    deberá comentar, responder, explicar o anotado dando así inicio a un debate
    libre y sincero entre los miembros del grupo.

    Frases:  


    Llegó la hora de decir que
    América es mejor lugar que Jerusalén para ser judío. Si alguna vez
    existió una Tierra Prometida, nosotros los judíos norteamericanos
    vivimos en ella. Los judíos aquí están en una era de florecimiento,
    no sólo político y económico, sino también en asuntos de creencia,
    cultura y estudio. Los judíos sienten aquí seguridad de una manera
    imposible de sentirla en el Estado de israel, y tambien han desarrollado
    una propia expresión judía auténtica que refleja sus ideales….

    J.
    Neusner   

     

    El
    judío de la Diáspora es para mi una especie de persona que decidió
    no caminar sobre la vereda como el resto de los hombres, porque no
    le gusta compararse al resto de los hombres, éso amenazaría
    su identidad. Y como no sabe como diferenciarse del resto de los hombres
    cuando camina sobre la vereda, entonces elige caminar por la calle:
    así lo pueden diferenciar claramente, y sentirse realmente "elegido"
    y "especial". Así transita por la historia desde el exilio
    de Babilonia durante ya dos mil quinientos años.

    A.
    B. Yoshúa

     


    Prefiero por ende el símil del Hogar (Israel) y el Hotel de paso
    (Diáspora). El hogar no supera el hotel en calidad y comodidad. Por el
    contrario, los miembros del hogar deben  atender también las
    necesidades de la existencia cotidiana, la seguridad y las cloacas. A su
    vez, los huéspedes del Hotel… pueden dedicarse a la lectura, los
    esparcimientos y desarrollar una vida más placentera. Pero desde una
    perspectiva existencial, el hogar es el único sitio donde están
    obligados a recibirme incondicionalmente a mi retorno…

    Aviezer
    Ravitzky 

     


    La democracia norteamericana es el escudo de los judíos, no los judíos
    mismos. Es decir, su coyuntura y sus derechos dependen de la desición
    ajena. Tal es la naturaleza de la independencia y de la falta de Estado
    y en ese sentido los judíos norteamericanos están en la Diaspora, pese
    a ser una ¨Goldene Medine¨ (país de oro).

    Shlomo
    Avineri

     

    …¿Necesita
    el pueblo judío en la actualidad a Yavne, como fuente de la sabiduria
    judía? Sí, pero no precisamente en la significación de Yavne
    histórica. No como sustituto de la independencia judía, ni siquiera
    como justificación para la existencia de la Diáspora. Yavne estaba
    ubicada en Eretz Israel, no era una comunidad del exterior. Yavne se
    manejaba en idioma hebreo, y no en una lengua extranjera. Una Yavne
    diaspórica es un absurdo.

    Shmuel
    Shnitzer




     

    Actividad
    Nro. 5: Popolitika

    Edad:
    14 años en adelante 

    Duración:
    40 minutos 

    Objetivos:

    *
    Lograr que los participantes revisen algunas de las ideas fundamentales del
    Sionismo.

    *
    Lograr que los participantes expresen de sus posiciones personales en las mismas. 

    Desarrollo:

    *
    Te sugerimos organizar tu propia POPOLITIKA, o sea una mesa redonda, en la
    que los participantes puedan debatir acerca del tema central presentado.

    *
    Coloca una mesa redonda en el centro de la habitación, alrrededor de la cual se
    sentarán los participantes.

    *
    Elige un coordinador que sea el conductor del ¨programa¨ (es conveniente que
    esta persona sepa que será el coordinador de antemano para que pueda
    prepararse).

    *
    Elige tres ¨periodistas¨que deberán ser los que planteen las preguntas durante
    el transcurso del ¨programa¨ (es conveniente que estas personas sepan que serán
    periodistas de antemano para que puedan prepararse).

    * Puedes
    realizar esta actividad en dos variantes:

    a.
    los miembros del grupo son los participantes de la mesa redonda, alrrededor de 6
    de ellos como invitados, 1 coordinador y 3 periodistas. El resto hace de
    público que puede intervenir planteando preguntas cuando el coordinador se los
    permita.

    b.
    La mesa es llevada a cabo por miembros de un grupo mayor (18 años) y los más
    jóvenes serán el público.

    *
    Para comenzar el debate te sugerimos presentar a los miembros de la mesa y a
    los periodistas la cita que presentamos a continuación como disparador del debate
    y permite a los participantes referirse libremente. Entrega la cita previamente
    a los periodistas para que puedan preparar preguntas.

    ¨Hertzl
    no creó una ideología que sostenía que había que emigrar a Eretz Israel y que
    hay que explicarle a los judíos que no quieren emigrar por que deben hacerlo.
    El dijo que existe un problema  de rechazo de los judíos y como consecuencia
    de ésto no pueden vivir en los lugares en que se encuentran. Por lo tanto
    hay que crear las condiciones que le permitan a los judíos que lo deseen emigrar
    a Israel, y cuando se los deje de perseguir éstos dejarán de llegar (a
    Israel). No se imaginó la posibilidad de intentar convencerlos.

    Lo
    que finalmente  pasó fue diferente – la solución de Hertzl no se concretizó.
    Si viviera hoy, no crearía el Movimiento Sionista. Los judíos son bien aceptados
    en el mundo. No hay lugares donde se los persigue, y las manifestaciones de
    antisemitismo no impiden a los judíos permanecer en sus lugares. En una situación
    así Hertzl sería feliz y no crearía el Movimiento Sionista¨    

    *
    Otra posibilidad: La misma actividad con la variante que cada uno de los
    miembros de la mesa asume el papel de un personaje determinado: Hertzl, Ajad
    Haam, Jabotinsky, Ben Gurión, etc.

     



    Comments are closed.