• Recorridos sionistas, capítulo 4


     

     

    Sionismo
    antes del Movimiento Sionista

    ¿Qué
    sab
    ían
    los estudiantes universitarios jud
    íos
    de Rusia sobre la planificaci
    ón
    y el trabajo f
    ísico
    que implicaba preparar la tierra para cultivar naranjas, lechugas,
    algod
    ón
    o flores?

     ¿Acaso
    la elecci
    ón
    de Palestina no fue realmente extraordinaria teniendo en cuenta que pod
    ían
    perfectamente haber emigrado a los EE.UU., como lo estaba haciendo la
    mayor
    ía
    de los desesperados jud
    íos
    rusos?

     

    Los
    jud
    íos
    no son una naci
    ón
    viviente; en todos lados son extranjeros y por lo tanto son despreciados.

    La
    emancipaci
    ón
    pol
    ítica
    y civil de los jud
    íos
    no es suficiente para elevar su estima ante los pueblos.

    El

    único
    y apropiado remedio ser
    á
    la creaci
    ón
    de una nacionalidad jud
    ía,
    de un pueblo viviendo sobre su propia tierra, la autoemancipaci
    ón
    de los jud
    íos;
    su emancipaci
    ón
    como naci
    ón
    entre las naciones a trav
    és
    de la adquisici
    ón
    de un hogar propio…

    El
    momento actual es el m
    ás
    favorable para la implementaci
    ón
    del plan aqu
    í
    expuesto…

    La
    regeneraci
    ón
    nacional de los jud
    íos
    debe iniciarse con la reuni
    ón
    de un Congreso de Notables jud
    íos.

     

    El
    hist
    órico
    a
    ño
    de 1897 marca el
    éxito
    de Hertzl al lograr reunir 197 delegados en el Congreso Sionista. Ese fue el
    verdadero comienzo e impulso de las actividades coordinadas del sionismo en el
    mundo. Sin embargo, ideas de sionismo, de colonizaci
    ón
    y de trabajo de la tierra, de renovaci
    ón
    del idioma hebreo, as
    í
    como el establecimiento de grupos sionistas, exist
    ían 
    mucho antes de que el periodista vien
    és
    comenzara su propia carrera sionista.  Incluso algunas de las ideas centrales de El Estado Jud
    ío
    hab
    ían
    sido escritas anteriormente. La cita que aparece previamente, por ejemplo, no
    fue escrita por Hertzl sino por Le
    ón
    Pinsker, un m
    édico
    jud
    ío-ruso
    que escribi
    ó
    en 1882, un panfleto titulado Autoemancipaci
    ón. 
    El 10 de febrero de 1896 Hertzl escribi
    ó
    en su diario:



    Leí
    hoy el panfleto [de Pinsker}… 
    Una pena que no lo haya le
    ído
    antes de escribir el m
    ío.  
    …tal vez hubiera abandonado mi propia iniciativa.





    Incluso
    Pinsker  y ni que decir de Hertzl,
    no fue el primero en reconocer que la dispersi
    ón
    de los jud
    íos
    y su presencia entre las naciones era extra
    ña,
    anormal. Mois
    és
    Hess, un jud
    ío
    alem
    án
    asimilado, socialista, colaborador muy cercano de Karl Marx, escribi
    ó
    en 1862 un libro llamado Roma y Jerusal
    én.



    Después
    de 20 a
    ños
    de alejamiento he retornado a mi pueblo
    .





    Entonces
    Hess realiz
    ó
    la siguiente observaci
    ón:

    El
    fanatismo religioso dejar
    á
    de ser la causa del odio a los jud
    íos
    en los pa
    íses
    m
    ás
    avanzados culturalmente, pero a pesar del Iluminismo y la emancipaci
    ón,
    el jud
    ío
    en el  exilio,
    que reniega de su nacionalidad, no ganar
    á
    nunca el respeto de las naciones entre las que vive. Podr
    á
    ser ciudadano naturalizado, pero nunca lograr
    á
    convencer a los gentiles de la total renuncia su propia nacionalidad.



    Un
    observador m
    ás
    temprano a
    ún,
    el rabino sefarad
    í
    Yehud
    á
    Alkalay entendi
    ó
    ya en 1845 (!), como lo hicieron Pinsker y Hertzl despu
    és,
    que la redenci
    ón
    de Israel deber
    ía
    comenzar a trav
    és
    del propio esfuerzo:



    La
    Redenci
    ón
    comenzar
    á
    con los esfuerzos de los jud
    íos
    mismos; deben organizarse y unirse, elegir líderes y abandonar los pa
    íses
    del exilio.

     

    Hertzl,
    Pinsker y Hertzl proven
    ían
    de un ambiente jud
    ío
    asimilacionista y por esta raz
    ón
    sus “recorridos de identidad” fueron un poco traum
    áticos.
    Alkalay, por su  parte, estaba
    arraigado y profundamente comprometido con la tradici
    ón
    y la religi
    ón
    jud
    ía
    pero dio a sus ideas tradicionales un molde 
    que ten
    ía
    una marcada impronta sionista. Permaneciendo en el marco de la tradici
    ón
    intent
    ó
    modificar la forma en la que los jud
    íos
    religiosos entend
    ían
    la direcci
    ón
    de la misma. Se refiri
    ó,
    por ejemplo, a la lengua hebrea, considerada hasta entonces un idioma para la
    oraci
    ón
    y el estudio
    únicamente:

    Deseo
    dar testimonio del dolor que siempre sent
    í
    por el error de nuestros antepasados, que permitieron que nuestra Lengua Sagrada
    sea olvidada. Por esta raz
    ón
    nuestro pueblo se dividi
    ó
    en setenta pueblos; nuestra
    única
    lengua fue reemplazada por las setenta lenguas de los pa
    íses
    del exilio.

    Su
    libro Minjat Yehudá
    ,
    fue
    escrito en hebreo
    .

    La
    visi
    ón
    de Alkalay, fue una de las que tuvo m
    ás
    repercusi
    ón,
    justamente por provenir del mundo tradicional:

    La
    organizaci
    ón
    de un cuerpo internacional jud
    ío
    es en s
    í
    misma el primer paso hacia la Redenci
    ón,
    porque a partir de esta organizaci
    ón
    se crear
    á
    una asamblea autorizada de ancianos y de los ancianos, aparecer
    á…el
    Mes
    ías.

    El
    rabino Tzv
    í
    Hirsch Kalisher, ten
    ía
    una perspectiva similar combinada con una mayor capacidad organizativa. En su Derishat
    Shalom escrito en 1862 (el mismo a
    ño
    que Hess public
    ó
    su libro) Kalisher dice:

    ¡Mi
    estimado lector! Qu
    ítese
    de encima la cobertura de la costumbre, que el gentío popular piensa,
    que en este momento el Mes
    ías
    tomar
    á
    un gran Shofar para atronar a todos los habitantes del universo. No es as
    í,
    sino que el comienzo de la redenci
    ón
    ser
    á
    por medio del despertar del esp
    íritu
    de los fil
    ántropos
    y por medio de la voluntad de los reinos de reunir una parte de los dispersos
    de Israel en la Tierra Santa.

    Kalisher
    prest
    ó
    atenci
    ón
    al hecho que hasta ese momento los fil
    ántropos
    hab
    ían
    sido llamados a ayudar s
    ólo
    a los jud
    íos
    necesitados de la Tierra Santa. No exist
    ía
    una “econom
    ía
    jud
    ía”
    digan de tal nombre y la mayor
    ía
    de los jud
    íos
    pasaban gran parte de sus d
    ías
    estudiando y rezando.


    Sugiero que se establezca una organizaci
    ón
    para fomentar la colonizaci
    ón
    en la Tierra Santa, con el prop
    ósito
    de adquirir y cultivar granjas y vi
    ñedos…  
    si estamos inspirados por el fervor del trabajo de la tierra con nuestras
    propias manos, seguramente D’s nos bendecir
    á

    Otra
    gran ventaja de la colonizaci
    ón
    agrícola es que tendremos el privilegio de poder observar los mandamientos
    religiosos que se relacionan al trabajo de la tierra en la Tierra Santa…

    Pero,
    m
    ás
    all
    á
    de todos ellos, la agricultura judía ser
    á
    un estímulo para la Redenci
    ón
    Mesi
    ánica
    final.

    No
    s
    ólo
    que muchos de los elementos del pensamiento sionista ya exist
    ían
    antes de Hertzl sino que en la Tierra de Israel, Palestina, se llevaba a cabo
    una gran actividad. Kalisher logr
    ó
    convencer a la organización jud
    ía-francesa,
    la Alliance Israelite Universelle, a que arrendara un terreno de 650 hect
    áreas
    de tierra en las afueras de Yafo para establecer all
    í
    en 1870, Mikve Israel, la primera escuela agr
    ícola.
    (Irmiah
    ú,
    Jerem
    ías,
    14:8 y 17:13).

    Como
    resultado de la acci
    ón
    conjunta de los jud
    íos
    de Palestina y fil
    ántropos
    jud
    íos
    de la di
    áspora
    también se establecieron nuevos poblados. Sir Mois
    és
    Montefiore, jud
    ío
    brit
    ánico
    y  hombre de finanzas, que viajaba
    frecuentemente a Palestina y hab
    ía
    sido testigo de las deplorables condiciones en las que vivían los jud
    íos
    de la Ciudad Vieja de Jerusal
    én,
    construy
    ó
    un peque
    ño
    barrio residencial fuera de las murallas, del otro lado del valle, al sudoeste
    de la Puerta de Yafo, en 1860. Unos a
    ños
    antes hab
    ía
    construido un molino en el mismo lugar para garantizar la producci
    ón
    de pan para los necesitados de la ciudad. Montefiore fue gradualmente aumentando
    su apoyo.



    No
    menos importante fue el hecho que algunos de los miembros de la comunidad jud
    ía,
    nativos de Jerusalén, comenzaron a desarrollar poblaciones fuera de las murallas
    de la ciudad: Najalat Shiv
    á,
    Mea Shearim. En 1878, despu
    és
    de tres a
    ños
    de averiguaciones, el l
    íder
    del grupo jerosolimitano, Yoel Mosh
    é
    Salom
    ón, 
    compr
    ó
    un terreno f
    értil
    al noreste de Yafo. El grupo construy
    ó
    all
    í
    peque
    ñas
    caba
    ñas,
    recibi
    ó
    una breve capacitaci
    ón
    agr
    ícola
    en Mikve Israel y se estableci
    ó
    con sus 26 familias en los que llamar
    ían
    Petaj Tikva (Oseas 2:17). Vencidos por las enfermedades, el hambre y la inundaci
    ón
    del Yarkón, los que sobrevivieron retornaron a Jerusal
    én.

    Todo
    ésto y mucho m
    ás
    tuvo lugar antes que Pinsker redactara su panfleto. Cuando se reuni
    ó
    el Primer Congreso Sionista, hab
    ía
    en Palestina alrededor de 20.000 colonos jud
    íos
    reci
    én
    arribados. Estos eran un muy peque
    ño
    porcentaje de los cientos de  miles
    de jud
    íos 
    que hu
    ían
    de sus hogares en Rusia y Rumania, escapando de la pobreza y los pogroms, quienes
    se dirig
    ían
    mayoritariamente a Am
    érica
    y a Inglaterra. De este peque
    ño
    porcentaje de colonos que llegaron a Palestina 
    hab
    ía
    un pu
    ñado
    que lo habían hecho con la ayuda y el apoyo de grupos sionistas que se exist
    ían
    en docenas  de localidades a lo
    largo y ancho de Rusia. Todos estos grupos, algunos orientados al estudio del
    hebreo y la historia jud
    ía,
    otros a la autodefensa, otros incluso a los deportes, 
    eran conocidos bajo el nombre de los “Amantes de Si
    ón”
    Jovevei Tzi
    ón.
    Pinsker se transform
    ó
    en el l
    íder
    de esos grupos, encarg
    ándose
    de ayudar a orientar a la mayor cantidad de emigrantes posible, al trabajo de
    la tierra en Palestina.

    El
    m
    ás
    legendario de estos grupos se llam
    ó
    BILU, un acr
    ónimo
    del vers
    ículo
    hebreo: Beit Yaakov Lej
    ú
    Venelj
    á
    (Casa de Yaakov, ¡vayamos y andemos! Yshaiah
    ú,
    Isa
    ías,
    2:5). Los miembros del grupo que se asentaron en Palestina (alrededor de 50 de
    un grupo de 500) reflejaban muchas de las caracter
    ísticas
    y valores que ser
    ían
    conocidos con el nombre de Jalutziut, pionerismo. En primer lugar eran j
    óvenes,
    en su mayor
    ía
    estudiantes universitarios. En muchos casos se hab
    ían
    acercado al sionismo movidos por las mismas razones que lo hicieron Hess y
    Pinsker y posteriormente Hertzl (que era en ese momento contempor
    áneo
    a ellos).
    Ser un
    estudiante universitario judío en Rusia quería decir por definición, que sus
    familias habían cruzado una barrera cultural. También significaba estar
    expuestos al odio a los judíos.



    En
    segundo lugar, mientras la mayor
    ía
    de los miembros del BILU (por no mencionar a los miles que pertenec
    ían
    a otros grupos de Jovevei Tzi
    ón)
    se contentaban con discutir y debatir acerca de la colonización jud
    ía,
    un pu
    ñado
    de ellos, incluidos algunos de los l
    íderes
    principales, optaron por levantar sus ra
    íces
    e ir hacia ella. Zeev Dubnow uno de los miembros del grupo lo expres
    ó
    as
    í:




    Queremos…
    retornar a los jud
    íos
    la independencia política que les fue saqueada 
    hace 2000 a
    ños
    atr
    ás.
    Y si lo quer
    éis
    no ser
    á
    una leyenda
    .
    Debemos establecer poblados agr
    ícolas,
    f
    ábricas
    e industrias. Debemos desarrollar la industria y ponerla en manos jud
    ías.
    Y…debemos dar a la juventud entrenamiento militar y proveerla de armas.

    Catorce
    Biluim desembarcaron en Yafo en julio de 1882 y el mismo d
    ía
    se trasladaron a Mikve Israel. Otros se les unieron m
    ás
    tarde.



    Tercero,
    los Biluim estaban comprometidos a “ensuciarse las manos”, considerando el
    trabajo f
    ísico
    productivo de la tierra como la base para la creaci
    ón
    de una nueva sociedad. As
    í
    como uno puede sentir la conmoci
    ón
    que estos j
    óvenes
    experimentaron, puede tambi
    én
    percibir su clara conciencia de que estaban involucrados en los inicios de una
    revoluci
    ón
    jud
    ía:

    Mientras
    estaba en Rusia so
    ñaba
    con trabajar ocho horas diarias y dedicar el resto de mi tiempo a asuntos del
    esp
    íritu.
    Pero como puede la mente absorber algo  cuando
    la espalda est
    á
    a punto de quebrarse y uno es vencido por la fatiga… 
    cuando lo
    único
    que uno quiere al regresar del trabajo es tragar su cena y echarse a dormir.



    Finalmente,
    ellos deliberaban acerca de su organizaci
    ón
    social interna. Lo que ten
    ían
    lo compart
    ían.
    Vivían juntos en comuna. De hecho, los Biluim ve
    ían
    toda su existencia no s
    ólo
    como la construcci
    ón
    de un nuevo tipo de jud
    ío
    sino como la creaci
    ón
    de una nueva clase de ser humano. No estaban dispuestos a seguir viviendo a
    costas de los agricultores y los trabajadores industriales. Estos hijos de la
    emergente clase media jud
    ía
    de Rusia apostaron por los trabajadores del mundo y lo hicieron como jud
    íos
    nacionalistas. Estas pocas docenas de j
    óvenes
    eran radicalmente revolucionarios, quer
    ían
    cambiar el mundo.



    Los
    planes de los Biluim eran realmente irrealizables. Si bien estaban muy
    motivados, carec
    ían
    de toda preparaci
    ón,
    hab
    ían
    abandonado Rusia sin ning
    ún
    apoyo econ
    ómico
    para mantenerse, no ten
    ían
    experiencia en el trabajo agr
    ícola;
    ¡Eran unos so
    ñadores!
    ¿Qu
    é
    sab
    ían
    realmente los estudiantes universitarios rusos acerca de la planificaci
    ón
    y el trabajo f
    ísico
    que implicaba preparar la tierra para cultivar naranjas, lechugas, algod
    ón
    o flores? De hecho su sue
    ños
    se encontraron con realidades. No eran suficiente cantidad de personas, no hab
    ía
    suficiente dinero; las condiciones eran insostenibles. Se trasladaban de un
    lugar a otro por toda Eretz Israel. Algunos, se quedaron en Mikve Israel como
    trabajadores asalariados, otros se trasladaron a la nueva colonia establecida
    por el Bar
    ón
    Edmund de Rothschild, Rishon Letzi
    ón 
    y otros se establecieron en Jerusal
    én.
    Los grupos en Rusia quedaron atr
    ás.
    Finalmente fue logrado un arreglo econ
    ómico
    en 1884 con el establecimiento de la colonia Gedera y los Biluim que quedaban se
    establecieron all
    í
    de manera permanente.

    Los
    Biluim fueron los m
    ás
    famosos de estos 20-25.000 inmigrantes jud
    íos
    que constituyeron la Primera Ali
    á.
    Los otros no eran tan revolucionarios. Pero teniendo en cuenta que pod
    ían
    perfectamente haber emigrado a los EE.UU. (la as
    í
    llamada Goldene Medine, el Pa
    ís
    del Oro) su opci
    ón
    por Palestina fue realmente extraordinaria. 
    Muchos de ellos se establecieron en centros de poblaci
    ón
    ya existentes como Yafo, Jerusal
    én
    y Haifa. Otros lo hicieron en las nuevas colonias establecidas por Sir Edmund
    Rothschild.



    Sir
    Edmund, del brazo franc
    és
    de la poderosa familia, estaba profundamente preocupado e involucrado con el
    futuro del pueblo jud
    ío
    y consider
    ó
    a  la colonizaci
    ón
    en Palestina vital para la continuidad del mismo. Por supuesto, ten
    ía
    los recursos financieros y humanos para hacer algo al respecto. Rothschild fue
    popularmente conocido como Hanadiv Haiadúa (el famoso benefactor). Sin
    su apoyo en ese momento podemos preguntarnos si la empresa sionista habr
    ía
    triunfado. Sir Edmund estableci
    ó
    Rishon Letzi
    ón,
    Zijrón Yaakov (al sur de Haifa), Rosh Pina (al Este de Safed) y ayud
    ó
    al restablecimiento de Petaj Tikva.  Su
    preocupaci
    ón
    no era distante: visit
    ó
    Eretz Israel muchas veces. Sus primeras visitas fueron en 1887 y 1893. Ten
    ía
    sus propias ideas acerca de c
    ómo
    deb
    ía
    progresar la colonizaci
    ón
    en Palestina y sus ideas eran muy diferentes a las de Hertzl y 
    los Jovevei Tzi
    ón.
    Las puso en pr
    áctica
    y se convirtieron en parte del un gran tapiz que emerg
    ía.

    En
    el momento que el Dr. Hertzl se pon
    ía
    de pie en su Primer Congreso Sionista, hab
    ían
    sido ya invertidas en la empresa sionista unas cuantas d
    écadas
    de pensamiento, dinero y actividad. La mayor
    ía
    de los 197 delegados representaban esos intereses reales: 
    de grupos de Jovevei Tzi
    ón,
    de  colonos, de 
    fil
    ántropos.
    Pero tambi
    én
    hab
    ía
    quienes no correspond
    ían
    a ninguna de esas l
    íneas
    de pensamiento, ni la de Hertzl, ni la de los colonos, ni la de los fil
    ántropos
    o los Jovevei Tzi
    ón.




    Veinticinco
    periodistas cubrieron el evento: el sionismo era noticia.  

     


    Fuentes

    J.
    N. Bialik escribió dos famosos poemas inmediatamente despu
    és
    del pogrom de Kishinev, uno breve que traemos aqu
    í
    un
    poema

    é
    pico
    de varias p
    áginas
    llamado; "En la ciudad de la Matanza" (puedes encontrar la traducci
    ón
    en las antolog
    ías
    de Bialik al espa
    ñol.
    Por su amplitud no pudimos traerlo aquí)





    En
    la Matanza

                                   

    J. N. Bialik

    ¡Cielos!
    ¡Pedid clemencia para m
    í!

    Si
    hay un Dios en vosotros ,

    y
    un camino que hacia El conduzca

    yo
    no pude hallar la senda.

    ¡Rogad,
    rogad por m
    í!

    En
    mis labios no hoy s
    úplica,
    ni deseo, ni mando;

    laxa
    pende mi mano, yerto est
    á
    el coraz
    ón…

    ¿Hasta
    cu
    ándo?
    ¿Hasta cu
    ándo?
    ¡Ay! ¡Hasta cu
    ándo!

    ¡Verdugo!
    ¡He aqu
    í
    el cuello! ¡Toma! ¡Corta!

    Mátame
    como a un perro, con el hacha que aferra

    tu
    mano, que un pat
    íbulo
    es para m
    í
    la tierra.

    ¡Corta!,
    que nuestra sangre poco importa.

    ¡Nuestro
    n
    úmero
    es breve!, y la sangre vertida

    del
    lactante y del viejo te salpique la blusa,

    y
    la mancha de sangre no se borre en la vida.

    Si
    existe Justicia, que de inmediato surja una se
    ñal.


    Mas
    si cuando no pueda mirar la luz del d
    ía,


    cuando
    muera, Justicia brillar
    ía,

    yo
    digo: "Para siempre se hunda su sitial,

    y
    la maldad del mundo pudra el cielo y conmueva,

    y
    t
    ú,
    t
    ú,
    el asesino, en tus sombr
    íos
    cr
    ímenes

    hártate
    y en la sangre sacia la sed: ¡Abreva!

    Y
    quien grite ¡Venganza!, sea maldito,

    que
    venganza a la sangre del ni
    ño
    peque
    ño


    no
    la pudo inventar ni Sat
    án,
    por m
    ás
    empe
    ño
    ..

    Y
    as
    í
    hendir
    á
    la sangre el abismo infinito,

    así
    hendir
    á
    el abismo que negruras encierra,

    y
    comer
    á
    las sombras, y roer
    á


    los
    cimientos podridos de la tierra."

     

     

    El
    establecimiento de la colonia Rishon Letzi
    ón:

    Mucho
    era mi trabajo y el de mis amigos en uno de los claros d
    ías
    del mes de Av (1882) en la ciudad de Yafo…  
    termin
    ó
    el d
    ía
    y lleg
    ó
    la
    noche cuando concluimos nuestro trabajo y alquilamos una carreta tirada
    por dos caballos y partimos tambi
    én
    nosotros pensando que cuando lleg
    áramos
    a nuestro lugar encontraríamos a nuestro compa
    ñeros
    en el lugar preestablecido. Llegamos y una vez all
    í
    la
    carga ya no estaba. Pensamos que seguramente se hab
    ían
    atrasado por los que caminan despacio, dada la carga y las pertenencias
    que tra
    ían
    y que en breve llegar
    ían… 
    el lugar estaba desierto. No hab
    ía
    ni casas ni chozas ni siquiera una tienda de campa
    ña. 
    No hab
    ía
    árboles,
    ni gente, de la tierra a nuestro alrededor brotaban s
    ólo
    cardos y maleza …  me quit
    é
    el saco y lo extend
    í
    sobre la tierra  para que nos sent
    áramos
    a recuperar fuerzas y esperar esperando a nuestros compa
    ñeros.


    Desde
    las monta
    ñas
    de Judea soplaba un aire puro , el aire bueno y sano que reconforta el
    esp
    íritu.
    Casi me hab
    ía
    olvidado de mi compa
    ñero…   
    Record
    é
    a Shimsh
    ón
    (Sans
    ón)
    que había luchado aqu
    í
    contra los filisteos…   
    me acord
    é
    de la sangre de mis antepasados 
    derramada aqu
    í 
    sent
    í
    un profundo amor hacia el lugar, el amor del hijo que fue exilado de su
    padre y retorn
    ó
    al hogar  y su padre ya no
    est
    á 
    pero mis hermanos,  ¿D
    ónde
    est
    án?
    Acaso vendr
    á
    la ma
    ñana
    y llegar
    án
    los dispersos de Israel de todos los rincones del mundo? …   (¿Cu
    ánto
    tiempo tendremos que esperar a
    ún
    hasta que pase la desgracia, comparable con la noche?) 
    Al recordar todo el trabajo se me erizan los pelos de la cabeza.
    ¿Y quienes son los que est
    án
    conmigo?  Evoqu
    é
    reuniones de los Jovevei Tzi
    ón…
      de las que sal
    ía
    lleno de buenas esperanzas, record
    é
    las palabras como llamas de fuego… 
    Pero ¿D
    ónde
    est
    án?… 
    ¿De d
    ónde
    tengo fuerzas para esta tarea cuando mi bolsillo est
    á
    vac
    ío?
    Podr
    án
    acaso mis manos acostumbradas a la pluma y a hacer cuentas, tomar la azada
    y sacar pan de la tierra para m
    í,
    mi mujer y mis hijos? ¿Sacrificar
    é
    tambi
    én
    a mis queridos en aras de esta idea? ¿Tengo acaso derecho? ¿Traer
    á
    esto alg
    ún
    beneficio?
     

                                       

    Recuerdos de Zalman Levontin "Leeretz Avoteinu"

                                                               

        Hacia la
    tierra de nuestros  antepasados

     

     

    Actividades 

    Actividad
    Nro1: ¿Participar o No Participar?




    Edad:
    14 a
    ños
    en adelante

    Duración:
    1 – 1,30 Hrs.

    Objetivos:
    Lograr que los participantes comprendan la profundidad de la transformación
    que implicó la reunión del Primer Congreso Sionista en el seno del pueblo
    judío y expresen sus ideas y sentimientos en relación al Sionismo.


     

    Credencial
    Oficial de los participantes del 1er. Congreso Sionista Mundial

    Desarrollo:

    *
    Reparte a cada uno de los participantes un Documento de Identidad 
    con los datos que caracterizan el personaje que deber
    á
    interpretar.

    *
    Entrega a cada participante una invitaci
    ón
    a participar del Congreso. Procura redactarla de tal manera que
    ésta
    manifieste el objetivo del Congreso.

    *
    Pide a cada uno de los participantes que teniendo en cuenta la personalidad que
    representan consideren si participar
    án
    o no del Congreso

    *
    Pide a cada uno que le escriba una carta a Hertzl explicando su respuesta, si
    participar
    án,
    ¿Por qu
    é?
    y si no lo har
    án
    ¿Por qu
    é
    no? 

    *
    Re
    úne
    al grupo, lee algunas de las respuestas y pide al resto de los participantes
    que se relacionen a ellas. Inicia el debate; ¿Por qu
    é
    participar
    ías?
    ¿Cu
    ál
    es el m
    óvil
    de tu posici
    ón?
    ¿Acaso el pueblo jud
    ío
    tiene realmente un problema? ¿No es acaso peligroso realizar un manifestaci
    ón
    p
    ública
    de tanta envergadura?
     

    Documentos
    de Identidad para repartir entre los participantes


    Frumka
    Weiss


    Fecha
    de Nacimiento:     5 de mayo de 1874

    Lugar
    de Nacimiento: Odesa, Rusia

    Educación:
    tradicional, liberal.

    Idiomas:
    yiddish, ruso

    Estado
    Civil: soltera

    Ocupación:
    enfermera

     

    Moshé
    Perl


    Fecha
    de Nacimiento: 18 de agosto de 1876

    Lugar
    de Nacimiento: Aldea de Pinsk, Polonia

    Educación:
    ortodoxa

    Idiomas:
    yiddish

    Estado
    Civil: casado + cuatro hijos

    Ocupación:
    changador, por las noches estudia en el Kolel

     

     

    León
    Golomb
    (nombre anterior: Leiv)

    Fecha
    de Nacimiento: 6 de agosto de 1877

    Lugar
    de Nacimiento: Minsk, Rusia

    Educación:
    ortodoxa

    Idiomas:
    yiddish, ruso, alem
    án

    Estado
    Civil: soltero

    Ocupación:
    estudiante de filosof
    ía
    en la Universidad de Berl
    ín,
    para su manutenci
    ón
    trabaja en una editorial, miembro del movimiento socialista
    revolucionario.

     

     

    Karl
    Deutsh


    Fecha
    de Nacimiento: 23 de mayo de 1870

    Lugar
    de Nacimiento: Viena, Austria

    Educación: 
    liberal.

    Idiomas:
    alem
    án

    Estado
    Civil: casado + un hijo

    Ocupación:
    abogado

     

     

    Moshé
    Sason


    Fecha
    de Nacimiento: 4 de mayo de 1866

    Lugar
    de Nacimiento: Mishkenot Shaananim

    Educación:
    tradicional-religiosa

    Idiomas:
    turco, hebreo, ladino

    Estado
    Civil: casado + tres hijos

    Ocupación:
    due
    ño
    de un almac
    én

     

     

    Yaakov
    Cohen


    Fecha
    de Nacimiento: 30 de junio de 1874

    Lugar
    de Nacimiento: L
    íbano

    Educación:
    tradicional, liberal.

    Idiomas:
    turco, franc
    és,
    hebreo

    Estado
    Civil: casado + 3 hijos

    Ocupación:
    m
    édico

     

     

    Yoel
    Davidson


    Fecha
    de Nacimiento: 3 de marzo de 1860

    Lugar
    de Nacimiento: Odesa, Rusia

    Educación:
    tradicional\religiosa

    Idiomas:
    yiddish, ruso, hebreo, franc
    és


    Estado
    Civil: soltero

    Ocupación:
    agricultor en Petaj Tikva

     

     

    Albert
    Stein


    Fecha
    de Nacimiento: 7 de noviembre de 1876

    Lugar
    de Nacimiento: Plunsk, Polonia

    Educación:
    tradicional-religiosa

    Idiomas:
    yiddish, ruso, espa
    ñol

    Estado
    Civil: soltero

    Ocupación:
    agricultor en las colonias jud
    ías
    de Entre R
    íos,
    Argentina

     

     

    Karl
    Haim


    Fecha
    de Nacimiento: 5 de agosto de 1850

    Lugar
    de Nacimiento: Par
    ís,
    Francia

    Educación: 
    liberal.

    Idiomas:
    franc
    és,
    hebreo, ingl
    és

    Estado
    Civil: casado + 2 hijos

    Ocupación:
    Ingeniero agr
    ónomo,
    dirige las obras del Bar
    ón
    Rothschild en Zijron Yaakov

     

     

    Dina
    Bell


    Fecha
    de Nacimiento: 4 de diciembre de 1874

    Lugar
    de Nacimiento: Londres, Inglaterra

    Educación:
    tradicional, liberal.


    Idiomas:
    ingl
    és,
    hebreo

    Estado
    Civil: casada + 1 hijo

    Ocupación:
    maestra de juda
    ísmo

     

     

    Isaac
    Brown


    Fecha
    de Nacimiento: 6 de septiembre de 1872

    Lugar
    de Nacimiento: Manchester, Inglaterra

    Educación:
    tradicional, liberal.

    Idiomas:
    ingl
    és

    Estado
    Civil: casado + 2 hijos

    Ocupación:
    empleado bancario

     

     

    Charles
    Levi


    Fecha
    de Nacimiento: 9 de enero de 1869

    Lugar
    de Nacimiento: Par
    ís,
    Francia

    Educación: 
    liberal.

    Idiomas:
    franc
    és,
    alem
    án,
    ingl
    és

    Estado
    Civil: casado + 1 hijo

    Ocupación:
    periodista

     

     

    Yehudá
    Stavsky


    Fecha
    de Nacimiento: 8 de abril de 1877

    Lugar
    de Nacimiento: Lodz, Polonia

    Educación:
    ortodoxa, jas
    ídica.

    Idiomas:
    yiddish, hebreo

    Estado
    Civil: casado + 3 hijos

    Ocupación:
    comerciante textil

     

     

     

     

    Activida
    Nro2: El Congreso Sionista

     

    Herzl
    en el Primer Congreso Sionista – Basilea 1897


     

    Edad:
    14 a
    ños
    en adelante

    Duración:
    de tres horas a un d
    ía

    Objetivos: 
    Lograr que los participantes comprendan la profundidad de la  
    transformación que implicó la reunion del Primer Congreso Sionista en
    el seno del pueblo judío y expresen sus ideas y sentimientos en relación al
    Sionismo.           

    Desarrollo:
    Simulaci
    ón
    del Congreso Sionista – La Cuesti
    ón
    Uganda

    Esta
    actividad puede realizarse como un sencillo juego de simulaci
    ón
    de dos o tres horas o bien como una actividad de un d
    ía
    entero, para grupos de por lo menos 40 participantes. Se recomienda
    especialmente para un gran evento de 100-200 participantes.



    *
    Una semana antes de la actividad reparte a los participantes una invitaci
    ón
    al Congreso.
     

    Roles
    en el Juego:

    5
    grupos que representan diferentes corrientes de pensamiento

    1
    Secretario General del Congreso (uno de los madrijim)

    Hertzl
    (uno de los madrijim)

    1-3
    ayudantes de acuerdo al tama
    ño
    del grupo (preferiblemente madrijim)

    2-5
    periodistas  de acuerdo al tama
    ño
    del grupo (preferiblemente janijim)
     

    Recursos:

    -Una
    sala amplia que pueda servir para la reuni
    ón
    plenaria de todos los participantes. Decora y prepara la sala con anticipaci
    ón:
    tarima para los oradores, micr
    ófonos,
    banderas, c
    ámaras
    de televisi
    ón
    nacional e internacional, pizarras con informaciones, etc.

    -Una
    habitaci
    ón
    de entrada lo suficientemente grande para albergar a los que van llegando y para
    realizar all
    í
    los intervalos, tambi
    én
    esta habitaci
    ón
    dec
    órala
    con anticipaci
    ón.



    5 cuartos de trabajo o 5 rincones identificados en las habitaciones anteriores.


    Sala de periodismo.


    Sistema de TV en circuito cerrado, puedes prepararlo t
    ú
    mismo con varios videos 
    conectados
    en paralelo, 2 c
    ámaras
    de video, 2- 4 videos, y 2-4 grabadores.


    2-3 computadoras (si tienes posibilidad de Internet puedes conectarte
    con——–)


    Cartulinas, papel, l
    ápices,
    y materiales para la creaci
    ón
    de posters y stickers.


    Una carpeta y una tarjeta de identidad y/o distintivo para cada uno de los
    participantes.


    Un sobre por participante, dentro de cada sobre una tarjeta verde y una roja 
    por
    participante.


    Dos cajas o urnas para colocar los votos.

    El
    d
    ía
    de la actividad



    Etapa
    1= 45 minutos

    *
    Todos los invitados comienzan a llegar al Congreso y deben dirigirse a los puestos
    de inscripci
    ón,
    donde se encontrar
    án
    los "ayudantes" que realizar
    án
    la inscripci
    ón.
    En la medida en que ésto sea posible instala dos o tres computadoras
    y realiza la inscripci
    ón
    a trav
    és
    de ellas. Prepara con anticipaci
    ón
    la lista de los participantes para poder verificar que realmente quienes llegan
    est
    án
    invitados y tienen derecho a voto (como siempre en estos acontecimientos hay
    quienes quieren participar aunque no se los haya invitado). Cada candidato entrega
    sus datos personales y presenta su documento de identidad a fin de ratificar
    los mismos y luego recibe su carpeta y su Tarjeta de Identidad con su nombre
    y el grupo al que pertenece:

    Grupo
    eretzisrael
    í

    Grupo
    de los sionistas de Rusia

    Grupo
    territorialista

    Grupo
    de Europa Occidental

    Grupo
    de rabinos de diferentes pa
    íses

     

    *
    Cada participante deber
    á
    buscar al resto de los miembros de su grupo

    *
    Cada grupo se reunir
    á
    en su habitaci
    ón
    o rinc
    ón
    estipulado y recibir
    á
    de uno de los ayudantes una hoja con los datos relevantes a su grupo.

    *
    Otorga unos 15 minutos para que el grupo lea la hoja y aclare sus posiciones.

     

    Etapa
    2 = Una hora  – Apertura del
    Congreso

    *
    Despu
    és
    de la inscripci
    ón
    y de la reuni
    ón
    de los grupos, el Secretario General anunciar
    á
    por los parlantes la iniciaci
    ón
    del Congreso y pedir
    á
    a los participantes dirigirse a la sala.

    *
    El Secretario General iniciar
    á
    la sesi
    ón
    plenaria con un breve discurso y la entonaci
    ón
    de la Hatikva y pedir
    á
    a Hertzl que dirija la palabra al Congreso.

    *
    Hertzl comenzar
    á
    su discurso. Opci
    ón
    A
    :
    Proyecta el primer cap
    ítulo
    de la serie "Columnas de Fuego" hasta el momento en que Hertzl hace su
    anuncio acerca de Uganda.

    Opción
    B
    :
    Hertzl se dirige al Congreso, en sus palabras pondr
    á
    especial
    énfasis
    sobre los
    últimos
    acontecimientos que afectaron al pueblo jud
    ío,
    fundamentalmente el Pogrom de Kishinev 1 
    y relatar
    á
    acerca del fracaso de las negociaciones con el Sult
    án
    Turco y los comienzos de las negociaciones con Gran Breta
    ña,
    destacando el fracaso del programa El Harish en la pen
    ínsula
    del Sina
    í.
    Ahora Hertzl presentar
    á
    la opci
    ón
    Uganda. Al concluir su discurso pedir
    á
    que se realice una votaci
    ón
    para decidir si debe o no enviarse a Uganda una delegaci
    ón
    que estudie el tema e investigue las posibilidades de la colonizaci
    ón
    jud
    ía
    en el lugar.

     
    El 19 de abril de 1903 tuvo lugar el pogrom de Kishinev , fueron asesinados
    48 jud
    íos
    de la ciudad, 600 heridos y 1.500 negocios y hogares fueron saqueados, en la
    ciudad viv
    ían
    aproximadamente 50.000 judíos y 60.000 cristianos



    Etapa
    3 = Dos horas



    Primera
    media hora

    *
    Los grupos se retiran de la sala principal a sus cuartos de conferencia. Cada
    grupo debe determinar su posici
    ón
    con respecto a la propuesta de Uganda para presentarla posteriormente en la
    Plenaria.

    *
    Los ayudantes entregar
    án
    a cada grupo hojas de trabajo con las diferentes posturas que fueron expresadas
    en el congreso para que cada uno de los grupos pueda consolidar su posici
    ón.


    *
    Es muy importante darle a cada grupo todas las posiciones para que puedan
    estructurar sus ideas en relaci
    ón
    a las ideas de los dem
    ás.


     

    Segunda
    media hora

    *
    Todos los grupos preparar
    án
    su campa
    ña
    de esclarecimiento y el material correspondiente que ser
    á
    posteriormente distribuido (prospectos, stickers, etc.). Asimismo preparar
    án
    discursos para el Hyde Park y su respuesta para la Asamblea Plenaria posterior.

     

    Segunda
    Hora

    *
    Todos los grupos saldr
    án
    a un intervalo en la sala de entrada.

    *
    Enc
    árgate
    de que en esa sala haya bebida, caf
    é,
    etc. y dependiendo de la hora del d
    ía
    tal vez sea hora de comer.

    *
    En el transcurso del intervalo los periodistas podr
    án
    realizar reportajes grabados o filmados que podr
    án
    transmitirse en vivo en los televisores instalados previamente.

    *
    Cada grupo podr
    á
    organizar en la sala de entrada un rinc
    ón
    propio donde realizar
    á
    su propaganda y su campa
    ña
    de esclarecimiento a fin de convencer a los dem
    ás
    de lo acertado de su posici
    ón.


    *
    Los ayudantes organizar
    án
    el Hyde Park y todo quien lo desee podr
    á
    participar.

     

    Etapa
    4 = Una Hora  – La Plenaria

    *
    Los delegados se re
    únen
    en la Asamblea Plenaria, cada grupo recibe 5 minutos para exponer su posici
    ón.
    Posteriormente se inicia el debate general, coordinado por el Secretario
    General.

     

    Etapa
    5 =  Media Hora 
    – La votaci
    ón



    *
    Lleg
    ó 
    el momento de votar. Los ayudantes repartir
    án
    a cada uno de los participantes un sobre con dos tarjetas: una roja y una verde.

    Cada
    delegado votar
    á
    secretamente, tarjeta verde: a favor de la propuesta de Hertzl, tarjeta roja: en
    contra. La votaci
    ón
    es individual y personal. Los participantes votar
    án
    de acuerdo a su opini
    ón
    personal y no de acuerdo al grupo al que representan
    .


    Los
    delegados se parar
    án
    y pondr
    án
    los sobres en las urnas instaladas en la sala previamente. Los secretarios pasar
    án
    a realizar el recuento de los votos y entregar
    án
    los resultados por escrito al Secretario General quien informar
    á
    a la Plenaria el resultado.

     

    Etapa
    6 = Evaluaci
    ón
    y an
    álisis
    del juego

    *
    Despu
    és
    de un breve intervalo, inicia el an
    álisis
    de lo acontecido y transmite a los participantes la informaci
    ón
    correspondiente acerca del Sexto Congreso Sionista en el cual se tuvo lugar el
    debate acerca de Uganda
    .


     

    Materiales
    Disponibles para la Actividad

     

    Hojas
    de Trabajo para los Cinco Grupos en la Etapa 1




    El
    grupo Eretz-Israel
    í

    Ustedes
    son un grupo de j
    óvenes
    de Eretz Israel. No nacieron all
    í,
    todos ustedes hicieron ali
    á
    en
    los
    últimos
    a
    ños.
    Est
    án
    convencidos que el pueblo jud
    ío
    debe abandonar la di
    áspora
    y vivir una vida productiva e independiente en su tierra.

    Ustedes
    viven en las nuevas colonias de Eretz Israel, trabajan la tierra, labor que es
    muy dif
    ícil
    y se esfuerzan por hablar s
    ólo
    en hebreo.

    Vuestro
    objetivo es transformar al pueblo jud
    ío
    en un pueblo normal, como todos los pueblos. Un pueblo que tiene su tierra y su
    idioma y que no depende de la misericordia de los dem
    ás.


    La
    situaci
    ón
    en Israel es muy problem
    ática.
    Las colonias atraviesan serios problemas econ
    ómicos.
    La gente se esfuerza y trabaja tenazmente con gran voluntad pero no tiene
    conocimientos ni experiencia en el trabajo agr
    ícola.
    Muchos se enferman por el agotamiento y la falta de condiciones higi
    énicas
    adecuadas.

    La
    mayor parte del pa
    ís
    est
    á
    desierta. Las turcos, que dominan el pa
    ís,
    imponen sobre los habitantes altos impuestos 
    y los enrolan al ej
    ército
    por largos per
    íodos.


    Parte
    de vuestros compa
    ñeros
    no pudieron resistir la situaci
    ón
    y abandonaron el pa
    ís
    desilusionados.

    Ustedes
    desean plantear los problemas de Eretz Israel ante los delegados del Congreso, 
    para pedir su ayuda.
     

    El
    grupo de los Sionistas Rusos

    Ustedes
    son un grupo de j
    óvenes
    jud
    íos
    de Rusia, entre los que hay procedentes de Kishinev. Ustedes representan a los
    jud
    íos
    de Rusia, Ucrania, Moldavia, Lituania, Bielorrusia, etc.

    Todos
    son activistas del Movimiento Jovevei Tzi
    ón
    y parte de vuestros compa
    ñeros
    hicieron
    ali
    á
    a Israel.

    Vuestro
    movimiento e incluso algunos de ustedes participaron de los Congresos Sionistas
    anteriores. Este congreso es especialmente importante, hace apenas unos meses,
    en el mes de abril, tuvo lugar un terrible pogrom en Kishinev. V
    ándalos
    antisemitas prorrumpieron  a las
    casas de los jud
    íos
    de la ciudad, golpeando, violando y asesinando a 
    mujeres, ni
    ños
    y ancianos. Las im
    ágenes
    fueron espantosas, casi  cada uno
    de los jud
    íos
    de la ciudad perdi
    ó
    a un familiar o un amigo en la matanza. Hoy m
    ás
    que nunca están convencidos que debe encontrarse una soluci
    ón
    para el problema jud
    ío
    y
    ésta
    a vuestro entender sólo puede hallarse en Eretz Israel.

    El
    grupo Territorialista

    Ustedes
    pertenecen a un grupo compuesto por delegados de Rusia y de Europa Oriental y
    Occidental. Est
    án
    convencidos que se debe encontrar una soluci
    ón
    para el pueblo jud
    ío. 
    No se puede continuar viviendo entre antisemitas y depender de su
    voluntad.

    El
    pueblo jud
    ío
    debe vivir una vida independiente, por lo que 
    es necesario un territorio en el que puedan reunirse todos los jud
    íos
    del mundo, defenderse a s
    í
    mismo y vivir su vida.

    La
    ubicaci
    ón
    del territorio no es una cuesti
    ón
    esencial para ustedes, puede ser Palestina o cualquier otro lugar que sea aceptado
    y autorizado por las naciones del mundo. Lo importante es encontrar un lugar
    adecuado cuanto antes. Han iniciado contactos con el Bar
    ón
    Hirsh, un rico jud
    ío
    franc
    és
    que est
    á
    interesado en comprar terrenos en una zona despoblada de la Argentina que tal
    vez pueda servir como territorio para el pueblo jud
    ío.
     

    El
    grupo de Europa Occidental

    Ustedes
    representan  a los judíos de Europa
    Occidental. Vuestro grupo está compuesto por personas que poseen una amplia
    cultura general, la mayoría se dedica a las profesiones libres. 
    Muchos de ustedes se acercaron a los temas judíos y Sionismo después
    del Caso Dreyfus. Apoyan a Hertzl en su intento de recibir de las naciones del
    mundo la autorización para el establecimiento de un hogar nacional o
    un refugio para el pueblo judío en Palestina.

    En
    los últimos meses les llegaron las noticias acerca de la difícil situación de
    vuestros hermanos en Europa Oriental
    y Norte de Africa.

    El
    acontecimiento más tenebroso acaba de ocurrir en la ciudad de Kishinev. Quedó
    claro que una cosa así puede acontecer en cualquier lugar y por lo tanto es
    necesario encontrar una solución para el pueblo judío lo antes posible, en especial
    para aquellos judíos que sufren.

    Grupo
    de Rabinos de diferentes pa
    íses

    Ustedes
    son un grupo de rabinos miembros de diferentes comunidades religiosas de Europa
    y el Norte de Africa. Ustedes son jud
    íos
    observantes de los preceptos y saben, desde siempre, que Eretz Israel es la
    Tierra Santa. La mencionan y recuerdan diariamente en vuestras plegarias 
    y en las bendiciones los días de fiesta y los d
    ías
    de duelo. De acuerdo a la Tor
    á,
    D´s prometi
    ó
    Eretz Israel al  pueblo jud
    ío
    y as
    í
    lo transmiten a vuestros hijos. En los
    últimos
    a
    ños
    han estado en contacto con jud
    íos
    sionistas europeos. Ellos no son observantes de los preceptos pero reconocen
    la importancia de Eretz Israel y ustedes esperan que con su ayuda tal vez los
    jud
    íos
    regresen finalmente a la tierra de sus antepasados.

    Hojas
    de Trabajo para todos los grupos en la Etapa 3

    Tomado
    del discurso de Hertzl en el Sexto Congreso Sionista, Agosto 1903



    “La
    situaci
    ón
    de los jud
    íos
    en todo el mundo no es hoy mejor de lo que era en los a
    ños
    de los congresos anteriores…  Muchos
    de nosotros no cre
    íamos
    que las cosas podr
    ían
    empeorar. Sin embargo empeor
    ó


    Tal vez existan personas que se sientan satisfechos de s
    í
    mismos, cuando despu
    és
    de leer en el diario a la ma
    ñana
    acerca de una masacre de jud
    íos
    al estilo de la Edad Media, mandan al peri
    ódico
    una modesta suma de dinero, para figurar en la lista de los donantes. E incluso
    si ha donado con honestidad de acuerdo a sus posibilidades, no es suficiente con
    el dinero. El dinero no devuelve la vida a los asesinados, ni la salud a los
    enfermos, ni los padres a los hu
    érfanos…



    Estamos obligados a decir desde este podio con que dolor e ira escuchamos las
    noticias acerca de las atrocidades de Kishinev y cuanta pena invade nuestro
    coraz
    ón
    al saber que los jud
    íos
    viven en esas condiciones. Pobres almas, llenas de preocupaciones, terminaron
    sus vidas en una muerte tortuosa. Honremos su memoria, preocup
    émonos
    por aquellos que quedaron con vida y no desperdiciemos nuestro tiempo en manifestaciones
    in
    útiles,
    orientemos nuestra viva preocupaci
    ón
    hacia nuestros hermanos vivos.


    Dado que las
    últimas
    negociaciones en Constantinopla no dieron resultados y dada la creciente agon
    ía,
    est
    ábamos
    obligados a buscar otros caminos. Y de esa manera establecimos contacto, en
    octubre del año pasado,  con
    algunos miembros del gabinete brit
    ánico,
    ante los que present
    é
    una
    propuesta: otorgarnos la concesi
    ón
    sobre la pen
    ínsula
    del Sina
    í,
    para que establezcamos all
    í
    la colonizaci
    ón
    para nuestro pueblo…

    Posteriormente
    se desarroll
    ó
    una prolongada negociaci
    ón,
    pero lamentablemente, el gobierno egipcio nos comunic
    ó
    que no puede continuar las tratativas sobre este asunto ya que los expertos
    sostuvieron en su recomendaci
    ón
    que es imposible transportar agua suficiente a la zona



    Cuando los miembros del gabinete brit
    ánico
    se enteraron de ésto…   me
    propusieron de inmediato otorgarnos otro territorio…

    El
    nuevo territorio no tiene el valor hist
    órico,
    religioso, po
    ético,
    sionista, que ten
    ía
    incluso la pen
    ínsula
    del Sina
    í,
    pero
    no tengo dudas de que el Congreso, como representante de las masas jud
    ías,
    recibir
    á
     la
    nueva propuesta con un c
    álido
    sentimiento de gratitud. La propuesta significa el establecimiento de una poblaci
    ón
    jud
    ía
    aut
    ónoma
    en Africa Oriental, con una direcci
    ón
    jud
    ía,
    un gobierno local jud
    ío
    y un Administrador General jud
    ío
    a su cabeza, todo por supuesto, bajo la supervisi
    ón
    del soberano, Gran Bretaña.


    Por supuesto no puede el pueblo jud
    ío
    tener ning
    ún
    otro objetivo final m
    ás
    que Eretz Israel…


    No se trata de Tzi
    ón,
    y no lo ser
    á
    nunca. No es sino ayuda a trav
    és
    de la colonizaci
    ón,
    pero prestemos atenci
    ón
    a los principios nacionales y pol
    íticos.
    No podremos dar la se
    ñal
    de salida a las masas y no lo haremos,  sobre esta base. No ser
    á
    ésta sino una acci
    ón
    de emergencia, que su objetivo es ayudar ante la impotencia 
    de todas las obras filantr
    ópicas
    y evitar la p
    érdida
    de partes de la naci
    ón
    por la dispersión…

     

    Del
    discurso de Max Nordeau en el Sexto Congreso Sionista




    Antes del objetivo de la colonizaci
    ón
    jud
    ía
    en Eretz Israel, puede haber una estaci
    ón
    intermedia, temporaria: la construcci
    ón
    de un edificio temporario para los cientos de miles de nuestros pobres hermanos
    – sean o no sionistas: alcanza con que sean jud
    íos.
    Para ellos…  que ya comenzaron
    el camino del peregrinaje, que ya se encuentran entre oc
    éano
    y oc
    éano,
    entre continente y continente… para esos millares debemos preparar inmediatamente, un refugio
    nocturno, antes que podamos tener una vivienda permanente por generaciones.
    Como un refugio de este tipo quisiera ver la colonia en la que el gobierno brit
    ánico
    est
    á
    dispuesto a darnos tierras en las condiciones conocidas, pero ser
    á
    este un refugio nocturno
    único
    en su g
    énero,
    como todo lo que nosotros los jud
    íos
    logremos hacer, ser
    á
    ú
    nico,
    pol
    ítica
    y socialmente, ser
    á
    un refugio nocturno que m
    ás
    all
    á
    de dar abrigo y alimento a sus habitantes, les servir
    á
    de medio de educaci
    ón,
    pol
    ítica
    y social, un medio educativo que acostumbrar
    á
    a los jud
    íos
    y al mundo entero a la idea de que nosotros los jud
    íos
    somos un s
    ólo
    pueblo, un pueblo que tiene capacidad y est
    á
    preparado para desempe
    ñar
    todos los papeles de un pueblo culto que vive por s
    í
    mismo…

     



    Posiciones
    expresadas en el  Sexto Congreso
    Sionista

    Posición
    de Chelnov

    Iejiel
    Chelnov 1863-1918. Activista de Jovevei Tzi
    ón,
    de los primeros en unirse al Movimiento Sionista en Rusia. Durante la Primera
    Guerra Mundial particip
    ó
    junto con Sokolov y Weizmann en las negociaciones que llevaron a la Declaraci
    ón
    Balfour.

    “Siento
    que algo que estaba oculto en los m
    ás
    profundo de mi alma y me parec
    ía
    sagrado, valioso e intocables, es da
    ñado
    y profanado en esta casa…   (se
    dirige a Hertzl). Dir
    ígite
    al pueblo y dile que Si
    ón
    es su patria, el gran pueblo entender
    á
    nuestro amor a la patria y no nos restar
    á
    su ayuda en este objetivo.
     

    Sobre
    ésto hay que decir que el mero planteo de la pregunta est
    á
    basado en una concepci
    ón
    equivocada, que proyecta sobre nuestro movimiento una luz lamentable. No fueron
    los sionistas quienes crearon a Sión en su coraz
    ón;
    sino Si
    ón
    y la aspiraci
    ón
    a ella quienes crearon a los sionistas. Observad la historia de Israel y ver
    éis
    que la aspiraci
    ón
    a la tierra, de la cual el pueblo fue separado por dos mil a
    ños,
    atraviesa como un hilo de oro nuestra historia. En cada
    época
    se manifest
    ó
    esta aspiraci
    ón
    de maneras diferentes…

    Pueden
    ver que no se trata de un fen
    ómeno
    casual sino de una tradici
    ón
    que se continua por generaciones sin interrupci
    ón.
    Pueden ver que nuestro movimiento no fue creado por nosotros sino que creci
    ó
    de acuerdo al desarrollo hist
    órico
    y recibi
    ó
    en este momento la nueva forma adecuada al esp
    íritu
    de nuestra generaci
    ón.


    Pero
    Eretz Israel no s
    ólo
    influy
    ó
    sobre nuestros sentimientos, sino tambi
    én
    sobre  nuestra psicolog
    ía,
    se fijó y se arraig
    ó
    en nuestras almas la profunda conciencia de la existencia de un v
    ínculo
    inquebrantable entre Eretz Israel y la Cultura de Israel”.

    Posición
    de Najman Sirkin

    Najman
    Sirkin

    1868-1924. Activista del movimiento Jovevei Tzi
    ón
    Activ
    ó
    tambi
    én
    en el marco de la Revoluci
    ón
    Rusa. Pensador y periodista. De los iniciadores del sionismo socialista. Despu
    és
    del debate acerca de Uganda se uni
    ó
    a los territorialistas pero posteriormente regreso al Movimiento Sionista.

    “La
    seriedad de la cuesti
    ón
    en debate nos obliga a sobreponernos a los sentimientos y actuar con sentido com
    ún…  
    no la traici
    ón
    a Si
    ón
    es la que nos obliga a dirigirnos a otro pa
    ís,
    sino la dif
    ícil
    crisis en la que se encuentran nuestras masas y la necesidad urgente de resolver
    el asunto de la emigraci
    ón,
    son los que nos obligan a dar una respuesta. El sionismo debe tomar la
    iniciativa acerca de los problemas vitales del juda
    ísmo…

    Como
    representantes de la
    única
    organizaci
    ón
    del juda
    ísmo
    debemos dar respuesta a esta necesidad. Si nosotros no lo hacemos lo har
    á
    la JCA (
    Jewish
    Colonization

    Association
    ) u otra organizaci
    ón
    filantr
    ópica
    y el asunto s
    ólo
    se perjudicar
    á
    por ello. No es cierto que al aceptar la propuesta de Africa Oriental renunciamos
    a nuestra esperanza sobre Eretz Israel, ya que los m
    óviles
    que nos conducen a Eretz Israel no son s
    ólo
    sociales o econ
    ómicos,
    sino tambi
    én
    espirituales y morales. Lo dir
    é
    ahora, no tenemos porque temer de Africa Oriental ya que ella no satisfacer
    á
    nuestro sentimiento moral.”

    Posición
    de Ajad Haam

    Asher
    Guinsberg
    ,
    1856-1927. Naci
    ó
    en Rusia. Pensador nacional. Desde el comienzo del Sionismo sostuvo que la creaci
    ón
    de un Estado Jud
    ío
    no resolver
    ía
    el problema de todo el pueblo y por lo tanto el único camino era una profunda
    acci
    ón
    educativa  y la creaci
    ón
    de un centro espiritual en Eretz Israel.

    “Mejor
    ser
    ía
    para ustedes, l
    íderes
    y liderados, los que apoyan y los que se oponen [a Uganda] que no se autoenga
    ñen
    y no enga
    ñen
    a los dem
    ás.
    En el momento que hac
    éis
    el primer paso a Africa  est
    áis
    obligados a otorgar el acta de divorcio a Si
    ón.
    No se puede crear un estado nacional aqu
    í
    y so
    ñar
    sue
    ños
    nacionales en otro lugar. Si
    ón
    seguir
    á
    existiendo en vuestro libro de plegarias, de ésto seguramente se encargar
    án
    los rabinos que apoyaron la idea, pero en vuestra vida y en vuestro trabajo
    ya no tendr
    á
    lugar. El primer paso ya lo hicisteis, tambi
    én
    ustedes los “quejumbrosos”  cuando
    aceptasteis finalmente después de las lágrimas 
    y los suspiros, apoyar con la mayor
    ía
    en la investigaci
    ón
    de Uganda…    a 
    Si
    ón
    no podr
    éis
    retornar.”
     

    Posición
    del Mizraji

    El
    Movimiento Mizraji fue fundado en 1902, el nombre est
    á
    dado por las iniciales de Merkaz Rujaní (Centro Espiritual). Movimiento
    sionista religioso que acept
    ó
    el programa de Basilea. Despu
    és
    de la Primera Guerra Mundial se traslad
    ó
    la Secretar
    ía
    del movimiento a Jerusal
    én.
    Sus miembros tomaron parte en la organizaci
    ón
    del Yishuv y en el establecimiento del Rabinato central.

    “Nuestro
    objetivo es radical y eterno y es claro que s
    ólo
    Si
    ón
    es nuestra esperanza; pero apoyamos Uganda porque s
    ólo
    ella y otras como ella pueden servirnos de instrumento
    útil
    para el logro del sionismo…

    Sólo
    debemos recordar que no pretendemos ofrecer Africa o Eretz Israel sino Africa y
    Eretz Israel, o mejor dicho, Africa primero y Eretz Israel despu
    és…

    Creemos
    que mientras existan los cielos sobre la tierra el pueblo jud
    ío
    estar
    á
    vinculado a  su Tor
    á
    con todo su coraz
    ón
    y con toda su alma y que siempre estar
    á
    dispuesto a sacrificar por ella los goces terrenales. No podemos siquiera imaginarnos
    que el pueblo jud
    ío
    olvide a Si
    ón
    y a Jerusal
    én… 
    Jerusal
    én
    la Santa, Jerusal
    én
    la Celestial, no se apartar
    á
    nunca del coraz
    ón
    de los jud
    íos…
    Y a
    ún
    si tenemos Africa y miles como ella… la promesa que prometieron nuestro padres
    junto a los r
    íos
    de Babilonia estar
    á
    prendida en nuestro coraz
    ón
    como una llama de fuego, no descansaremos de nuestro trabajo por Si
    ón
    y Jerusal
    én…  
    Siempre dirigiremos nuestros ojos a Si
    ón
    y siempre orientaremos nuestro coraz
    ón
    a Jerusalén la santa…”

    Posición
    de Jabotinsky

    Zeev
    Jabotinsky (1880, Odesa, Rusia – 1940, New York, EE.UU.) Escritor, periodista y
    l
    íder
    sionista. Creador del Sionismo Revisionista. Particip
    ó
    en la autodefensa jud
    ía
    durante los pogroms rusos. Durante la Primera Guerra Mundial cre
    ó
    el Cuerpo de los Muleteros y la Legi
    ón
    Hebrea del Ej
    ército
    Brit
    ánico
    para la participaci
    ón
    en la liberaci
    ón
    de Eretz Israel


    “…
    De esa manera no se conduce un movimiento popular serio…  
    S
    ólo
    quien est
    á
    ciego, quien ha perdido toda posibilidad de sentir y entender los procesos de
    la historia y su significado, puede otorgarle a ésta combinaciones marginales
    y casuales un peso decisivo en un movimiento popular… 
    La ruta de nuestro errar, la cual atravesamos a nombre de Eretz Israel,
    este itinerario que desde su primer paso hasta el
    último
    es un ritual a Eretz Israel. Este recorrido puede llegar a su fin s
    ólo
    en Eretz Israel.  Si nos apartamos
    de este recorrido, saldremos de los carriles de la historia, nos desviaremos
    del camino, sin retorno. Todo el tiempo que viv
    íamos
    la historia de una manera pasiva, no
    éramos
    responsables por nuestros pasos y nos dirig
    íamos
    hacia donde nos empujaba la voluntad de los dem
    ás:
    pero desde el momento en que hemos iniciado una nueva era de acci
    ón
    propia, no podemos volver a comportarnos de acuerdo a lo que nos dictan los
    dem
    ás,
    debemos crear nuestra historia con nuestras propias manos, en todos los aspectos
    y hasta el fin, y no puede haber ninguna otra posibilidad
    .”

    Posición
    de Zangwill

    Israel
    Zangwill (1864, Inglaterra-1926) Escritor y l
    íder
    jud
    ío
    ingl
    és
    que se uni
    ó
    al Movimiento Sionista.  Apoy
    ó
    la propuesta de Uganda y despu
    és
    que
    ésta
    fue rechaza fund
    ó
    la Organizaci
    ón
    Territorialista Judía, que logr
    ó
    conseguir autorizaci
    ón
    para la colonizaci
    ón
    jud
    ía
    en Angola por parte del gobierno de Portugal, pero este plan no se llev
    ó
    a cabo.



    “Al
    dejarles a otros el papel de desarrollar las colonias en Eretz Israel, tiendo 
    a dirigirme a otro lugar en búsqueda de una Eretz Israel temporaria.
    Todo territorio que sea jud
    ío,
    bajo una bandera jud
    ía,
    salvar
    á
    el cuerpo y el alma  del jud
    ío.
    Me temo que Eretz Israel de un s
    ólo
    salto es un esfuerzo demasiado grande para nosotros, incluso lo fue para Mosh
    é.
    El tuvo que conducir a su pueblo cuarenta a
    ños
    por el desierto. El Sina
    í
    fue el primer recorrido, y aquellos que creen que nada sacro o jud
    ío
    puede acontecer fuera de Eretz Israel, deben recordar que los diez mandamientos
    y la Tor
    á
    de Mosh
    é 
    fueron entregadas antes de que los jud
    íos
    llegaran a Eretz Israel .”

    Para
    el Madrij
    :


    Algunos
    datos para el an
    álisis
    final del juego:

    La
    propuesta de Uganda y la pol
    émica
    que despert
    ó
    plantearon de hecho la esencia del v
    ínculo 
    entre el pueblo jud
    ío
    y Eretz Israel. ¿Acaso debe establecerse el Estado Jud
    ío
    s
    ólo
    en Eretz Israel, a todo precio, o tal vez los problemas existenciales deben
    guiarnos al establecimiento de un refugio a
    ún
    fuera de Eretz Israel?



    La
    votaci
    ón
    en el congreso gir
    ó
    en torno a si deb
    ía
    enviarse a Uganda un a comisi
    ón
    de expertos para que investigara las posibilidades de
    éxito
    de la colonizaci
    ón
    jud
    ía
    en ella. 295 delegados apoyaron la propuesta contra 117 y 132 abstenciones,
    pero la pol
    émica
    comenz
    ó
    despu
    és
    de éso. Los que rechazaron la propuesta se retiraron indignados de la
    plenaria. Se crearon dos sectores definidos entre los que apoyaban la propuesta
    y los que la rechazaban conocidos con el nombre de Sionistas de Si
    ón.

    Después
    que la comisi
    ón
    investigadora retorn
    ó
    de Uganda qued
    ó
    claro que el lugar no era adecuado para la colonizaci
    ón,
    y mientras tanto los brit
    ánicos
    como Hertzl se arrepintieron de su iniciativa. En julio de 1904 muri
    ó
    Hertzl y no pudo ver como el S
    éptimo
    Congreso Sionista rechaz
    ó
    en 1905 definitivamente la propuesta al adoptar la decisi
    ón
    que el Movimiento Sionista puede dedicarse
    únicamente
    a la colonizaci
    ón
    en Eretz Israel. Parte de los delegados, encabezados por Zangwill se retiraron
    del movimiento y crearon el movimiento territorialista cuyo objetivo era buscar
    lugares para la emigraci
    ón
    judía.

    A
    continuaci
    ón,
    as
    í
    como en los documentos del cap
    ítulo
    anterior, encontrar
    ás
    algunos datos acerca del Primer Congreso Sionista que pueden servirte para la
    ambientaci
    ón
    de la actividad a trav
    és
    de materiales aut
    énticos,
    son s
    ólo
    algunos datos que pensamos pueden inspirar tu imaginaci
    ón:

    El
    Primer Congreso Sionista fue inaugurado la ma
    ñana
    del domingo 29 de agosto de 1897 en la sala de conciertos del Casino Municipal
    de la ciudad de Basilea. Hertzl exigi
    ó
    que los delegados se presentaran a la apertura con ropa de
    gala, frac y corbata blanca.

    Los
    delegados al Congreso recibieron un distintivo: un escudo azul con los borde
    rojos con la inscripci
    ón
    “La Creaci
    ón
    de un Estado Jud
    ío
    – Unica soluci
    ón
    para la Cuesti
    ón
    Jud
    ía”,
    en su centro un Le
    ón
    de Judea dentro de un  Maguén
    David y 12 estrellas.  


     

    Actividad
    Nro.3: ¿Qu
    é
    hay de nuevo en el mundo jud
    ío?



    Cobertura
    period
    ística
    y/o radial del Congreso





    Edad:
    10 a
    ños
    en adelante.

    Duración
    :

    de 3 horas a 1 d
    ía

    Objetivos:
    Permitir
    a los participantes entender la profundidad del cambio que signific
    ó
    el Primer Congreso Sionista  y expresar
    sus pensamientos y sentimientos en relaci
    ón
    a la idea sionista

    Recursos:
    Prepara con anticipaci
    ón
    fotocopias con el material relevante al tema, o sea el material expuesto aqu
    í
    en los cap
    ítulos
    1,2,3 y 4, as
    í
    como los documentos.  Amplia el
    material gr
    áfico.

    Para
    el peri
    ódico:
    si trabajas en computadora, hojas blancas alcanzar
    án.
    Si trabajas manualmente procura papel blanco para la redacci
    ón
    y la gr
    áfica,
    m
    áquina
    de escribir, hojas de borrador, reglas, goma de pegar, tijeras, letraset o moldes
    de letras, etc. 

    Para
    la radio:
    hojas para redactar, 3,4, grabadores de acuerdo al tama
    ño
    del grupo, cassettes para la grabaci
    ón
    de las entrevistas y los efectos sonoros correspondientes, cassettes con m
    úsica,
    etc.

    Desarrollo:

    Realiza
    esta actividad despu
    és
    que el grupo haya realizado otra actividad sobre Hertzl o el Congreso Sionista o
    por lo menso haya recibido alguna explicaci
    ón
    en relaci
    ón
    al mismo.

    *
    Explica al grupo que a partir de ese momento se convierten en la Sala de Redacci
    ón
    de un servicio de noticias, escrito o radial, 
    en una de las comunidades jud
    ías
    de Europa de una de las ciudades importantes de la
    época:
    Viena, Berl
    ín,
    Odesa, Varsovia, Londres, Par
    ís,
    etc.

    *
    Organiza al grupo de acuerdo a os roles existentes 
    en una Sala de Redacci
    ón,
    grupo a grupo tomar
    án
    los papeles: editores, reporteros, corresponsales, productores, redactores,
    correctores de estilo, gr
    áficos,
    etc.

    *
    El grupo como Redacci
    ón
    deber
    á
    decidir cual es la l
    ínea
    general del peri
    ódico
    o radio: sionista, asimilacionista, religioso, nacionalista, socialista, etc.

    *
    El grupo, como Redacci
    ón
    deber
    á
    decidir cu
    ál
    ser
    á
    el estilo del diario o programa radial: populista, intelectual, sat
    írico,
    serio, etc.

    *
    Una vez que se han dividido los roles  y
    tomados la decisiones b
    ásicas
    de estilo se puede comenzar a trabajar cuando cada uno realiza la tarea que le
    corresponde, entrevistando, escribiendo, grabando, dibujando, corrigiendo,
    buscando m
    úsica,
    etc.

    *
    El centro de acci
    ón
    es la Sala de Redacci
    ón
    all
    í
    se realiza la tarea sacando las entrevistas.

    *
    Produce el peri
    ódico 
    en suficiente cantidad de copias para repartir a los miembros de tu
    organizaci
    ón.
    El programa radial gr
    ábalo
    en cassettes y transm
    ítelo
    por altoparlantes en un lugar central de la instituci
    ón
    para que todos puedan escucharlo.

     

    Para
    los m
    ás
    peque
    ños


    Cuéntales
    acerca de Hertzl y el Congreso Sionista y preparen juntos la invitaci
    ón
    al mismo.

    ¿Cómo
    ser
    ía?
    ¿Qu
    é
    dir
    ía?
    ¿Qu
    é
    dibujo llevar
    ía?



    Comments are closed.